Viernes, 18 Noviembre 2022 08:58

Previsora, Cristina Fernández de Kirchner no se va a tirar a la pileta sin agua - Por Beto Valdez

Escrito por

Pese a la estética de un acto de lanzamiento, Cristina Fernández de Kirchner sigue sin decir lo que sus fans quieren escuchar. Ella sabe que no puede ganar. No se presentó en 2019, por qué lo haría en medio del fracaso de su criatura. El efecto Mauricio Macri. 

Entre el entusiasmo y el exagerado optimismo que reina en el ecosistema del kirchnerismo hay una pregunta que nadie se anima a responder. “Si Cristina Fernández de Kirchner no se animó a jugar como candidata a presidenta en 2019 cuando el fracaso económico de Mauricio Macri ocupaba la agenda electoral, por qué se va a arriesgar ahora cuando, según todas las encuestas, tiene serias chances de perder en una segunda vuelta”. 

Más allá de la épica de sus fans que representan una minoría intensa enquistada esencialmente en el Gran Buenos Aires, la vicepresidenta mide en los sondeos como Carlos Menem en las elecciones presidenciales de 2003. El riojano no lo quiso aceptar, creía que podía ganar en primera vuelta con el 40% y la atomización del resto de las fuerzas políticas, incluso nunca se imaginó que la postulación de Ricardo López Murphy le iba a sacar muchos votos.

Así como Menem arrancaba con un piso alto en comparación con el resto, Cristina atraviesa una situación similar, sobre todo dentro del oficialismo. En el Frente de Todos no hay un dirigente que logre convocar un acto multitudinario como el de ayer, más allá del acarreo de los Barones del conurbano. Los alcaldes peronistas del GBA no le ponen los micros y la estructura a cualquiera o desinteresadamente. Lo hacen porque la expresidenta es la que más mide de todos ellos.

No cabe ninguna duda de que la estética del acto en La Plata se asemejó al lanzamiento de una candidatura presidencial. Pero no dice lo que la mayoría quiere escuchar. Deja algunas señales: “Que la gente decida” señaló ayer en forma intrigante. Casi una continuidad del “voy a hacer lo que tenga que hacer”. La mayoría de la dirigencia cristinista interpreta que se trata de un anticipo previo a su postulación, aunque voceros cercanos a Máximo son más cautos y aseguran que esto no es el famoso “pingüina o pingüino de 2007”.

“Ella sabe que no le da para ganar, entonces exhibe su principal activo, la popularidad entre los votantes del oficialismo y de paso se lo recuerda al resto de la dirigencia peronista”, explica a MDZ una fuente K. Son los menos, pero un sector del camporismo cree que está demostrando su centralidad política para recuperar la lapicera que no pudo utilizar a piacere el año pasado porque el presidente también puso lo suyo.

Además, eso es lo que interpretó del discurso presidencial hace un año en la Casa Rosada cuando se comprometió que hasta el último concejal se iba a elegir mediante las PASO. Cristina y Máximo leyeron rápidamente que Alberto les quería sacar la lapicera definitivamente. Entonces llena el Estadio Diego Maradona para que en la Casa Rosada entiendan que es la principal accionista de la fallida experiencia del FdT. A pesar del fracaso, ella sigue siendo la jefa.

Precisamente, la cuestión de jefatura o liderazgo también aparece entre aquellos adictos a las encuestas que aseguran que el próximo presidente será de Juntos por el Cambio si logran apaciguar su propia crisis. Por eso algunos gobernadores y sindicalistas creen que Cristina se está poniendo el traje de la líder de la oposición que estrenará a partir del 10 de diciembre del año próximo. Sólo quiere retener la Gobernación de Buenos Aires.

¿Y si Mauricio Macri decide jugar el segundo tiempo? ¿Se va a sentir obligada a presentarse para competir con el otro líder de la grieta? Algunos creen que si y entonces ambos jugaran al misterio hasta las cero horas del día del cierre de listas. Tampoco es necesario que se postule a la presidencia, con estar en la boleta como senadora por Buenos Aires ya basta para nacionalizar esa competencia electoral. Todo parece indicar que esta movida no para ansiosos porque ninguno de los dos protagonistas tiene definido su plan.

Alberto “Beto” Valdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…