Miércoles, 04 Mayo 2022 13:54

Máximo Kirchner cambió de planes y tiene un nuevo objetivo político - Por Beto Valdez

Escrito por

Luego de la derrota electoral del año pasado y la pelea con Alberto Fernández, Máximo Kirchner comprendió que debe recluirse en la provincia de Buenos Aires. Si Martín Insaurralde gana la Gobernación, el hijo de Cristina espera ser jefe de Gabinete con amplias facultades. 

Apenas se inició la administración de Alberto Fernández desde La Cámpora y el Instituto Patria se empezó a pronosticar que era una gestión de transición y que en el 2023 Máximo Kirchner iba a llegar a la gobernación de Buenos Aires y luego a la Casa Rosada. Pero pasaron cosas. El fracaso de la gestión del Frente de Todos, la derrota electoral del año pasado y la profunda crisis entre el presidente y Cristina Fernández de Kirchner alteraron los planes de todos, incluso los del jefe camporista. 

Paulatinamente, Máximo se dio cuenta de que el oficialismo se encaminaba a una derrota en las legislativas y el año que viene en las presidenciales. Por eso se fue alejando del escenario nacional con su renuncia a la presidencia del bloque de diputados del FdT y se ha encerrado en la provincia de Buenos Aires, el único objetivo político que lo desvela. Desde la presidencia del PJ provincial actúa como un bonaerense más y se ha “conurbanizado”.

“No para un minuto, todas las semanas visita intendentes, concejales, punteros barriales y se queda a comer asado o empanadas, con esos gestos empezó a romper el prejuicio de la dirigencia peronista de la provincia”, comenta asombrado un Barón del GBA. Evidentemente cambió sobre la marcha, ya que en 2019 planificaba llenar los municipios estratégicos con dirigentes camporistas. Luego comprobó que era una tarea muy complicada y se dio cuenta de que, más allá de su mirada crítica contra muchos de ellos, los intendentes son necesarios para mantener el poder bonaerense.

Por eso ha decidido apostar a su alianza con Martín Inzaurralde y Sergio Massa para quedarse el año que viene en la Gobernación. Según fuentes K, la idea es respaldar al exintendente de Lomas de Zamora, quien actualmente actúa como interventor del Gobierno de Axel Kicillof, para que desembarque en la Casa de Gobierno de La Plata. Mientras que Kirchner desea ser jefe de Gabinete con amplias facultades ya que, si logran ganar, va a ser un Gobierno colegiado donde Cristina va a seguir siendo la jefa y Máximo su operador.

La vicepresidenta, por ahora, admite a sus interlocutores que va a ser senadora nacional y, como su nombre debe estar en la boleta por los votos del GBA, se va desinflando la idea de desdoblar esas elecciones de las presidenciales. Pese a que Kicillof quiere la revancha y competir por su reelección, empieza a trascender que podría ir en la lista a senador con su jefa político, con serios riesgos de quedarse sin nada.

“Hay pocas chances, pero si se ganan de vuelta las elecciones presidenciales, mucho mejor, pero acá lo más importante es retener la provincia de Buenos Aires por poder e influencia. Si el sucesor de Alberto es de Juntos por el Cambio va a tener que venir al pie porque nosotros sabemos cómo condicionarlo”, comenta un diputado provincial con entusiasmo. El único inconveniente de todas estas especulaciones es que la elección no la tienen ganada, ni tampoco la tienen fácil. Apuestan a los votos que Javier Milei le saque a JxC.

Alberto “Beto” Valdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…