Jueves, 23 Abril 2020 21:00

Directorio del Central al rojo vivo: se discutió la posibilidad de acelerar la suba del dólar oficial - Por Pablo Wende

Escrito por

El encuentro duró siete horas y algunos directores participaron por videoconferencia. Se analizaron medidas más contundentes para equilibrar el mercado cambiario, más allá de las adoptadas en las últimas horas.

 

Fue una jornada maratónica y con mucha atención. La reunión de directorio del Central que se realiza todos los jueves tuvo ayer una connotación especial, en medio de la escalada del dólar hasta los $ 120 en el mercado de “contado con liquidación”. Las decisiones tomadas en conjunto con la Comisión Nacional de Valores, que se conocieron ayer a la noche, buscan equilibrar el mercado cambiario y en lo posible hacer retroceder a la divisa para desalentar la especulación. Pero podrían no ser suficientes.

Por eso el directorio del BCRA de ayer, donde algunos directores participaron a través de videoconferencia, se habló de un posible plan “B” si las últimas decisiones no son del todo efectivas. En forma paralela apareció la Unidad de Información Financiera (UIF). A través de un duro comunicado puso en la mira a las sociedades de Bolsa, a través de las cuales se canalizan las operaciones de “contado con liqui”, que según entiende el Gobierno implican fuga de capitales. Según pudo saber Infobae, hay tres nombres específicos en la mira, que concentrarían casi el 90% de las operaciones.

La UIF sugirió a estas entidades que “extremen las medidas” de vigilancia de estas operaciones, ante el entendimiento que podrían esconder operaciones de lavado de activos. En otras palabras, prácticamente las obliga a desistir de canalizar estas operaciones o reducirlas a su mínima expresión. El organismo advirtió que “monitorea activamente el incremento” de estas transacciones.

Esta aparición de la UIF, que busca reducir sustancialmente la participación de empresas en el la operatoria de “contado con liqui” evitó que tanto el BCRA como la CNV avancen por el momento con nuevas restricciones normativas. Por ejemplo, se discutió en la reunión extender el “parking” para la compra de bonos también a las empresas. Se trata de una medida que ya está vigente para los inversores individuales, que deben esperar cinco días para vender dólares a través de la Bolsa y hacerse de pesos. Sin embargo, no está muy claro si sería adecuado hacer lo propio con las empresas. El tema, sin embargo, permanece en estudio.

También se discutieron otras dos alternativas. Una de ellas es que el BCRA intervenga de manera directa en el mercado bursátil. Algunos directores consideraron que sería una buena idea, pero el titular del BCRA la descartó, al menos momentáneamente. Una decisión de estas características interpreta Miguel Pesce, sería leída como una medida irresponsable, ya que se podría dilapidar parte de las escasas reservas del Central. Además, nunca se hizo algo similar en los años de control cambiario del gobierno de Cristina Kirchner (entre fines de 2011 y 2015).

El aumento de la brecha cambiaria a más del 70% fue otro de los temas delicados que se abordaron en el encuentro del BCRA, en el que también participó el representante del ministerio de Economía ante la institución, Diego Bastourre, que además es secretario de Finanzas y uno de los hombres encargados de llevar adelante la renegociación de la deuda en marcha.

La discusión giró en torno al nivel del dólar oficial y lo que ya es algo imposible de ignorar: una vez más el Central vuelve a atrasar el tipo de cambio de manera artificial, teniendo en cuenta la devaluación que ya sufrieron todas las monedas de la región en medio de la crisis desatada por el coronavirus. Seguir aumentando el tipo de cambio en forma tan lenta sólo genera un aumento artificial de la brecha cambiaria y crecen las expectativas de devaluación futura. Hoy un dólar oficial inferior a $ 68 no sólo no es creíble, sino que además desalienta las exportaciones en un momento en el que encima cae la demanda global.

Pero todas las medidas que se puedan tomar para llevar tranquilidad al dólar son insuficientes, y así lo entienden en el BCRA, ante la incertidumbre que hay por delante: la posibilidad de que la Argentina caiga en default total en menos de 30 días, fuerte expansión por delante para hacer frente a los planes de estímulo y falta de una política económica clara.

En medio de un clima de extrema tensión, al menos el departamento equipo de investigación económica del Central aportó el único dato positivo: la inflación de abril viene bajo control y podría ser incluso más baja que la de marzo.

Pablo Wende

Visto 372 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…