Jueves, 08 Septiembre 2022 11:11

Dólar soja: ¿un espejismo o un intento para no devaluar el peso? - Por Carlos Arbia

Escrito por

La gran pregunta que se hacen los principales analistas del mercado financiero es si esta es medida es una solución definitiva para aumentar las reservas 

Antes de lanzar el llamado "dólar soja" y a pesar de los refuerzos al cepo cambiario y restricciones a las importaciones, el BCRA llevaba comprados nada más que unos 50 millones de dólares netos. En cambio, ahora a solo tres días de instrumentada la medida esa suma llega casi a los 500 millones de dólares netos. 

En tanto que, en el 2021, con un mercado cambiario menos restringido que el actual, la autoridad monetaria compró más de 7.000 millones de dólares en todo el año, una cifra que será muy difícil de igualar de acuerdo a la opinión de una gran parte de analistas financieros.

Por eso, la gran pregunta que se hacen los principales analistas del mercado financiero local y de Wall Street es si esta es medida es una solución definitiva para aumentar fuerte las reservas internacionales del BCRA, es solo una alternativa para no devaluar el peso frente al dólar en este año en la medida que la inflación aumente y el BCRA no devalúe el peso siguiendo a la inflación o es simplemente un espejismo.

Las primeras tres ruedas operativas del dólar soja como era de esperar por el mercado y por el equipo económico mostraron el mayor saldo de compras netas positivas del BCRA en el mercado oficial de cambios MULC desde el 30 de junio pasado cuando el BCRA y la Secretaría de Comercio impusieron más restricciones a las importaciones vía regulaciones.

Mercado cambiario: los inconvenientes que afronta

El inconveniente es que en un mercado monetario y cambiario desequilibrado estas compras del BCRA generan una fuerte emisión de pesos del Central que generarán una pérdida patrimonial por un aumento de los pasivos monetarios sobre los activos monetarios y la misma deberá ser compensada por colocación del Leliq del BCRA por las que deberá pagar grandes sumas de intereses a los bancos.

La explicación es la siguiente: el BCRA paga 200 pesos por cada dólar que compra al agro y vende a 140 pesos al resto a la cotización del dólar oficial. Como ejemplo ayer pagó un sobreprecio de unos 27.500 millones por los dólares que compró si calculamos la diferencia de 60 pesos entre el dólar Soja de  200 pesos y el dólar oficial de 140 pesos por cada uno de los 465 dólares comprados a los exportadores del agro. Esa diferencia aumenta el pasivo del BCRA y además es expansiva en términos monetarios.

Hay que destacar que, entre el martes y el miércoles por la diferencia de tipo de cambio entre ambos tipos de dólar, el BCRA tuvo que emitir unos 160.000 millones de pesos

Al respecto un reciente informe de la consultora Portfolio Personal destaca que esta estrategia del BCRA es inconsistente e insostenible, pero puede servir para fortalecer las reservas internacionales este mes.

“El FMI establece una meta de reservas internacionales netas deben llegar a u$s6.400 millones al 30 de septiembre, pero no de hoja de balance del BCRA, por lo que se desprende que sólo mide el Activo sin considerar lo que ocurre con el Pasivo. Esta particular política podrá contribuir para que la autoridad monetaria se acerque al objetivo trazado por el Fondo, aunque no puede repetirse en meses subsiguientes” señala el informe.

¿Más emisión?

Es probable entonces que en el caso de repetirse ruedas como las de estos tres días a lo largo del mes, y considerando que la tasa anual de devaluación del BCRA promedio de los últimos días fue de un 70% nominal anual es probable que el BCRA compre unos 2.600 millones de dólares por lo tanto emitiría Base Monetaria por unos $700.000 millones.

Una vez que transcurra este mes, vendrán las complicaciones: probablemente el agro se encuentre reacio a volver a liquidar a un dólar inferior a $200 y surgirán demandas de otros sectores exportadores que reclamarán por acceder a este tipo de cambio diferencial. Lo relevante, para el gobierno, es que la prueba del FMI ya habrá pasado. En tanto que el analista Salvador Di Stefano sostiene "el dólar soja traerá como consecuencia más inflación y devaluación. La estabilidad se logra con una mejora fiscal, cae demanda de dinero y depósitos en dólares".

En ese aspecto hay que mencionar que las reservas internacionales del BCRA están en niveles mínimos más allá de los dólares del Banco Interamericano de Desarrollo para fortalecerlas. Si a esto le sumamos los dólares que podrían ingresar por exportaciones, la máxima aspiración del gobierno es que las reservas lleguen a los U$S 40.000 millones.

Se puede agravar la situación

Lo que agrava la situación con respecto al 2021 es que el balance cambiario muestra que en los últimos 5 meses el BCRA perdió unos 6.300 millones de dólares netos que el Fondo Monetario Internacional giró al país a fines de marzo de este año. En aquel entonces, el desembolsó del FMI incrementó las reservas brutas hasta superar los 43.000 millones de dólares.

En relación a estas últimas hay que considerar que el stock al 31 de agosto se ubicó en u$s36.642 millones. Pero dentro de esas reservas hay un swap chino por 130.000 millones de yuanes. Como en los últimos tiempos la cotización del yuan pasó de 6,30 a 7,0 por dólar, por este motivo se perdieron reservas por U$S 2.000 millones aproximadamente, el problema es que hay perspectivas de que el yuan se siga devaluando. Por lo tanto, se necesita urgente que el gobierno fortalezca las reservas internacionales para evitar una devaluación del peso frente al dólar en el mercado oficial de cambios y los préstamos que autorizaría en los próximos días el BID van en esa dirección.

Di Stefano explica que el gobierno desconoce los avatares del mercado internacional por eso detalla que el stock de soja en el mundo rondaría las 90 millones de toneladas, en Argentina entre lo que queda de la campaña actual y anteriores, habría unas 30 millones de toneladas guardadas, esto implica que Argentina tiene el 33,3% del stock mundial. Si hay una alta venta de soja en Argentina la cotización cederá a nivel internacional y el beneficio de vender soja a $200 se diluirá rápidamente.  Antes del beneficio de dólar a $200 la soja cotizaba en $53.000 la tonelada, con el beneficio el productor podría vender a $75.000 la tonelada.

Según la perspectiva de Di Stefano el precio de la soja seguirá bajando. Algo distinto ocurre con el maíz, antes del dólar soja valía u$s233,50 y ahora u$s236,50 la tonelada.

Esto nos muestra que en el mercado hay vasos comunicantes, el que vende soja no venderá maíz, pronto veremos los efectos en el mercado del trigo. "Como está subiendo el maíz, esto impactará en los costos de la leche, pollo, cerdo, vacunos y otros. La suba de costos no implica aumento de precios, los precios se fijan en el mercado, pero un aumento de costos puede modificar a mediano plazo la oferta de productos y, si la demanda se mantiene constante, bingo, la suba de precios estará asegurada" explica el analista.

En el mercado descuenta que se venderán cerca de u$s5.000 millones en soja y que esto engrosará las reservas internacionales. Pero lo que no tiene en cuenta el equipo económico es que por cada dólar que ingresa, el BCRA deben emitir pesos para pagarle al productor y, es posible que en el futuro esos pesos vayan a comprar dólares alternativos al mercado que observa que el precio de los dólares financieros alternativos es una buena opción frente a la suba de la inflación. Por lo tanto, el llamado dólar soja tal vez sea un simple espejismo, un simple ilusión óptica frente a la realidad económica actual si el equipo económico no logra equilibrar el resto de las variables económicas en el corto plazo.

Carlos Arbia

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…