Miércoles, 22 Abril 2020 21:00

Guzmán perdió una batalla antes de empezar: la renegociación de los bonos del canje de 2005 - Por Pablo Wende

Escrito por

Se trata de los títulos Par y Discount, que representan el 25% del total que se busca renegociar. Para llegar a un acuerdo sobre ellos hace falta un 85% de aceptación de los acreedores, lo que resultaría imposible de conseguir antes del 8 de mayo

 

La renegociación de la deuda que arrancó el Gobierno tiene un capítulo especialmente complicado: el canje de los bonos Par y Discount. En realidad, se trata de reestructurar bonos que habían surgido de otra refinanciación, la de 2005. Por eso tienen cláusulas mucho más duras para el deudor que los títulos emitidos posteriormente. Básicamente, hace falta la aprobación del 85% de los tenedores de estos bonos para que se pueda llevar adelante la transacción.

Ese 85% representa un porcentaje mucho más elevado que el 66% que tienen como cláusula el resto de los bonos que ingresaron en la transacción. En total son 21 títulos emitidos bajo ley extranjera los que entran en la operación lanzada a fines de la semana pasada y que el 8 de mayo debería concluir, de acuerdo al cronograma oficial establecido.

La oferta presentada el viernes no le dio, pese a la expectativa que había en el mercado, ningún tratamiento especial a los bonos del canje 2005, pese a que precisan un porcentaje mayor de aceptación. Si bien no hay quitas de capital, como sucede con el resto, el plazo de pago se estira hasta 2047 y la tasa de interés no supera el 4% anual, menos de la mitad de los cupones actuales. El valor de la propuesta para estos títulos se ubica en niveles inferiores a los USD 35, teniendo en cuenta un rendimiento de 12% para los futuros títulos.

Incluso en los meses previos a que se relanzara la negociación de la deuda hubo fuertes cambios de mano de estos bonos. No fueron pocos los que interpretaron que detrás de estas transacciones había fondos de inversión preparándose para litigar contra la Argentina en caso de un impago. Pero esta probabilidad de default es todavía más alta en los bonos Par y Discount.

En el canje de 2005, por ejemplo, se consiguió una aceptación de 76% y en esta ocasión será difícil que se supere ese nivel, teniendo en cuenta que el nivel de quita es bastante similar.

Los cinco nuevos bonos que se ofrecen en el canje de deuda van dirigidos a distintos grupos de acreedores, por lo que cada serie debe ser analizada por separado.

El objetivo de haber separado a los distintos tenedores en cinco grupos es prevenir futuras acciones de “cross default”, es decir que la cesación de pagos que pueda afectar a una serie de bonos no termine contaminando al resto.

Tal como informó ayer Infobae, las condiciones de la renegociación incluyen la cláusula RUFO, ya utilizada en 2005. Esto significa que los bonistas que acepten el canje ofrecido por el Gobierno podrán suscribir nuevos títulos con posterioridad si la oferta es mejorada respecto a la versión original.

Pablo Wende

Visto 481 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…