Miércoles, 30 Noviembre 2022 08:15

Con el "dólar soja" no alcanza: las 4 amenazas que hoy enfrenta la economía - Por Mariano Jaimovich

Escrito por Mariano Jaimovich

Factores domésticos y del exterior condicionarán a la economía en los próximos meses. Qué puede pasar con el dólar y la inflación, según dicen economistas 

El regreso del “dólar soja” no disimula las distintas amenazas que enfrenta el Gobierno en el plano económico para el 2023, según indican analistas. En especial, por las presiones que se ejercen al tipo de cambio e inflación. 

Un nuevo informe de la consultora LCG, fundada por Martín Lousteau, señala que son cuatro los peligros que enfrentará el país el año que viene, de los cuales dos son de origen local y los dos restantes provienen del exterior.

“Dentro de las internas, en primer lugar, se encuentra el problema del financiamiento en pesos, algo que depende de la negociación con la oposición para calmar el nerviosismo del año electoral”, indican.

En segundo término, citan la cintura por conseguir divisas por parte del Banco Central, lo cual dependerá de la capacidad de tener “buen diálogo” con el sector primario.

Por el lado externo, las amenazas son el factor climático y el “apretón monetario” a nivel internacional, que puede contagiar un estancamiento a nivel global. O bien, “una depreciación de las monedas de los países vecinos que induzcan más presión sobre el valor del peso”, completan desde LCG como los factores clave.

Dólar soja como estrategia de corto plazo

Al mismo tiempo, el escrito hace hincapié en la estrategia del Ministro de Economía, Sergio Massa, en no realizar "correcciones definitivas" en el tipo de cambio, sino que se vuelca por avanzar en regresar con la medida de corto plazo del "dólar soja", para tener en la mira a la cuestión cambiaria.

"En esta oportunidad, es necesario acumular reservas en diciembre para intentar llegar a la meta con el FMI, pero también para atravesar el verano que está signado por una merma en la liquidación de trigo, que es el cultivo más afectado por cuestiones climáticas", resumen desde LCG.

Por lo tanto, al volver implementar un precio de dólar diferencial para la soja se espera que “se adelante la cosecha” que se liquidaba habitualmente desde el mes de febrero.

“A diferencia de septiembre, cuando se implementó el dólar diferencial de $200, esta vez no hay retención por parte de los productores, con lo cual todo será efecto adelantamiento de ventas futuras”, advierten los economistas de esta consultora.

Inflación y otros factores en la mira

Ahora bien, otro de los temas que concentra la atención de los argentinos es la escalada de los precios de la economía, sobre todo en diciembre, cuando las compras de fin de año y el cobro del medio aguinaldo presionan.

"El gabinete económico empezará diciembre con un relato acerca de la desaceleración de la inflación. Es probable que la misma se encuentre entre 5% y 6%, un avance que igual no conforma demasiado. La inflación en estos niveles sigue siendo un régimen de alta inflación, incluso diciembre, estacionalmente, suele ser un mes de aceleración inflacionaria y posiblemente se retome a un guarismo superior al 6%", concluyen desde LCG.

Por ende, en caso de haber una desaceleración, "al menos permitirá que las tasas de interés no tengan la presión de otra suba antes de fin de año", aclaran.

Al mismo tiempo, se agrega otro dato de los últimos días, donde se sostiene que la actividad empezó a mostrar signos de haber "encontrado un techo".

"El EMAE de octubre mostró una caída intermensual, algo que no sucedió incluso en los meses de mayor incertidumbre política. Esta dinámica obedece principalmente al freno a las importaciones: el país está pagando alrededor del 80% de lo que importa y esto se sostendrá en 2023 para que cierre el balance cambiario. A medida que las líneas de crédito comercial estén más exigidas, más se sentirá en la actividad doméstica", advierten los expertos.

Y finalizan: "El otro factor que influye es la caída de los ingresos reales. No obstante, esperamos que sea una constante en 2023. Habrá meses mejores donde el salario pueda adelantarse o alcanzar a los precios, y habrá meses en los cuales la inflación puede comer tanto poder de compra que se sentirá en la demanda agregada".

De todas formas, para el año que viene se espera que la actividad "no sufra tanto" la caída en su nivel general.

"Básicamente, porque la inflación incrementa la demanda de bienes y servicios. De hecho, sí esperamos que haya un cambio en la composición de la demanda, menos bienes por la restricción a las importaciones y más servicios por los pesos que pierden valor", cierran como conclusión desde LCG.

Mariano Jaimovich

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…