Miércoles, 08 Diciembre 2021 12:46

Las últimas tres medidas de Alberto Fernández que podrían jugar contra su propio gobierno - Por Martín Dinatale

Escrito por

El Presidente avanza con decisiones que aparecen como contradictoria y que en el futuro inmediato podrían volverse en contra de la gestión 

En las últimas horas Alberto Fernández se refugió en la intimidad de su núcleo cercano para avanzar en al menos tres decisiones de peso cuyo resultado tendrán un alto impacto político en el futuro inmediato y, eventualmente, podrían complicar la gestión de su propio gobierno. 

Según comentaron ayer varios funcionarios de la Casa Rosada la idea de modificar el Consejo de la Magistratura, avanzar con la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y concretar el próximo viernes un nuevo acto en Plaza de Mayo son medidas para darle sustento al denominado "albertismo puro". Es decir, afianzar un esquema de poder diferenciador del kirchnerismo duro y con la mirada puesta en la reelección del 2023.

Las tres definiciones últimas de poder, sin embargo, podrían atentar contra la misma gestión de gobierno al entender de referentes del Frente de Todos y de la oposición por los siguientes motivos: 

 1-PUJA CONTRA LA CORTE. La decisión del Presidente de anunciar un proyecto de ley para reformar al Consejo de la Magistratura apunta a desarticular un eventual fallo de la Corte Suprema para declarar inconstitucional la reforma del Consejo de 2006 impulsada por Cristina Kirchner.

El órgano judicial encargado de proponer la designación de jueces, establecer sanciones o destituir magistrados, y manejar los recursos económicos del Poder Judicial, se compone hoy de 13 miembros. Pero Alberto Fernández propuso que el Consejo de la Magistratura quede integrado por 17 miembros.

"Esto permitirá una representación más equilibrada dentro del Consejo, para avanzar en el objetivo central de recuperar la confianza de la sociedad en la Justicia, garantizar la independencia del Poder Judicial y el trabajo armónico" del cuerpo, dijo ayer la vocera presidencial, Gabriela Cerruti.

De esta manera, el gobierno sale a disputarle abiertamente el poder a la Corte, un cuerpo con el que ya tuvo varios encontronazos como aquel fallo que el máximo tribunal consideró inconstitucional el cierre de las escuelas en la Ciudad de Buenos Aires en medio de la pandemia. Se esperan nuevos enfrentamientos entre el gobierno y la Corte, que con la partida de Elena Higton de Nolasco quedó con cuatro miembros.

La jugada de Alberto Fernández por el Consejo de la Magistratura que encuentra resistencia en Juntos por el Cambio llega al Congreso justamente cuando necesita de un aval de la oposición para el acuerdo con el FMI, el proyecto de presupuesto 2022 y el plan económico plurianual. En lugar de aquietar las aguas parlamentarias las agitará aún más y los consensos posibles estarán complicados de alcanzar.

2-COMISION DE DERECHOS HUMANOS. Ayer la Argentina logró ganar una votación clave para presidir el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), un organismo que suele abordar temas conflictivos para el Gobierno como las denuncias por violaciones a derechos en países cuestionados por Estados Unidos y la Unión Europea, como Venezuela, Nicaragua o Cuba.

La jugada diplomática llegó luego de un acuerdo previo con Nicaragua que la Argentina se abstuvo de cuestionar en la OEA ante la falta de libertades impuestas por Daniel Ortega. El nuevo presidente del Consejo de Derechos Humanos designado por el gobierno será Federico Villegas Beltrán, un diplomático de carrera de la Cancillería, que paradójicamente cuestiona a la Venezuela de Maduro.

¿Impulsará la Argentina desde la Comisión de Derechos Humanos de la ONU renovados cuestionamientos al régimen de Maduro o de Ortega en Nicaragua? ¿Qué pasará si no hay una firme condena a estos gobiernos y Estados Unidos objeta abiertamente a la Argentina por su rol en la ONU? ¿Cuánto influirá la política de derechos humanos del kirchnerismo en las negociaciones con el FMI o en el vínculo con los inversores europeos?

Estas y otras preguntas se hacían ayer varios funcionarios de la Cancillería e incluso algunos diplomáticos extranjeros. En definitiva: no se descarta que la jugada de realpolitik de Alberto Fernández en la ONU pueda jugarle en contra a la Argentina ante la atenta mirada de Washington o Bruselas.

En el medio de todo ello, el presidente norteamericano Joe Biden desafió a Alberto Fernández al invitarlo para la Cumbre por la Democracia para este viernes. Se trata de una fuerte apuesta de Estados Unidos que deja afuera a China, convoca al enemigo de Beijing como es Taiwan y conforma un englomerado crítico hacia los regímenes de Venezuela y Nicaragua. Los zigzagueos de Argentina en materia internacional tienen un freno.

3-ACTO PARTIDARIO. Alberto Fernández decidió con su círculo íntimo avanzar en la convocatoria de un acto el próximo viernes en Plaza de Mayo para conmemorar el Día de los Derechos Humanos y el 38° aniversario del retorno de la democracia en Argentina. Se tratará de un gran despliegue oficialista que busca superar en número al Día del Militante.

Ayer, en la Casa Rosada había mucho hermetismo sobre la organización de este acto que quedó en manos del albertista extremo y secretario de la Presidencia, Julio Vitobello. Sólo se supo que en la Plaza de Mayo hablarán Cristina Kirchner, el ex presidente brasilero Luis Ignacio "Lula" Da Silva y Alberto Fernández.

Sin embargo, el kirchnerismo duro apuesta a copar la partida con La Cámpora y sus aliados. El jefe de bloque del Frente de Todos en Diputados, Máximo Kirchner, y pidió "reventar la plaza". En cambio, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis fue más cauto. El aliado al Presidente sólo dijo que el acto "será abierto y amplio".

En definitiva, se tratará de otra fuerte pulseada interna del oficialismo que quedará explícita en la Plaza de Mayo y donde Alberto Fernández competirá abiertamente con la oratoria de Cristina Kirchner. No sólo esto: se juega en esta nueva apuesta la encrucijada sobre el camino que tomarán el albertismo puro e incipiente versus el kirchnerismo duro y desgastado.

Martín Dinatale

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…