Miércoles, 24 Agosto 2022 11:09

Bajo la línea de flotación - Por Sergio Crivelli

Escrito por

El pedido 12 años de prisión a Cristina Kirchner por megacorrupción con la obra pública era previsible. No lo parece tanto el impacto que tendrá sobre el frágil gobierno del que es principal socia y que atraviesa una crisis económica de desenlace incierto. 

A la falta de dólares, a la inflación, a la pobreza, al nivel creciente de conflictividad social, Sergio Massa deberá agregar ahora un nuevo problema: el deterioro político de la vicepresidenta, acorralada por una causa judicial que sólo ella puede creer (si realmente lo cree) que fue fraguada en venganza por haber encabezado con su marido el gobierno más exitoso de la historia argentina. 

Recibió un impacto bajo la línea de flotación que tiene consecuencias en tres planos: penal, político e institucional. En el primer caso intentó una defensa insostenible sobre tres ejes: no hay pruebas, la Justicia la maneja Macri y el que hacía negocios con José López era el macrismo.

La falta de pruebas es una muletilla ya sin sentido. Hay indicios graves, precisos y concordantes sobre la estafa con la obra pública entregada a Lázaro Báez (el 80% de la realizada en Santa Cruz) quien creó la empresa adjudicataria poco antes de que asumiera Néstor Kirchner en 2003 y la cerró poco después de que Cristina Kirchner abandonara el poder en 2015. Báez era un monotributista devenido empresario que no terminó la mitad de las obras y se las pagaron igual. Incluso con DNU. Le produjo al Estado la pérdida de unos dos mil millones de dólares hasta donde se sabe.

Por otra parte, es difícil que a la Justicia la maneje Macri, porque la vota el peronismo mayoritario del Senado. Incluso el fiscal Luciani era kirchnerista y ligado a la procuradora Gils Carbó.

Hay además una prueba irrefutable -la grabación de López revoleando bolsos- pero la vice dice que es cómplice del macrismo, no de ella que lo nombró subsecretario de su gobierno.

En este plano es muy interesante el mensaje de "apoyo" de Sergio Massa, que no negó los hechos de corrupción, simplemente aclaró que no deberían ser atribuidos a la jefa del Estado.

Todo este delirio parte de un principio elemental: cuando no se pueden refutar los hechos se usa un argumento "ad hominem" o se distribuyen culpas: el famoso ¡ah, pero Macri! El problema es que a la que se está juzgando penalmente es a CFK.

En el plano político Cristina Kirchner intentó involucrar a todo el oficialismo en su problema. Desde el año pasado la vice es un pasivo electoral para el PJ que perdió en distritos en que venía invicto y el año próximo es muy probable que repita la experiencia. Pero tampoco la dirigencia puede abandonarla ahora sin ser acusada de traición. Hasta Massa, que había prometido meter presos a los corruptos se ve obligado ahora a navegar bajo su bandera. El deterioro de la vice afecta de manera directa a la "marca" peronismo.

A la oposición, la acusación de la fiscalía también le plantea un problema: quienes como Horacio Rodríguez Larreta quieren tejer una alianza con el peronismo se encuentran con la grieta que fortalece a los más antiperonistas: Macri y Bullrich. Las encuestas muestran que entre los votantes de JxC más del 90% la cree corrupta. En las PASO el que plantee una alianza con algún sector del PJ perderá de manera indefectible. Morales, Lousteau, Manes, Nosiglia etcétera, van a tener que revisar su estrategia.

Por último, desde el punto de vista institucional hay que tener presente que al actual gobierno lo votó el 48% de los argentinos que ya estaban al tanto de las andanzas del kirchnerismo. En ese plano el juicio por corrupción del gobierno K puede ser un punto de inflexión como lo fue el juicio a las juntas militares. Esa sería la materialización del juicio de la Historia del que hablaba Cristina Kirchner en su primera diatriba contra el tribunal que la procesó. Sin consenso social la Justicia termina convertida en una entelequia, no en la institución que debería proteger a los ciudadanos de a pie de los abusos de los poderosos.

Sergio Crivelli 
Twitter: @CrivelliSergio

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…