Domingo, 26 Junio 2022 11:36

Las razones por las que Máximo Kirchner abandonó su plan de expansión de La Cámpora - Por Beto Valdez

Escrito por

Ante la debacle electoral de noviembre y los malos pronósticos para el año que viene, el hijo de la vicepresidenta se vio obligado a abortar el plan de expansión territorial de La Cámpora en la provincia de Buenos Aires. No le quedó otra que cerrar con los barones bonaerenses para no perder todo. 

El fracaso de la experiencia de gestión del Frente de Todos a nivel nacional y bonaerense ha generado una abrupta caída en la imagen de los principales referentes del oficialismo, entre ellos Máximo Kirchner. Los serios problemas en la gestión, la interna con Alberto Fernández y una imagen negativa por las nubes llevaron al jefe de La Cámpora a archivar su ambicioso proyecto para esa organización. 

Asumiendo las pocas chances electorales y con enorme pragmatismo, Cristina Fernández de Kirchner y su hijo han decidido cerrar acuerdos son lo más rancio del establishment del peronismo: los barones del Gran Buenos Aires y la liga de gobernadores que ha comenzado a conformarse. Siempre detestaron a esta dirigencia “pejotista”, pero la necesidad tiene cara de hereje y no les quedó otra que aliarse con aquellos que consideraban enemigos.

El caso de Máximo es más sintomático porque siempre se mostró más intransigente y como jefe La Cámpora había asumido el compromiso de un recambio generacional impulsando a los “cuadros” de su organización a competir en los distritos más importantes de la provincia de Buenos Aires. El objetivo era consolidar entre el 23 y el 27 una inserción territorial que vaya eclipsando al peronismo tradicional y esencialmente a los barones del Gran Buenos Aires. Con ese entusiasmo aceptó acelerar los tiempos y desembarcar, crisis de por medio con el intendente Fernando Grey, en la presidencia del poderoso peronismo bonaerense.

Pero la derrota del año pasado y las malas perspectivas para los próximos comicios lo llevaron a poner en el freezer su proyecto y hoy come asados periódicamente con los jefes comunales enquistados desde hace años en el poder. Se desconfían, pero no les queda otra que convivir. Apenas pudo impulsar el desembarco de su tropa en Hurlingham cuando el alcalde Juan Zabaleta aceptó hacerse cargo del Ministerio de Desarrollo Social. El camporista Damián Scelsi, a cargo del Concejo Deliberante, quedó como intendente de ese distrito, situación incierta ya que cuando regrese Zabaleta para las elecciones, habrá que ver si las huestes de Máximo lo podrán derrotar en una PASO y además deberán enfrentar al referente de PRO, Lucas Delfino, que esta vez aparece con serias chances de ganar.

El resto de los referentes que venían trabajando para llegar a las comunas han quedado relegados. Donde gobiernan los barones no habrá competencia interna. Esa fue la razón de la aprobación de una nueva reelección, iniciativa que inicialmente no era vista con simpatía por el camporismo. Solo donde es gobierno Juntos por el Cambio podrán hacer el intento, pero con pocas chances ya que la coalición opositora tiene buenos gestionadores. José Debandi, fundador de la organización, probará una vez más competir con Diego Valenzuela en Tres de Febrero. Quizás Fernanda Raverta juegue en Mar del Plata, aunque tiene rivales internos, pese a manejar la caja multimillonaria de ANSES.

A su vez, los camporistas, en lugar de crecer en inserción territorial, deberán trabajar mucho para conservar lo que tienen en territorio bonaerense. Corren el riesgo de quedarse con las manos vacías y perder los únicos tres municipios que controlan actualmente. Mayra Mendoza, quien pudo obtener en 2019 el mayor logro de La Cámpora al ganar Quilmes, uno de los municipios más importantes de la Tercera Sección Electoral, está en serios problemas. Su gestión ha sido muy mediocre y encima enfrenta denuncias de corrupción. Martiniano Molina tiene serias chances de recuperar el distrito. Iván Villagran también parece estar de salida en Carmen de Areco. Su figura tiene alto rechazo en esa población. Por eso el camporismo pondrá todo el aparato y mucho dinero para intentar retener Mercedes, donde gobierna Juan Ustarroz, primo y “hermano de crianza” de Eduardo “Wado” de Pedro.

Alberto “Beto” Valdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…