Lunes, 16 Marzo 2015 08:34

Más cerca del país que queremos

Escrito por

Estas palabras fueron publicadas en la madrugada del domingo –tras su triunfo- en la cuenta de Twitter de Ernesto Sanz. Una simple frase, un latiguillo de esperanza y el aire puro que tanto necesitaba la sociedad argentina.

 

Cierto es que el radicalismo no es un partido fácil. Sus 124 años de historia parecen darle la razón de qué significa la República y cuáles son los valores de la democracia como sistema de vida en libertad.

 

La crítica fácil, ignorante o despiadada, llevan a quienes se creen entendidos de la realidad social argentina a sentirse exégetas de cómo dirimir los diferentes criterios de opinión. Hasta ahora nadie puede demostrar otra  manera que la discusión y la decisión de las mayorías como sistema de solución de los conflictos ideológicos.

 

La Convención Nacional celebrada en Gualeguaychú el pasado fin de semana ha sido histórica. Solo comparable –a contrario sensu- con la de Avellaneda de 1957 donde la incomprensión de dos líderes de entonces como Balbín y Frondizi lo llevaron a su división por las “patéticas  miserabilidades”, famosa frase de Yrigoyen.

 

Mayor aún que la de noviembre de 1993 en Santa Rosa cuando Alfonsín logró la mayoría para aprobar “el Pacto de Olivos”, que facilitaría la reforma constitucional  y  permitiera la reelección de Carlos Menem. Esa sombría madrugada en que quien esto escribe, si no hubiera sido desmayado de un sillazo mientras Moreau hacía uso de la palabra y comparaba a Balbín con Chamberlain, hubiera logrado ahorcarlo (Moreau ya había perdido el sentido) y cometido un homicidio sin sentido.

 

Ese fanatismo irracional que muchos radicales hemos padecido a lo largo de nuestras vidas ayer fue dejado de lado.

 

Y debe merituarse ante ello el papel de Julio Cobos, quien al saber que su postura antiacuerdista no contaba con los votos necesarios, aceptó la propuesta de Sanz de votar sólo la moción de los acuerdos, de modo que quien resultara vencido desistiera de su candidatura.

 

Resulta muy fácil escribirlo pero mucho más difícil comprender las horas y días que el diálogo entre ambas partes fue limando asperezas hasta el momento crucial.

 

Traiciones  y mezquindades aparte, la postura del bloque presidido por Federico Storani, fundador de la Junta Coordinadora Nacional en 1968 –plena dictadura de Onganía-  en Setúbal (Santa Fe) y junto al trabajo silencioso de Facundo Suárez Lastra, Gustavo Posse y José María García Arecha (Secretario de la Convención Nacional) lograban aggionar la doctrina del centenario partido.

 

Atrás quedaba la fallida adhesión a la Internacional Socialista y a la socialdemocracia europea que dominó al radicalismo a finales del siglo pasado.

 

Habían entendido que el mundo había cambiado y que en la actualidad la libertad se enfrenta a Rusia, China, los pseudoprogresismos izquierdosos  de América Latina y al fundamentalismo islámico con la única arma de la razón y la legalidad.

 

Han entendido que tras la caída del Muro de Berlín en 1989 ha renacido –lamentablemente- un mundo bipolar y menos democrático.

 

En la Argentina ya no existe “el partido militar” al que echarle las culpas. El adversario de la hora es el populismo prebendario, irracional y demagógico del que el kirchnerismo en estos largos doce años ha sido abanderado.

 

Agotado pero feliz, ya despuntando el nuevo día,  se le escuchó confesar a Sanz a uno de sus más fieles amigos: “Lo importante del acuerdo UCR-PRO-CC es que, gane quien gane, hay un proyecto común de gobernabilidad. Hace mucho tiempo que no vivíamos algo así en la Argentina”.

 

Antes era una utopía, desde hace horas parece un sueño, dentro de cinco meses puede ser realidad.

 

¡¡¡Que así sea!!!

 

Humberto Bonanata
www.humbertobonanata.com.ar
www.facebook.com/humbertobonanataII
Twitter: @hbonanata

 

Buenos Aires, Marzo 16 de 2015

 

 

Visto 1135 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 15:07

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…