Domingo, 11 Abril 2021 05:20

Empezó el trimestre de la dulzura para el dólar, pero el gobierno no aflojará los controles - Por Guillermo Laborda

Escrito por

La liquidación de la cosecha de soja asegura estabilidad cambiaria en los próximos meses. Pero el gobierno demoró el acuerdo con el FMI y persisten dudas sobre el futuro de la economía. Las trabas a las importaciones se mantendrán. El dólar oficial se atrasa. ¿Qué pasará tras elecciones?

El Banco Central entró en la estación más dulce en materia cambiaria: en otoño, entre fines de marzo y junio, (quizás hasta casi ingresar en agosto), se produce la liquidación de los dólares de las exportaciones de soja. Pero no hay que festejar por adelantado. En el primer trimestre del año el BCRA compró u$s2.226 millones en el mercado oficial de cambios, pero sin embargo, las reservas sólo se incrementaron en u$s206 millones. ¿Qué está pasando?

Un informe de la consultora Quantum Finanzas describe lo que sucediera en los primeros tres meses del año. “Después de un complejo cierre del año 2020 en materia cambiaria -en particular en octubre y noviembre-, el BCRA terminó el primer trimestre de 2021 con un balance externo relativamente calmo, habiendo canalizado divisas a transacciones fuera de su circuito habitual” señala. Estima que el BCRA habría vendido unos u$s 700 millones en el llamado mercado “Contado con Liquidación” (CCL) en la Bolsa de Comercio para evitar saltos en esa variante de la moneda norteamericana y así contener la brecha cambiaria. El campo fue un gran jugador en este primer trimestre: hubo récord de liquidación de exportaciones agrícolas en marzo, con el sector exportador de cereales liquidando divisas por u$s 2.770 millones, “el registro histórico más alto en ese mes”, consigna Quantum Finanzas. Agrega que mantienen un fuerte control sobre las importaciones y las restricciones para el pago de la deuda del sector privado. El dólar se apreció 3% en el primer trimestre del año a nivel global y dado que en las reservas el BCRA computa el swap con China y el oro, se verificó una disminución de casi u$s 500 millones por este motivo.

Días clave 

Lo que suceda hasta agosto determinará la suerte del gobierno en su eterna batalla contra el dólar. La suba de la moneda norteamericana en la Argentina tiene en su haber una larga lista de víctimas, funcionarios que han debido alejarse del BCRA o del Ministerio de Economía, y gobiernos que han perdido elecciones. Alberto Fernández, Martín Guzmán y Miguel Pesce lo saben. Se vienen entonces meses de acumulación de divisas, pero las necesidades de dólares en la Argentina son infinitas. Esa demanda infinita es obviamente al precio actual, al tipo de cambio oficial, que culminó la semana a $98 en bancos. Esa demanda se esfuma siempre de la mano de una suba del precio. Lo que el gobierno quiere evitar es esa devaluación, y seguir con el actual “statu quo” hasta un eventual acuerdo con el FMI.

Fuentes del BCRA aseguraron a MDZ que “en el 2021 el objetivo es acumular cerca de u$s 4.000 millones, equivalentes a los vencimientos del país con el FMI”. El objetivo es evitar un default con el organismo internacional este año habida cuenta la demora en cerrar un entendimiento antes de las elecciones.

¿Es de esperar que haya un relajamiento en las trabas a las importaciones antes de fin de año? No. Más allá de la dulzura que pueda aportar en materia cambiaria la soja y las exportaciones del campo en general en este segundo trimestre, las divisas no alcanzan. No sólo el gobierno debe acumular dólares para atender vencimientos de la deuda con organismos, sino que a ello se suman importaciones en aumento por el crecimiento de la economía. La elasticidad PBI-importaciones es de 3, es decir que si la economía crece 5% las importaciones lo hacen 15%.

En el interín, se van sumando problemas: el atraso del tipo de cambio oficial, un clásico antes de las elecciones complica el panorama general. Los días posteriores a los comicios no serán fáciles. Serán tiempos de levantar la alfombra y descubrir todo lo que se ha escondido allí por motivos electorales. Y en el BCRA lo saben. La velocidad con la que sube hoy el tipo de cambio oficial, poco más de 2% mensual, será mayor tras los comicios. De ir en auto primera marcha, el BCRA ¿saltará luego a segunda, tercera, cuarta en forma gradual o irá directamente a quinta? Es la única duda. La velocidad.

Guillermo Laborda

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…