Miércoles, 12 Enero 2022 12:41

Juntos por el Cambio se endurece: quiere cruzar a Martín Guzmán por el "Plan Alais" - Por Carlos Burgueño

Escrito por

La oposición quiere que, en la reunión, comprometida por el propio Alberto Fernández, con Martín Guzmán, el ministro lleve el contenido del "Plan Plurianual". El oficialismo se niega a organizar el evento si el ministro "debe llevar números" 

La oposición se prepara para recibir en el Congreso el 13, 14 o 17 de enero a Martín Guzmán para que dé explicaciones sobre el por ahora fallido "Programa económico plurianual para el desarrollo sustentable". Bautizado ya, irónicamente, por varios representantes de la oposición como "Plan Alais"; como curioso homenaje a aquel general de brigada Ernesto Arturo Alais, encargado de llevar unos tanques de guerra desde Rosario hasta Campo de Mayo en 1987, convoy que nunca llegó al lugar. 

La reunión aún no está confirmada por parte del propio oficialismo, ante la queja formal del titular de Diputados Sergio Massa, el encargado de organizar el evento por orden del propio presidente. Alberto Fernández lo había negociado con el jujeño Gerardo Morales, como condición para que los tres gobernadores radicales (Morales, el mendocino Rodolfo Suarez y el correntino Gustavo Valdés), estuvieran virtualmente presentes en el encuentro de la semana pasada, donde el jefe de Estado y su ministro de Economía expusieron las dificultades que existen para cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El compromiso mutuo fue que se enviarían embajadores al encuentro oficial para que no resulte institucionalmente vacío, pero una semana después (esta) habría una réplica con la oposición; donde, además, se contestarían preguntas. Precisamente fue el pedido de adelantamiento de esas consultas, reclamo ejecutado por Massa; el que ahora frena la concreción de la cumbre. Especialmente por un contenido concreto que los invitados al convite quiere saber: ¿qué pasó con aquel Plan Plurianual?; el que el propio Alberto Fernández se comprometió a enviar al Congreso aquel 14 de noviembre, en la tarde noche de las elecciones PASO, en momentos en que se esperaba una derrota abultada del oficialismo, la que finalmente se atenuó. De hecho, y tal como adelantó este medio, la semana pasada se cumplió un mes exacto del momento en que, según la palabra presidencial, debería haber llegado el proyecto al Congreso; sin que hasta ahora existieran indicios sobre esta posibilidad.

Concretamente, el anuncio de Alberto Fernández en aquella tarde primaveral poselectoral fue la siguiente: "En esta nueva etapa profundizaremos nuestros esfuerzos para llegar a un acuerdo sustentable con el FMI. Debemos despejar las incertidumbres que conllevan deudas insostenibles como ésta. Y debemos hacerlo preservando las condiciones que nos permitan seguir por el sendero de la recuperación con generación de empleo, apuntando al mismo tiempo a una reducción persistente del mal inflacionario".

"Es por ello que quiero anunciar que, en la primera semana de diciembre de este año, enviaremos al Congreso de la Nación un proyecto de ley que explicite el 'Programa económico plurianual para el desarrollo sustentable'. Ese programa contemplará los mejores entendimientos que nuestro Gobierno haya alcanzado con el staff del FMI en las negociaciones que lidera nuestro ministro de economía, Martín Guzmán, sin renunciar a los principios de crecimiento económico e inclusión social a los que me he referido previamente", agregó.

La intención del presidente ese domingo poselectoral era enviar un mensaje doble. Por un lado, hacia la clase política argentina; fundamentalmente la oposición de Juntos por el Cambio con la que se debía comenzar a negociar la supervivencia económica en los dos años que restaban (y restan) de gestión. Por el otro, la intención era también presentar en sociedad lo que serían los términos generales de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y las metas que se suponía se irían cerrando en los 15 días finales de noviembre.

El Gobierno creía firmemente que entre el 15 de noviembre y el viernes 3 de diciembre cerraría con los negociadores del organismo financiero internacional, al menos las metas de crecimiento, déficit fiscal, reservas, inflación y emisión monetaria para los cinco años sucesivos. No pudo ser. Las partes luego se mostraron firmes en una negociación dura, y no hubo acercamientos entre los negociadores de Guzmán y los técnicos del FMI. El epílogo del intento fue reconocido el miércoles de la semana pasada por el propio ministro de Economía argentino, que ante los gobernadores oficialistas planteó la realidad sin mayores vueltas: “El sendero fiscal es el punto en el que hoy no hay acuerdo y la diferencia entre lo que planea el FMI y lo que planteamos desde el Gobierno argentino consiste en diferenciar un programa que con alta probabilidad detendría la recuperación económica que la Argentina está viviendo y que es esencialmente un programa de ajuste del gasto real, versus poder tener un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte que la economía argentina está viviendo”.

El oficialismo, directamente no está dispuesto a convertir un acuerdo verbal del Ejecutivo; en un evento de lucimiento de Juntos por el Cambio. Según la visión de los principales accionistas de la coalición, la promesa a Morales era armar un momento de exposición de Guzmán, alguna pregunta de ocasión (en lo posible apoyando las gestiones del ministro ante el FMI), y no mucho más.

Sin embargo, la bandera de la organización del encuentro fue tomada por el ala dura de la oposición, que reclama ahora una cumbre sin límite de tiempos con Guzmán delante; donde se le permitiría una presentación formal, pero que luego habilite una larga serie de preguntas y repreguntas. Massa, el titular del bloque oficialista Máximo Kirchner y el referente económico legislativo Carlos Heller, se niegan a un evento de este tipo. Y no quieren, bajo ninguna circunstancia, que se cumpla la amenaza de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien reclamó que Guzmán explique “qué es lo que Argentina va a hacer para bajar el déficit, la inflación y salir de los problemas que tiene”. "Si no hubo números para nuestros gobernadores, menos habrá para Bullrich", afirman desde el oficialismo. Mientras tanto, los tanques del Plan Plurianual no saben cuándo llegar.

Carlos Burgueño

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…