Lunes, 14 Febrero 2022 12:28

La funcionaria albertista que más se opone a que su jefe rompa con Cristina Fernández de Kirchner - Por Beto Valdez

Escrito por

Vilma Ibarra, pese a su bajísimo perfil y su relación distante con Cristina Fernández de Kirchner, es la principal opositora dentro del albertismo a una ruptura con el Instituto Patria y La Cámpora. Suele repetir que el Gobierno saldría perdiendo y podría llegar a su epilogo. 

Contrariamente a lo que muchos creían por los antecedentes de los últimos años, Vilma Ibarra es la mayor defensora dentro de la mesa chica del presidente Alberto Fernández del “status quo” de la coalición gobernante. “Siempre se opone a los halcones que le dan manija para que rompa con Máximo Kirchner y Cristina”, comentan voceros de la Casa Rosada. 

El dato confirmado por varias fuentes llamó la atención de muchos referentes del universo del Frente de Todos porque suponían que en la mirada de la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia podría influir la relación tirante que viene teniendo con la vicepresidenta desde 2015 cuando publicó su libro “Cristina versus Cristina, el ocaso del relato”. El contenido fue muy duro y obviamente no cayó nada bien en CFK.

Mucho menos el acercamiento que hizo Vilma a Margarita Stolbizer en el momento donde la titular del GEN arrancaba con sus denuncias de corrupción contra el kirchnerismo. Hasta llegó a ser candidata a legisladora del Parlasur en 2015 en la misma lista por la que Stolbizer iba como presidenta.

Todos gestos de la decepción de la actual funcionaria con la vicepresidenta y los anteriores gobiernos K. Pero no dudó en acompañar a quien fue su pareja cuando la convocó para “controlarle la firma” luego de muchos años sin haber mantenido diálogo. Y dejó la Corporación América de Eduardo Eurnekian para desembarcar en un área complicada y de mucho stress.

“¿Con quién quieren gobernar? No sacamos nada más del Congreso”, suele repetir Ibarra cada vez que los rupturistas vuelven a la carga frente a los permanentes desplantes que suele recibir el presidente de parte de Cristina y Máximo. Al revés de los que plantean muchos en el albertismo, ella no cree que si el kirchnerismo se aleja del Gobierno comience su declinación política. “Todo lo contrario, sería el fin de nuestra gestión”, remata con contundencia.

Como la mayoría de sus antecesores en el cargo, se hacen importantes con el paso del tiempo por su misión estratégica de controlar todo el andamiaje jurídico, la redacción de decretos y hasta proyectos de ley. Pero también ha crecido en influencia dentro de la Casa Rosada, a pesar de su bajísimo perfil. No sólo se muestra unida a otras colegas por la bandera del feminismo, sino que además juega cada vez más cerca de la vocera presidencial Gabriela Cerruti, un tándem que muchos voceros aseguran que hay que tener en cuenta en el corto plazo dentro de la relación de fuerzas en el Gabinete.

“Vilma es un cuadro político y está muy por arriba de la media dentro de un Gabinete de mediocre para abajo”, comenta un diputado K que al igual que la funcionaria proviene del FREPASO. “Su capacidad de influencia política es cada vez mayor a medida que fueron fracasando otros colaboradores estrechos de Alberto y ahora con la Cerruti, si les das tiempo, se quedan con el Gobierno”, exagera una funcionaria en solidaridad de género.

Alberto “Beto” Valdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…