Domingo, 24 Julio 2022 05:52

En el último año, el gasto público estuvo 20 puntos por arriba del que dejó Macri - Por Carlos Manzoni

Escrito por Carlos Manzoni

Economía informó el resultado fiscal de junio y dijo que se cumplió la meta con el FMI, pero los egresos siguen siendo muy elevados 

El Ministerio de Economía anunció anteayer el resultado fiscal de junio y afirmó que en el primer semestre del año se cumplieron las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, el gasto público sigue sin poder o querer ser dominada: aun habiendo pisado los gastos de subsidios en junio, la administración de Alberto Fernández está a sólo 5% de igualar el pico de gasto en términos reales de la de Cristina Kirchner y en los últimos 12 meses está 20% arriba de la cifra que dejó Mauricio Macri. 

El dato fue puesto de relieve por el economista Andrés Borenstein, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella y de la Universidad de Buenos Aires, quien señaló a LA NACION: “El número de Alberto a junio, aun teniendo en cuenta que no se mostró todo lo que se gastó, ya está a 5% del récord de Cristina en diciembre de 2015 y 20% por encima de lo que dejó Macri en diciembre de 2019″.

Para Borenstein, lo preocupante de este nivel de gasto es que al principio se podía justificar por el Covid, pero ahora ya se está tomando un período en el que de la pandemia queda poco y nada, por lo que ya no se tienen ni el IFE ni los ATP, que fueron muy relevantes en 2020. “Y todo esto con 40% de pobreza, infraestructura deficiente y prestaciones insuficientes del Estado”, analizó.

El economista Luis Secco, opinó que es lógico que se vean estos resultados, si se tiene en cuenta que el gasto viene creciendo en los últimos 12 meses sistemáticamente por encima de la inflación. “Esto hace que no resulte extraño que se rompan todos los récords en materia de gasto público en la administración de Alberto Fernández. Y ese es el corazón del problema, porque no se puede estabilizar una economía con esta tasa de crecimiento de gasto”, enfatizó.

En efecto, el déficit primario ascendió a $321.644,4 millones, y se explicó por el hecho de que los ingresos crecieron 56,8% interanual, muy por debajo de la inflación de 64% para el mismo periodo (es decir, que bajaron en términos reales); mientras que los gastos aumentaron 64%, en línea con la variación de precios.

Al explicar el resultado fiscal, el Ministerio de Economía expresó: “A los fines de los objetivos de política contenidos en el programa económico consistentes con una meta de déficit primario de 2,5% del PBI, se estableció un límite anual para el cómputo de los ingresos provenientes de las rentas de la propiedad vinculadas a las emisiones primarias de títulos públicos equivalente al 0,3% del PBI. Considerando dicho límite, el déficit primario es de $800.681,4 millones (1,05% del PBI), cumpliendo la meta del primer semestre establecido en el Programa de Facilidades Extendidas ($874.382,5 millones; 1,14% de PBI)”.

Al analizar el primer semestre, se observa que ahí el déficit primario fue de $755.976 millones, pero, corregido por las rentas de la propiedad registradas en exceso se elevó a $800.681, tal como se mencionó desde Hacienda. Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), señaló que ese período finalizó con un gasto primario que creció un 11,4% real e intereses de la deuda que crecieron 5,5%, con lo que el gasto total creció un 10,9% real, mientras que los ingresos subieron solo 5,1%. “En términos del PIB alcanzó el 1,03%. Cada mes de 2022, el resultado primario desmejoró respecto a 2021″, concluyó el especialista.

Ahora, como se dijo, el recorte de subsidios no alcanza para contener el exceso de gastos. Según el Iaraf, estos se encuentran entre las erogaciones que más cayeron (aunque siguen siendo una suma considerable): los subsidios a la energía disminuyeron un 15% real y los subsidios al transporte un 45% real. Entonces, ¿dónde sigue abierta la canilla?

Según un análisis de la consultora LCG, el 70% del aumento del gasto se concentró en prestaciones sociales. “En este caso, influyó el segundo aumento por movilidad (15%) que afecta a la mayoría de las partidas de este bloque de gasto. En efecto, el gasto en jubilaciones y pensiones aumentó 2% anual real. También fue determinante el mayor gasto en Otros programas sociales que incluye el remanente del IFE 4, la suba del 50% en el monto de la Tarjeta Alimentar en abril y los aumentos ofrecidos a los beneficiarios del Potenciar Trabajo”, se especificó.

Las perspectivas en materia de gasto, según los economistas, no son muy alentadoras para lo que queda de la actual gestión de gobierno. Para Secco, lo que anunció Batakis sobre que no va a girar a otros organismos de la administración central y descentralizados fondos que no tiene no significa que el gasto no se siga devengando, porque se siguen acumulando facturas a pagar. “Eso le pasó cuando fue ministra de Economía en la provincia de Buenos Aires, con el gobierno de Daniel Scioli, y así fue como le dejó un montón de deudas impagas a su sucesor en el cargo, que fue Hernán Lacunza. Lo peor de todo es que todavía falta un año y medio para terminar esta gestión”, concluyó el economista.

Carlos Manzoni

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…