Sábado, 14 Marzo 2020 21:00

Coronavirus… ¿un virus contra la grieta? - Por Humberto Bonanata

Escrito por

 

A la pandemia por toda conocida mundialmente, que encuentra a nuestra Argentina con la posibilidad de aprovechar errores e improvisaciones de otros queridos países como Italia, parece hora a hora comenzar a sacudir a nuestros funcionarios.

 

A pesar de la estupidez de Ginés González García de reconocer que “no imaginaba que llegaría tan rápido” tiene junto a él a una eficiente funcionaria como Carla Vizzotti que ha demostrado públicamente rapidez intelectual y practicidad de movimientos ante algo tan desconocido como inimaginable.

Médica infectóloga y especializada en enfermedades inmunoprevenibles, la secretaria de Acceso a la Salud se involucró de lleno en la política de información y concientización del Gobierno en torno de la pandemia. A tal punto que, en medio de una agitada agenda, participó de una capacitación para periodistas en el Centro Cultural Kirchner. Allí habló del concepto de "infodemia", acuñado por la OMS para aludir a la mala información y noticias falsas que se viralizan en las redes y causan pánico.

Vizzotti es el pilar ante el tembladeral que impera en el Ministerio de Salud de la Nación.

Frente a ello, Alberto Fernández utilizó la cadena nacional en forma condicionada por el kirchnerismo que no le permitió convocar a la necesaria unidad nacional de profesionales sanitaristas pluripartidistas, ya que aquí, a seis días de la llegada del otoño no podemos darnos el lujo de continuar desmembrándonos como cuerpo social.

Económicamente estamos en un virtual default –algo tan deseado por CFK y Kicillof - para desestabilizar las ideas presidenciales de no caernos del mundo como sucedió con el aplausómetro parlamentario ante el delirio de Adolfo Rodríguez Saá al anunciarlo en la Asamblea Legislativa tras el golpe cívico-empresarial contra el gobierno de Fernando De la Rúa.

Todos sabemos cómo siguió ese oscuro túnel social.

Cierto que en 2005 teníamos superávits gemelos y la soja cotizaba a U$S 600 la tonelada que le permitió a Néstor Kirchner cancelar la deuda con el Fondo Monetario del 4% anual con un crédito otorgado por el #hermano bolivariano” Hugo Chávez… al 12% anual!!!

Ahora todo está peor. Martín Guzmán parece emular en su soberbia al inolvidable “Toto” Caputo, principal actor del colapso económico de 2018.

Hoy día ningún economista serio baja del 70% a las posibilidades que la Argentina vuelva a caer en un default total. Y de ellos sólo calculan a la pandemia viral en un 10%, lo que demuestra la inexperiencia pendejócrata de Guzmán ante los mercados secundarios (buitres) que aguardan ansiosos nuestra knock out económico.

Pudiera decirse que Alberto Fernández está en el mejor lugar, pero en el peor momento.

Y sin acuerdos con la oposición carentes de mezquindades el Presidente de la Nación será presa fácil de los buitres internos que esperan su fracaso, sin imaginar que una debacle provocaría un “efecto dominó” que arrastraría a la mayoría de la clase política gobernante.

Nunca la noche es más oscura que antes del amanecer. Y aunque la Argentina se acerca a un destemplado otoño político, tiene el Presidente la posibilidad de convocar a la oposición para que –entre todos-podamos salir del infierno tan temido.

El “gobierno bifronte” del que siempre habla Mario Negri se acerca forzadamente a una decisión trascendental; o reforzar la autoridad presidencial con aquiescencia opositora o entregarse a la picadura de la escorpiona que no le dejará terminar cruzar el río.

Humberto Bonanata
www.humbertobonanata.com.ar
Buenos Aires, Marzo 15 de 2020

Visto 1148 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…