Miércoles, 18 Agosto 2021 10:55

La estrategia del Gobierno para conseguir una tregua con el mercado financiero - Por Carlos Burgueño

Escrito por

El Gobierno cambió el enfoque y busca ofrecer opciones de corto plazo al mercado. Lanzan letras para captar pesos y bajar la presión inflacionaria.

Hoy será la segunda jornada importante de las 48 horas clave de la semana que tendrá que superar el Gobierno para poder mostrar que hay una nueva tregua con los mercados financieros. Luego del empate técnico de ayer, el Ministerio de Economía y el Banco Central de la República Argentina (BCRA), buscará obtener el mayor nivel de pesos posibles, entre una franja de los 22.000 y los 77.000 millones de la devaluada moneda local.

El primer monto corresponde al mínimo de la colocación de letras. El segundo, al dinero que le faltó obtener a Martín Guzmán en la primer semana de agosto para poder cubrir la totalidad de los vencimientos de pesos del mes. Lo importante de la colocación de deuda de hoy es que serán ingresos libres, ya que no hay nuevos vencimientos en el mes. Los pesos que se reciban en la operación serán ingresos libres para el gobierno. Y cuando más pesos entren, menos deberá emitir el Central. Y, en consecuencia, menor será la presión inflacionaria. Además, si la colocación funciona, puede inaugurar una nueva etapa de relación entre Economía y los mercados, con más realismo y menos idealismo en cuanto a las operaciones financieras.

Realismo y plata en mano 

Será la primera gestión directa del nuevo secretario de Finanzas Rafael Brigo, el arquitecto de la colocación de hoy, quien armó la estructura basándose en un principio simple: en lugar de apostar al largo plazo y a los bonos con vinculaciones a las expectativas positivos de largo plazo (idea que no funcionó la primera semana de agosto) la idea es tomar pesos a muy corto plazo, a tasa de interés real (superior a un plazo fijo y eventualmente también a la inflación).

Reconocen así que los operadores financieros eligen hoy expectativas cortas con rendimientos palpables. A la espera quizá de mejores vientos para la economía en general y la política en particular. Luego, con los votos sobre el escritorio, la alianza con los mercados podría rearmarse y renegociarse; ya con las expectativas de un plan económico, financiero y fiscal más creíble y un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) cerrado.

La colocación clave de hoy tendrá entonces características de realismo. Se presentará en sociedad una letra a tasa fija (Ledes) con vencimiento a octubre y una tasa real frente a la inflación. El papel saldrá con un precio máximo de $933 por cada $1.000 de valor nominal, lo que predefine una tasa mínima del 34,9%, que podría extenderse hasta cerca del 40%. La idea es básica: cambiar la confianza del largo plazo, por ganar credibilidad en el corto y volver a discutir en meses una nueva alianza. En los mercados se la describe como una estrategia defensiva.

En términos futboleros, dejar la lírica de un lado, jugar con lo que hay, reconocer el poder del equipo contrario, ofrecer una estrategia para equilibrar el juego y esperar a un gol de contragolpe o de pelota parada. Mientras tanto, esperar a tener mejores vientos para volver a atacar en el partido de la revancha. El que se jugará después de las elecciones de noviembre. Siguiendo con la metáfora futbolera: quizá haya que pensar en refuerzos para poder enfrentar ese partido. El acuerdo con el FMI sería la estrella que podría cambiar el resultado. Y si se quiere ganar dos a cero y pasar a siguiente ronda, lo que se deberá conseguir es más refuerzos: un Presupuesto 2022 creíble y que las peleas políticas de la coalición gobernante terminen. Y no cambiar de Técnico ni de Presidente del Club, si se quiere no perder credibilidad. 

Carlos Burgueño

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…