Domingo, 28 Agosto 2022 10:16

La situación judicial de Cristina Kirchner empieza a complicar la estrategia de Massa en EEUU - Por Sergio Berensztein

Escrito por

Mientras algunos dirigentes en el Frente de Todos aspiraban a “normalizar” la relación con Estados Unidos, los apoyos que recibe la vicepresidenta alimentan la retórica antinorteamericana. 

El cierre del alegato del fiscal Diego Luciani por la causa Vialidad generó un movimiento sísmico de alto impacto que sacudió a toda la política. Las réplicas han sido varias: por un lado, el pedido de prisión contra Cristina Kirchner logró unificar al peronismo, postergando, al menos por ahora, las disputas internas más tumultuosas que exhibía el Frente de Todos. Hasta Grabois parece haberse olvidado que hace unos pocos días insinuaba con abandonar el oficialismo. 

Quizás sea, porque en medio de tanto ruido, Sergio Massa tuvo éxito en “esconder” su ajuste, que de todas formas avanza con recortes en salud, educación y vivienda. Envalentonados con la unificación del peronismo, La Cámpora tiene planes de organizar una marcha masiva en apoyo a la vicepresidenta, para colmar de mística el reclamo contra la “persecución judicial”. Por lo pronto, hoy habrá un anticipo, con encuentros y movilizaciones disgregadas en distintos puntos del país.

Por su parte, Cristina le respondió a Luciani a través de un vivo de YouTube en el que aseguró que los 12 años de prisión son por los 12 años de gobiernos kirchneristas. Además, lo criticó por no investigar los vínculos que su propio exfuncionario José López tenía con otros empresarios “amigos” de Mauricio Macri y hasta contó que Héctor Magnetto se reunía con su esposo en la Quinta de Olivos. Después de todo eso, salió a cantar al balcón del Congreso. Fue un verdadero show, lleno de mensajes enigmáticos y equívocos. Defensa judicial no hubo, pareció más bien un “no fui yo, fuimos todos”.

Pero quizás el efecto más inesperado fueron las réplicas en materia internacional. Paradójicamente, la situación judicial de Cristina, que sirvió para hacer olvidar los viejos conflictos del Frente de Todos, podría ser la causa de una nueva confrontación, relacionada con el papel de los Estados Unidos. Sergio Massa, que históricamente mantiene un buen vínculo con el país del norte, intentaba aprovecharlo y potenciarlo para conseguir algún tipo de apoyo desde la Casa Blanca, en momentos apremiantes para la economía argentina. Desde el kirchnerismo, lo mismo hacía “Wado” de Pedro, que hace muy poco compartió una cena con el embajador Marc Stanley y distintos CEO de compañías norteamericanas.

En medio de este intento por “normalizar” relaciones, el Canciller Santiago Cafiero acaba de decirle al Senador Ted Cruz (del partido Republicano), y también a Eduardo Bolsonaro (hijo del presidente de Brasil), que son “uno más ignorante que el otro”. Además, Cafiero agregó: “Hay algo que dejan en relieve: la persecución judicial a @CFKArgentina está impulsada por intereses ideológicos que nacen fuera de la Argentina”. La visión de quien tiene a su cargo los vínculos diplomáticos de nuestro país no es muy diferente de la que tiene Luis D’Elia que el jueves en declaraciones radiales sostuvo que “la Corte corresponde a los intereses de Mauricio Macri, Clarín y la Embajada de Estados Unidos”. Quizás en la próxima cena que compartan, “Wado” de Pedro pueda preguntarle a Marc Stanley si efectivamente su Embajada persigue a Cristina.

Volviendo a las críticas de Cafiero a Ted Cruz, el senador republicano (y miembro del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta) sostuvo que Cristina Kirchner es una cleptócrata, que su corrupción ha socavado durante décadas la seguridad estadounidense y que el presidente Joe Biden debería imponer sanciones. En nuestro sistema jurídico, nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario, y eso le cabe también a Cristina Kirchner (esa hubiese sido una respuesta más protocolar), por lo que para los seguidores de la vicepresidenta los dichos de Ted Cruz pueden haber resultado insultantes.

No obstante, Cafiero se olvida de que no es un funcionario más: es el Canciller, que debería velar por la buena relación con el resto de los países, especialmente preservando aquellos lazos que resultan estratégicos para la Argentina. ¿Habrá consultado con Massa antes de llamar ignorante a un influyente senador norteamericano? Por otra parte, Cafiero no parecía ofenderse de la misma manera cuando a su amigo el presidente Alberto Fernández miembros de su propio espacio le decían algunas cosas algo un poco más hirientes que “cleptócrata”, como “borracho”, “payaso” u “okupa”, o lo acusaban de querer llevarse el gobierno a la mesa de luz.

Mientras el gobierno demócrata liderado por Biden ha decidido, por ahora, mantener distancia del proceso judicial contra Cristina, algunos mandatarios de izquierda han manifestado públicamente su postura: Andrés Manuel López Obrador (México), Luis Arce (Bolivia) y Gustavo Petro (Colombia) se solidarizaron con Cristina. Y, aunque no trascendió mucho de la charla que mantuvieron, el martes la vicepresidente también recibió el llamado de Nicolás Maduro. Los apoyos que Cristina recibe alimentan aún más la retórica antinorteamericana. ¿Recibirá Biden a Alberto Fernández en medio de esta tensión inesperada? El embajador Argüello aseguró que aún no hay una fecha definida, pero esperan que la reunión bilateral (que fue postergada en julio) se realice durante el mes de septiembre. Veremos.

Después de dos años y medio de idas y vueltas y algunos cortocircuitos, que incluyen las palabras de Alberto Fernández a Vladimir Putin justo antes de la invasión a Ucrania respecto a que “Argentina sea para Rusia una puerta de entrada a Latinoamérica”, algunos dirigentes en el Frente de Todos (entre ellos Massa) aspiraban a “normalizar” la relación con los Estados Unidos. Seguramente estarían pensando en algo muy distinto a todo esto. En 2014, a la vez que denunciaba un intento por voltear a su gobierno, Cristina dijo su recordada frase “si me pasa algo, miren hacia el norte”. Ahora que muchos en el kirchnerismo sospechan que podría ser condenada, el gobierno mira al norte.

Sergio Berensztein

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…