Jueves, 22 Octubre 2020 02:20

Trump llega al final de campaña con dudas sobre sus negocios en China - Por David Alandete

Escrito por David Alandete

Una nueva filtración revela cuentas para pagar impuestos al régimen comunista. 

Trump bromea con la posibilidad de tener que irse de EE.UU. si pierde contra Biden.

En la recta final de la campaña, Donald Trump se ve perseguido por la interminable saga de sus impuestos, que tras casi cuatro años en el cargo aún no ha hecho públicos, como es tradición entre los inquilinos de la Casa Blanca. Al no hacerlo, se van sucediendo las filtraciones, una tras otra, semana tras semana, mientras se acerca la cita final con las urnas.

La nueva revelación que ha puesto en jaque a la campaña republicana es que, a pesar de sus ácidas críticas a China, el presidente tiene en ese país una cuenta bancaria desde la que hizo pagos para negocios inmobiliarios entre 2013 y 2015.

Extremadamente locuaz en sus mítines, dado a hablar en ellos de cualquier asunto, desde la presión del agua de los grifos hasta la colonización humana de Marte, el presidente mantiene un escrupuloso silencio sobre sus impuestos, sobre todo después de que el mes pasado el diario «The New York Times» revelara que durante 10 años la declaración de la renta no le salió a pagar y que en 2016 y 2017 debió abonar apenas 750 dólares anuales después de las retenciones.

En ruedas de prensa y entrevistas, el presidente ha sido inusualmente esquivo, él que de nada se suele esconder. En una comparecencia la semana pasada en la cadena NBC, se limitó a decir: «Lo que hicieron es ilegal, número uno. Además, están mal los números que publicaron».

Ahora el «Times» vuelve a la carga con la revelación de que el presidente tiene cuentas bancarias en China, Gran Bretaña e Irlanda, de las que no revela el saldo. Hasta hoy se desconocía la existencia de esas cuentas extranjeras porque aparecen en las declaraciones de bienes de Trump, porque se mantienen bajo titularidad de sus empresas.

La cuenta china, que es la que más ha llamado la atención, está controlada por Trump International Hotels Management LLC, y según los registros fiscales sirvió para pagar 188.561 dólares (unos 160.000 euros) en impuestos al régimen chino por unos negocios sobre acuerdos de licencia entre 2013 y 2015.

Las cuentas británicas e irlandesas tienen más sentido porque, según el «Times», que no ha hecho públicos los documentos, están en manos de compañías que operan los campos de golf de Trump tanto en Escocia como en Irlanda, que regularmente reportan millones de dólares en ingresos de esos países.

Respuesta de Trump

Según dijo Alan Garten, un abogado de la empresa Trump, en un comunicado, la cuenta en China se abrió «para explorar el potencial de ofertas hoteleras en Asia». «Nunca se materializaron acuerdos, transacciones u otras actividades comerciales y, desde 2015, la delegación ha permanecido inactiva. Aunque la cuenta bancaria permanece abierta, nunca se ha utilizado para ningún otro propósito».

Las declaraciones de la renta no suponen una estimación de patrimonio, porque el presidente no debe declarar todos sus activos, pero muestran además que Trump es un hombre bastante endeudado. De hecho, en cuatro años debe satisfacer un crédito de 421 millones de dólares. Además, el plazo para el pago de una hipoteca de 100 millones sobre su icónico rascacielos en la Quinta Avenida de Manhattan vence en 2022.

La semana pasada, en la entrevista en la cadena NBC, la periodista le preguntó por esa deuda de 420 millones, que el presidente confirmó de forma algo vaga. «Tengo un porcentaje muy, muy pequeño de deuda. De hecho, una parte de esa deuda la contraje por hacerle un favor a unos bancos que querían prestarme dinero. Cuatrocientos millones en comparación con los activos que tengo, todas estas excelentes propiedades en todo el mundo como, francamente, el edificio del Bank of America en San Francisco». (Trump es dueño de un 30% del rascacielos).

La estimación del «Times», sobre la base de los documentos de los que dispone, es que, entre 2000 y 2017, Trump ha pagado de media estimada unos 1,4 millones de dólares por año. En comparación, el 0,001% de contribuyentes que más ganan en EE.UU., multimillonarios como él, pagan de media 25 millones de dólares al año.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…