Domingo, 06 Febrero 2022 08:36

The Economist y un alarmante diagnóstico sobre Argentina: "A la deriva, en medio de corrientes traicioneras"

Escrito por

El influyente medio británico puso la lupa sobre la fuerte interna que se da dentro del peronismo debido al acuerdo con el Fondo Monetario 

El prestigioso medio británico The Economist le dedicó otra vez un artículo a la situación de la Argentina y, más precisamente, sobre la fuerte crisis que el acuerdo con el FMI generó dentro de la coalición gobernante. 

Este jueves, la publicación puso en relieve las peleas dentro del peronismo y evaluó que, tras dos años de negociaciones con el Fondo, todavía queda mucho camino por recorrer. En este sentido, lanzó un severo diagnóstico al afirmar que la Argentina está "a la deriva, en medio de corrientes traicioneras".

La nota editorial de The Economist realiza una curiosa analogía para describir al peronismo. Lo compara con el delta del Paraná, al que describe como un laberinto de canales y ramificaciones. El peronismo, afirma, es un “movimiento nacionalista-populista que gobernó el país 25 de los últimos 38 años”, desde la vuelta de la democracia, y que se une para conseguir el poder, pero se divide cuando surge la adversidad. La actual grieta por el acuerdo con el FMI sería una muestra de eso.

Obstáculos ideológicos y económicos

Según interpreta la publicación británica, la dificultad a la hora de confirmar el nuevo pacto con el Fondo tiene una raíz ideológica, que se encarna en Cristina Fernández de Kirchner, a quien se describe como "vicepresidenta y líder del ala izquierda y populista" del Gobierno. Y se señala que CFK "hizo carrera política atribuyendo los problemas autoinfligidos del país al liberalismo y al FMI".

The Economist señala también las dificultades económicas que implica para la Argentina el nuevo acuerdo. En este sentido, señala que el organismo internacional exige al país que frene la emisión monetaria, reduzca el déficit fiscal y abandone su esquema cambiario dual. Esto, admite la publicación, implica un ajuste en el corto plazo "en un país cuya economía todavía no se recuperó completamente de la pandemia y donde cuatro de cada diez personas viven en la pobreza".

El texto también menciona que no se trata de un acuerdo extremadamente duro, sino con exigencias menores a las que son habituales para el Fondo. Tanto es así, que recoge una frase del ministro de Economía, Martín Guzmán: "Es un acuerdo sin medidas de austeridad". Y se refiere, por ejemplo, que no habrá reforma del sistema jubilatorio.

La revista advierte que el plan tiene todavía que ser aprobado por el directorio del FMI, pero ya fue rechazado por los kirchneristas. La muestra de esto es la renuncia de Máximo Kirchner, "el hijo de la vicepresidenta", a la jefatura del bloque oficialista en la Cámara de Diputados.

The Economist subraya que Máximo Kirchner tiene razón al quejarse de que el acuerdo es más duro de lo que el Gobierno sugiere, ya que exige un recorte del déficit a 2,5% del PBI en 2022 y a 1,9% en 2023. Explica que el déficit de 2021 fue de 3,3% porque el Gobierno contó con ingresos "de única vez", como el impuesto a la riqueza y aumento de la recaudación de retenciones por el alza de los precios internacionales de las materias primas.

Sin cambios, el déficit de 2022 probablemente sería del 4,5%, evalúa The Economist, por lo que el recorte del déficit exigido es en verdad cercano a 2% del PBI, “probablemente reduciendo subsidios a la electricidad y el gas y dejando que la inflación siga erosionando el valor de las jubilaciones”.

Por otra parte, el pacto exige que el Banco Central reduzca la emisión de pesos para cubrir el déficit de 3,7% a 1% del PBI y aumentar las reservas en u$s5.000 millones hacia fines de 2022.

Un Gobierno débil

The Economist opina que el Fondo sabe que el de Alberto Fernández es un gobierno débil que en 2023 afrontará elecciones. Ya reconoció que cometió errores en el crédito de 2018 al gobierno de Macri, pero también sabe que "un acuerdo subestándar es mejor que un default".

"El Fondo ve esto como un puente hacia un nuevo gobierno que tenga la capacidad de hacer las reformas que la Argentina necesita para poner sus cuentas en órden y crecer", cita la revista británica al economista Eduardo Levy Yeyati.

El problema central, plantea el texto, es la predilección del peronismo por el proteccionismo, la inflación y los subsidios, que provocaron una escasez crónica de divisas. "El equipo de Alberto Fernández parece hablar de crecimiento, pero lo bloquea con regulaciones e impuestos", indica The Economist.

"El kirchnerismo, lo único que ofrece a los argentinos es retórica", sostiene la publicación, que también se esperanza al postular que la oposición tiene todo a favor para ganar la próxima elección. No obstante, advierte que, para llevar a la economía a su cauce, el país deberá hacer frente a verdades duras.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…