Jueves, 30 Abril 2020 21:00

A una semana del cierre del canje, en Wall Street dan como un hecho que Argentina se encamina a un nuevo default - Por Pablo Wende

Escrito por

Las esperanzas de un acuerdo se diluyen con los nulos avances de los últimos días. Aunque la oferta es hasta el 8 de mayo, los inversores deberán notificar si entran al menos dos días antes. En la práctica hay tiempo para arreglar hasta el 22 de mayo, cuando vence el plazo para el pago de intereses de tres bonos.

 

Pasan los días y el Gobierno no muestra interés en mejorar la propuesta original para renegociar la deuda. Con este panorama, en Wall Street ya dan como un hecho que la Argentina entrará en default también de su deuda emitida bajo ley extranjera en breve. El plazo para aceptar la propuesta vence el 8 de mayo y hasta el miércoles hay tiempo para manifestar el interés. Pero también es probable que se prorroguen los plazos ya que habría tiempo para seguir las negociaciones hasta el 22 de mayo, que es cuando la Argentina caería formalmente en default si no paga los intereses de tres bonos por USD 500 millones.

La fuerte caída que tuvieron los bonos ayer, 5% en promedio, marca justamente este clima muy negativo entre los inversores. Todas las series de bonos cayeron de los USD 30 y varios ya vuelven a roza los USD 25. Esto está en línea con la quita real que propuso el ministro de Economía, Martín Guzmán, pero también la visión negativa de que la Argentina permanecerá mucho tiempo fuera de los mercados financieros.

Un informe que divulgó el banco de inversión Morgan Stanley para sus clientes consideró que a USD 25 sigue siendo un buen precio de entrada para la compra de bonos argentinos. Pero al mismo tiempo se mostró escéptico sobre un acuerdo rápido. Hace un par de semanas había indicado que era probable alcanzar un acuerdo recién el tercer trimestre del 2020, es decir una vez que se despeje el efecto negativo de la cuarentena por el coronavirus. Pero ahora consideró que los plazos se pueden alargar todavía más.

“No es muy difícil que la oferta supere los USD 40. Alcanzaría con aumentar un punto porcentual los cupones de intereses que se pagan durante toda la curva de los bonos y reconocer los intereses corridos, algo que no aparece en la propuesta oficial”, indica el informe de Morgan Stanley.

Ahora la última esperanza está puesta en la contraoferta que realicen los acreedores. Los tres grupos estarían trabajando juntos para llevar adelante una propuesta distinta a Guzmán y eso determinará si hay margen para acercar posiciones. Por ahora, la diferencia entre lo que pide la Argentina y las exigencias de los inversores es demasiado grande como para pensar en un acuerdo rápido.

Lo que estaría ya totalmente descartado es la posibilidad de que el Gobierno pague un “endulzante” en efectivo, es decir que realice un desembolso antes del 2023, que es la fecha a partir de la cual se reanudan los pagos de la deuda.

El economista Emanuel Álvarez Agis, cercano al Gobierno, también fue protagonista en las últimas horas, al participar en varios “conference call” organizados por bancos de inversión de Nueva York y sociedades de Bolsa locales. “Un problema serio para cerrar el acuerdo es que el FMI no está participando de las negociaciones y tampoco ha mostrado voluntad por reducir los intereses de deuda que tendría que cobrar en los próximos años. Eso obliga a profundizar la quita sobre los bonistas privados”.

Álvarez Agis consideró que “estamos ante la posibilidad de una tormenta perfecta, si el Gobierno entra en default y al mismo tiempo continúa extendiéndose la cuarentena”. En un escenario de esas características, la economía caería 7,3% este año. Pero además habría fuerte presión sobre la brecha cambiaria y una importante caída no menor a USD 5.000 millones en las exportaciones esperadas. Además, crecería notoriamente la presión para que se acelere la suba del tipo de cambio oficial.

También hay inquietud por otras señales que envió Guzmán en las últimas horas, como la conversación pública que mantendrá a mediados de la semana que viene con Jeffrey Sachs, que ahora trabaja en la Universidad de Columbia. Este economista que estudió en Harvard y hace muchos años que trabaja en la problemática del desarrollo económico, viene sugiriendo que la Argentina ya está realizando una oferta demasiado generosa a los acreedores. Y también suscribe la idea del ministro argentino que “es mejor defaultear que un mal acuerdo”.

Pablo Wende

Visto 593 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…