Miércoles, 13 Julio 2022 10:23

Cuáles son las tres pruebas de fuego que enfrentarán Batakis y Pesce desde hoy - Por Carlos Arbia

Escrito por

Los analistas del mercado financiero local y de Wall Street dudan sobre cómo el Gobierno aplicará las medidas anunciadas en el corto plazo 

La primera buena señal que dio la ministra de Economía Silvina Batakis fue que se mantendrán las metas fiscales acordadas con el FMI en el acuerdo firmado en marzo pasado, además de otras medidas para contener la inflación y controlar el gasto público. 

Pero los analistas del mercado financiero local y de Wall Street dudan sobre cómo se aplicarán las medidas anunciadas en el corto plazo y si Batakis logrará finalmente aplicarlas.

Las tres pruebas de fuego que enfrentarán Batakis y Pesce

En ese aspecto hay que destacar los tres test que comenzarán desde hoy con una primera prueba de carácter económico financiero que es la renovación de letras del Tesoro por unos 10.700 millones de pesos de un total de 500.000 que vencen este mes y las otras dos pruebas que serán el próximo jueves.

Una de carácter económico social y estadístico que es la inflación de julio que dará a conocer el INDEC y que podría superar nuevamente el 5 % mensual y la tercera puramente financiera que será una nueva suba de tasas de interés del BCRA que se anunciará luego que se conozca el número de inflación de junio.

El IPC de junio será el primer dato estadístico relevante que tendrá la nueva gestión de Batakis a pesar de ser un dato heredado de la anterior gestión de Martín Guzmán.

Hay que mencionar que el último REM del BCRA refleja que la inflación medida por el aumento de los precios al consumidor de consultoras y bancos se ubicará en un valor promedio del 5,2 mensual en junio en tanto que la inflación anualizada se ubicaría en el 68,8 %.

Este número sería un mal indicador de la tendencia futura porque reflejaría que se terminó la reducción de la tasa de inflación que se venía observando desde el récord del 6,7% mensual de marzo.

En tanto de acuerdo al REM las consultoras estiman una inflación general para este año de 76,0% que implica 3,4 puntos que lo proyectado en junio pasado. Para el mes de junio de 2022, estiman una inflación de 5,2% al tiempo que se ubicaría en 68,8% anual.

La tercera prueba de fuego será la suba de tasas de interés que anunciará el BCRA luego de conocida la inflación después de su reunión de directorio por la tarde. El acuerdo firmado con el FMI prevé que desde el BCRA se comience a manejar una política de tasa de interés positiva que significa pagarles a las personas humanas una tasa que supere a la inflación mensual.

¿Subirán las tasas de interés de los plazos fijos?

En referencia a la futura suba de la tasa de interés el economista Salvador Di Stefano explicó a iProfesional: "El BCRA aprovechará para subir la tasa de interés y debería subir, como mínimo, la tasa de plazo fijo del 53% al 54% y la tasa de política monetaria del 52% al 53% anual.

Esto implicaría que las tasas activas de los préstamos se espiralizarían a la suba, y esto dejaría a las pymes sin financiamiento y la economía podría sufrir muchísimo, afectando el empleo".

En ese sentido hay que destacar que Batakis mencionó el martes que había que ir a una política de tasas de interés reales positivas para incentivar las colocaciones en pesos.

En la última suba de tasas de interés de junio el BCRA aumento en 300 puntos básicos la tasa nominal anual de las Leliq a 28 días llevándola del 49 al 52% anual. En tanto que aumento del 48 al 53 % anual la tasa nominal para los plazos fijos minoristas de personas humanas de menos de 10 millones de pesos para depósitos a 30 días.

Con esto provocó que se liberarán una gran cantidad de pesos que se fueron a dólares financieros al obligar a los bancos a pagar más tasas a los depositantes que la que ellos reciben por las Leliq una situación se complicó en los últimos días.

Era Batakis: las condiciones de su primera licitación

Por otra parte, el nuevo equipo económico presentó las condiciones de su primera licitación del mes.

Un informe de la consultora Portfolio Personal menciona que: "los vencimientos de esta semana apenas alcanzan los $10.700 millones de pesos, de los cuales estimamos que alrededor del 80% está en manos del sector privado.

No obstante, el Tesoro tiró ‘toda la carne al asador’ al emitir un nuevo bono DL, aumentar la tasa de la LELITE (en un contexto de baja de tasas cortas), reabrir el BONTE27 (para aprovechar la demanda cautiva de bancos para encajes) y anunciar la conversión de las letras que vencen a fines de julio en manos del BCRA".

En los últimos 40 días, el BCRA habría emitido alrededor de $1.450.000 millones de pesos (1.9% del PBI) en concepto de adelantos transitorios para financiar el déficit primario y emisión para compras de títulos en el mercado secundario.

Esta inyección de pesos por parte del BCRA ayudó a disminuir los riesgos de roll-over por ese motivo desde la consultora estiman que la deuda del Tesoro en manos del sector privado, donde radica el riesgo de refinanciamiento, habría disminuido del 54% a fines de mayo hasta cerca de 44 %.

“Esto implica que la renovación genuina podrá ser bastante menor para cerrar el programa financiero de este año. Paradójicamente, el riesgo de la deuda del Tesoro se fue transfiriendo a los bancos, dado que la tenencia de títulos del Tesoro ahora está mayoritariamente en manos de estos últimos o del sector público” detalla el informe.

Llamativa ausencia de instrumentos CER

Una gran cantidad de analistas del mercado financiero local señalan que en el menú de letras que ofrecerá el Tesoro esta semana hay varios puntos para analizar. El primero de todos es la llamativa ausencia de instrumentos CER, lo cual refleja que la licitación está bastante pensada para los propios organismos del sector público o para el sistema bancario.

El Tesoro buscará también testear el apetito del mercado por la demanda de títulos atados al dólar. También el Tesoro espera un buen resultado tras el incremento de los depósitos en pesos totales durante junio de los Bonte. Por último, tal como hizo en junio, el Tesoro abre un canje para swappear las tenencias del BCRA.

“El gobierno viene emitiendo a destajo, hay un cambio de manos de los bonos en pesos. Estábamos en un círculo virtuoso en donde los ciudadanos compraban bonos y financiaban al Estado, y pasamos a una huida generalizada de los Fondos Comunes de Inversión. De esta forma los pesos huyeron a la caución bursátil y a comprar dólar bolsa” dice el informe.

Fuerte suba del dólar en corto plazo

El 8 de junio cuando se comenzaron a notar los problemas de Guzmán para renovar la deuda en pesos el dólar MEP valía $ 208,71 y en la actualidad está en $ 272 registrando una suba del 40 %.

En tanto, en esa misma fecha, el dólar Contado Con Liquidación valía $210 y ahora llega a 287 pesos una suba del 45%. Luego del 8 de junio la brecha cambiaria pasó para el del dólar MEP es del 125 % y la del del Contado con Liquidación del 135%.

Antes de esa fecha esa brecha osciló entre 80% de piso y el 120% de techo mientras que es probable que si no hay medidas antiinflacionarias la brecha pueda llegar a valores del 150% o 160% en el corto plazo.

“En ese aspecto será clave el valor de inflación de julio que algunas consultoras en función de las recientes remarcaciones de precios podrían llegar a ser de dos dígitos, por lo tanto, el gobierno tendría que apurar la devaluación del dólar oficial. Hoy el dólar oficial en el mercado de futuro cotiza a niveles de $ 181,35 en la posición diciembre” explicó a iProfesional Salvador Di Stefano.

Los bancos rechazan los plazos fijos

Luego del 8 de junio se observó una especie de repudio a la deuda nominada en pesos una señal de alarma para el Gobierno. Los bancos comenzaron a rechazar plazos fijos y salieron a prestar fondos porque el BCRA les dejó de tomar fondos con las Leliq a tasas de interés del 52% anual, de esta forma presionaron a los bancos para que salgan a comprar títulos públicos, sin embargo, los bancos optaron por volcar la liquidez en préstamos a empresas a tasas por debajo del 52,0% anual.

En junio las tasas de interés que pagaron los bancos a los ahorristas minoristas por los plazos fijos aumentaron por encima de las que reciben los bancos por las Leliq que emite el BCRA.

La rentabilidad de los bancos comenzó a reducirse por lo tanto estos frente al aumento de la inflación a mediados de junio pasado comenzaron a dejar de renovar esas letras y quedarse con los pesos que le entrega el BCRA a cambio.

Un grave problema que no advirtieron en ese momento ni Martin Guzmán ni las autoridades del BCRA. La gran duda del mercado es si con Batakis se modificará esta situación.

Carlos Arbia

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…