Miércoles, 18 Marzo 2020 21:00

El coronavirus atormenta a la economía global y profundiza la incertidumbre de la Argentina - Por Guillermo Laborda

Escrito por

La colección de “lunes negro” en mercados no se detiene. El de ayer en Wall Street marcó la segunda jornada más negativa de la historia. Pese a las caídas generalizadas, pueden sumarse más pérdidas en los próximos días.

 

En Nueva York, operadores argentinos consultados por A24.com estimaron que no hay margen para política monetaria ni fiscal que pueda detener pánico en mercados. Las elecciones en EE.UU. agregarán incertidumbre. Como el problema es epidemiológico, de política sanitaria, la solución debe provenir de la misma fuente. El momento actual de mercados y el panorama desde Nueva York presenta las siguientes características:

  • Es un shock combinado de oferta y de demanda a la vez. En Argentina, la situación se agrava por la escasez de herramientas disponibles.
  • La recaudación mostrará caídas significativas en términos reales con un desplome de la economía difícil de cuantificar por las medidas que se irán tomando a lo largo del invierno.
  • El déficit fiscal irá en aumento con el correr de los meses y, con ello, el incremento de la asistencia del BCRA al Tesoro. La brecha se moverá en igual sentido. El BCRA mantendrá la idea de provocar sólo aumentos mínimos en el tipo de cambio oficial.
  • Las reservas líquidas del BCRA estimadas en 10.500 millones de dólares son escasas para atender vencimientos de la deuda en el segundo trimestre.

Lo difícil de anticipar, además, es cómo será la reacción del Gobierno cuando la tasa de infectados crezca en el invierno, al tiempo que las víctimas. Por ello, Alberto Fernández adopta medidas drásticas aún cuando no comenzó el otoño.

La limitante hoy es la cantidad de camas disponibles en terapia intensiva para hacer frente a los infectados que lleguen en situación delicada a hospitales y el número de respirados disponibles. Según fuentes no oficiales, el número de camas disponibles llegaría a 9000, muy escaso frente a las perspectivas de contagio durante el invierno. También será muy difícil de mantener las medidas actuales con el transcurrir de las semanas.

El BCRA mantendrá una política de bajas tasas de interés. Se espera que en los anuncios del Gobierno se disponga la aplicación de la Ley de Abastecimiento en caso de haber faltantes en góndolas. El viernes y ayer hubo reuniones en el Ministerio de Desarrollo Productivo con ejecutivos de la COPAL por ese motivo y alertando por la aplicación de la Ley de Abastecimiento.

El coronavirus, al mismo tiempo, le da margen de acción y tiempo a Alberto Fernández frente a las disputas internas dentro de la alianza gobernante. Incluso que se haya desatado durante el verano argentino esta crisis dio varias semanas de preparación. Adoptó la postura de exagerar reacción antes que quedarse corto, dejando de lado la teoría de su ministro Ginés González García.

Igualmente hay medidas que se están barajando, como la suspensión de vuelos de cabotaje y la interrupción de ómnibus y trenes de larga distancia. La duda no es si lo harán sino cuándo lo harán.

El dato que hay que mirar ahora es el crecimiento diario de la tasa de infección en la Argentina. Es lo que permitirá anticipar la duración de este shock de demanda y de oferta.

La oferta de la Argentina a los bonistas pasará para abril por decisión de Martín Guzmán. La oferta que prepara va a ser más simbólica porque contempla una postura agresiva acentuada por la crisis del coronavirus. Implica quita en cupón de intereses, extensión de plazos, período de gracia de 4 años y, para dejar satisfecho a la política interna y al FMI, una quita en el valor nominal de la deuda. Obviamente será rechazado por la mayoría de los bonistas.

Hay peligro de default generalizado en la región. Las empresas energéticas de mercados emergentes se verán afectadas por el "sudden stop" en el flujo de fondos. Lo mismo para empresas argentinas con vencimientos de deuda en el exterior en el corto plazo. Pemex, la petrolera mexicana, seguramente verá reducida su calificación de riesgo. Ecuador está al borde de un default y requerirá nuevo programa de apoyo del FMI. Colombia sufrirá un incremento del riesgo de su deuda.

Guillermo Laborda
Twitter: @GuillermoLabord

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…