Miércoles, 06 Julio 2022 12:31

La oleada de la inflación trajo un gobierno de radicales - Por Carlos Pagni - (Video)

Escrito por

Martín Guzmán y Silvina Batakis estaban en una lista de Franja Morada durante su época de estudiantes en la Universidad de La Plata. 

A una inflación alta le sigue siempre una recesión, porque el vendedor no sabe cuánto vale lo que vende, por lo tanto, lo retiene y no lo vende, y el que se lo vende a él no lo produce. De esta manera, empieza a aletargarse, a apagarse la economía y en esa dirección vamos, debido a los altos niveles de precios.

 


Hace poco tiempo, Cristina Kirchner le regaló un libro a Alberto Fernández. “Diario de una temporada en el quinto piso”, de Juan Carlos Torre. Ese libro cuenta la historia de la economía de Raúl Alfonsín, del equipo de Juan Sourrouille.

Hay un aire de familia con aquella época: alta inflación, inquietud en el mercado, los bonos que se derrumban, el gobierno que tiene mucha dificultad, pocas posibilidades para acceder al financiamiento.

Como si hubiera un clima de restauración, de recreación de aquella inflación, aunque no sea aquella hiperinflación del radicalismo. Algo tendrá que ver que Alberto Fernández fue miembro de aquel equipo de Sourrouille como abogado. Algo tendrá que ver la veneración permanente de Fernández por Alfonsín, que es superior a la veneración de Fernández respecto de Perón.

Ahora, la casualidad quiere que el presidente del Banco Central sea radical también. Miguel Pesce quedó en el kirchnerismo de aquella oleada que llevó Julio Cobos con los radicales K. Entró con la puerta del Frente Grande que gobernaba la Ciudad con Aníbal Ibarra. Pesce, mendocino radical.

Curioso, aparece en las redes una lista de Franja Morada de comienzos del siglo, años 2000-2001. Y un nombrecito, Martín Guzmán. ¿Es este Martín Guzmán? Cuando le preguntan a Guzmán si era militante de Franja Morada, él dice: “No, yo nunca estuve en Franja Morada, nunca estuve en ninguna lista de ninguna agrupación estudiantil en la Universidad de La Plata”.

Hay gente de Franja Morada que dice: “Bueno tal vez no estuvo, pero era amigo, o tal vez estuvo y no se acuerda porque poníamos gente en las listas sin pedirle permiso porque había que llenar muchos cargos”.

Hay quienes ironizan hoy en el radicalismo: “Así como se olvidó que formó parte de una lista de Franja Morada, a lo mejor dentro de 15 días se olvida de que fue ministro”.

Pero lo más curioso es esto: Silvina Batakis, también radical. “No, pero si es de Scioli. No, pero si es peronista, de Cristina”. No, tiene un pasado doblemente en Franja Morada. Militante de Franja Morada como estudiante de Economía en La Plata, y militante de Franja Morada, como estudiante de Historia en la facultad de Humanidades y Educación de la misma universidad.

Quiere decir que, tal vez traídos por la oleada de la historia, por la oleada de la inflación, estamos casi frente a un gobierno radical. Esperemos que el final no sea el mismo.

Carlos Pagni

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…