Domingo, 16 Enero 2022 01:50

Corea del Norte realiza el cuarto ensayo armamentístico en nueve días - Por Jaime Santirso

Escrito por Jaime Santirso

Corea del Norte ha disparado dos nuevos misiles balísticos. El régimen reclama así su cuota de protagonismo entre la agenda global con el tercer ensayo armamentístico en apenas nueve días. Unas horas antes, sus autoridades calificaron la imposición de nuevas sanciones por parte de Estados Unidos de «provocación» y adelantaron «una firme respuesta». 

Ambos han despegado desde Uiju, condado cercano a la frontera con China, y han cubierto una distancia de 430 kilómetros a 36 kilómetros de altura, alcanzando una velocidad seis veces superior al sonido, antes de precipitarse en las aguas frente a la costa oriental del país. La primera eyección se ha producido a las 14.21 y la segunda a las 14.52 (hora local), según ha detallado el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

«Parece que el Norte disparó los misiles hacia un objetivo predeterminado para verificar su precisión», ha revelado un miembro anónimo de la institución en declaraciones filtradas a la agencia de noticias ‘Yonhap’.

El cielo norcoreano luce particularmente concurrido estos días: hasta cuatro proyectiles lo han surcado en poco más de una semana. La primera eyección tuvo lugar el pasado miércoles 5 de enero. El régimen aseguró entonces, a través de la agencia estatal de noticias ‘KCNA’, que se trataba de un «misil hipersónico», el segundo ensayo de dicha arma hasta la fecha.

Los misiles hipersónicos vuelan a altitudes más bajas que los balísticos y llegan a alcanzar velocidades cinco veces superior al sonido

Los misiles hipersónicos vuelan a altitudes más bajas que los balísticos y llegan a alcanzar velocidades cinco veces superior al sonido. Su trayectoria irregular hace que resulten, además, más difíciles de identificar para los mecanismos de defensa. «Estos éxitos sucesivos (...) tienen una importancia estratégica en la modernización de las fuerzas armadas», destacaba el texto.

El segundo lanzamiento llegó el martes 11 ante los ojos del líder Kim Jong-un, quien supervisó la maniobra. «Creemos que se trata de un misil más avanzando que el disparado el 5 de enero, aunque los organismos de inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos están llevando a cabo análisis detallados», apuntaron entonces las fuerzas armadas del país vecino. Corea del Norte sacó pecho, de nuevo a través de KCNA: «El reciente desarrollo de un nuevo tipo de armas (...) forma parte de los esfuerzos para modernizar la capacidad de defensa nacional».

Nuevas sanciones

Estados Unidos reaccionó ayer con la imposición de nuevas sanciones. Estas castigan a seis ciudadanos norcoreanos –cuatro residentes en China y dos en Rusia–, otro ruso y una empresa también rusa por «contribuir materialmente a la proliferación de armas de destrucción masiva o a su producción por parte de Corea del Norte».

«Estos nuevos ensayos son profundamente disruptivos, peligrosos y vulneran múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», ha denunciado el Secretario de Estado Anthony Blinken durante una entrevista con el canal de televisión estadounidense ‘MSNBC’. «Creo que Corea del Norte intenta llamar la atención, lo ha hecho en el pasado y probablemente seguirá haciéndolo», ha añadido.

«Una respuesta más firme»

La medida ha causado indignación en Pyongyang. Un portavoz del Ministerio de Exteriores ha asegurado esta mañana que los lanzamientos representan «un ejercicio del derecho de autodefensa». «Esto demuestra que aunque la actual Administración habla de diplomacia y diálogo, todavía mantiene su política de aislamiento y asfixia (...). Si EE.UU. adopta semejante posición confrontacional, Corea del Norte se verá obligada a ofrecer una respuesta más firme», ha advertido unas horas antes de los disparos.

Corea del Sur, por su parte, ha vuelto a insistir en la importancia del diálogo. «Una vez más urgimos a Corea del Norte a responder a los esfuerzos del Gobierno de Corea del Sur para alcanzar la paz a través del diálogo en un momento en que la estabilidad y seguridad en la península de Corea es crítica», ha apuntado Cha Duck-chul, portavoz del Ministerio de la Unificación, durante una rueda de prensa.

Armas, hambre

Ambos lanzamientos vienen a refrendar las palabras de Kim Jong-un, quien en su discurso de Año Nuevo llamó a reforzar la capacidad militar del país. Los objetivos del último Plan de Desarrollo Quinquenal, aprobado en enero del año pasado, establecen que Corea del Norte debería tratar de «completar el proyecto nacional de fuerza nuclear» para convertirse en un «poderoso estado socialista».

Esta campaña resulta prioritaria después del fracaso de las históricas cumbres mantenidas con la Administración Trump desde 2018, que pretendían congelar el desarrollo del programa nuclear norcoreano a cambio de levantar las sanciones contra el régimen. Dichas sanciones han agudizado la escasez alimentaria que sufre la población, provocada por las desastrosas políticas del régimen. El líder, que cumple una década al frente del país, también incidió en la importancia de aliviar la carestía.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…