Viernes, 15 Octubre 2021 13:44

El respaldo de María Eugenia Vidal a Cristian Ritondo en Buenos Aires puso al rojo vivo la interna del PRO - Por Beto Valdez

Escrito por

La decisión de María Eugenia Vidal de bendecir la candidatura a gobernador de Cristian Ritondo generó fuertes remezones en la interna del PRO. La noticia no le cayó nada bien a Diego Santilli. Jorge Macri también especula con competir en CABA por la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta.

La sorpresiva decisión de María Eugenia Vidal de respaldar a su aliado Cristian Ritondo como candidato a gobernador de Buenos Aires en medio de la campaña electoral para las elecciones generales del 14 de noviembre dejó en evidencia que ya se ha lanzado la interna del PRO condicionando la relación fuerzas dentro de Juntos por el Cambio para el 2023.

El gesto de la exgobernadora a favor de Ritondo realizado ayer en Tigre cayó como un balde de agua fría en el equipo de campaña de Diego Santilli, quien se vio obligado a dejar la vicejefatura de Gobierno porteña ante la deserción de Vidal cuando sus reales aspiraciones apuntan a competir por la sucesión de Axel Kicillof. El presidente del bloque de diputados del PRO y el candidato a diputado nacional son viejos amigos de la política, pero hoy se ven enfrentados por sus alineamientos, uno vidalista y el otro pertenece a la mesa chica del larretismo.

Evidentemente, el conflicto interno va mucho más allá de estos dos protagonistas. En todo caso tiene más que ver con la fricción interna entre sus jefes y la sensación de que ya largó la pelea por los cargos más relevantes para los comicios del 2023. El rompecabezas de Juntos por el Cambio luce muy complicado porque, a diferencia del Frente de Todos, les sobran candidatos competitivos y aún no se ha definido el liderazgo de la coalición.

Obviamente, a Vidal no le causa ninguna gracia que Horacio Rodríguez Larreta deje correr el rumor del desembarco de Jorge Macri en un ministerio en CABA, movida que podría ser el puntapié para que el intendente de Vicente López se anote a la postulación a jefe de Gobierno porteño, con serias chances de ganar esa contienda. El primo del expresidente mide muy bien en la Capital y parece ser más competitivo para ganar un ballotage que la actual candidata a diputada, quien se venía entusiasmando con ser la sucesora.

Al mismo tiempo, Martín Lousteau mantiene latente sus aspiraciones a pelear por ese mismo cargo si es que en el 2023 no termina jugando su proyecto presidencial. Sabe que Facundo Manes será el rival a vencer dentro de la interna de la UCR. Igual el senador, como lo anticipamos hace dos meses, en caso de pelear con Rodríguez Larreta por el premio mayor, tiene a Martín Tetaz como alternativa para presentarse en la pelea por CABA.

De todas formas, quien no disimula su incomodidad por esta situación es Santilli. En su entorno se quejan por la actitud de la mayoría de los intendentes de su espacio político de “dejarlo solo” después de las PASO. “Diego se da cuenta que son varios los que quieren que no gane por mucha diferencia para que no quede instalado como el candidato indiscutible a gobernador, hay varios anotados: Ritondo, Néstor Grindetti, Diego Valenzuela y el propio Jorge Macri”, dicen en el entorno del Colorado.

Mientras tanto, Rodríguez Larreta modificó su estrategia previa a las primarias. Antes sostenía que había que perder por “poco” para quedar competitivos para el 2023. Ahora apuesta a derrotar al oficialismo con contundencia por más que eso genera una crisis institucional que pueda afectar la permanencia del presidente de Alberto Fernández. Y Patricia Bullrich sigue apostando a su candidatura presidencial, pero al igual que este año sabe que necesita de la bendición de Mauricio Macri, gesto que no tiene asegurado porque nadie sabe cómo va a jugar al fundador del PRO.

Alberto “Beto” Valdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…