Lunes, 28 Noviembre 2022 08:59

China 'Secuestra' Áreas Naturales De Bolivia Para Saquear Su Oro - Por Ronald Catari

Escrito por Ronald Catari

Empresas asiáticas se camuflan entre mineros locales en el norte de La Paz, la capital del país, y extraen el metal.Esta explotación sin control contribuye a contaminar con mercurio las aguas de reservas naturales de la Amazonia.

Las reservas naturales 'cautivas', a causa de la fiebre del oro, están en el departamento de La Paz, capital política de Bolivia, a sólo seis horas de la oficina del presidente Luis Arce. Allí empresas chinas, dedicadas a extraer oro, se camuflan entre mineros bolivianos y protagonizan uno de los mayores saqueos de los recursos naturales de este país.

Los árboles han sido reemplazados por 'dragones chinos', como se denominan las dragas; el canto de las aves por el sonido de maquinaria que funciona todo el día; y el agua cristalina de sus ríos por agua contaminada con mercurio.

Son varios los sectores que ya han sido invadidos en el norte de La Paz por la extracción ilegal del oro. La población de Mayaya es claro ejemplo de lo que está sucediendo en una de las reservas naturales más importante de Bolivia y del mundo. Allí los habitantes son amenazados para no contar nada sobre su 'secuestro' a cambio de migajas de oro. Son extranjeros chinos los que se llevan la mayor parte de las ganancias.

Como una invasión

Se trata de 'trabajos forzados' que no paran en ningún momento. En Mayaya, grupos de mineros bolivianos han conseguido permiso para explotar el oro. Sin embargo, entre ellos se camuflan decenas de empresas chinas que de alguna manera han logrado introducir maquinaria para explotar el metal. Allí ya no es extraño ver una gran cantidad de ciudadanos chinos que administran la explotación del recurso natural y controlan que las máquinas no dejen de funcionar. Como si se tratara de una invasión.

La jornada laboral para extraer el oro es de 24 horas y está dividida en tres turnos. El primer grupo de obreros, por lo general bolivianos, trabaja once horas seguidas; luego son reemplazados por otro contingente que también deberá cumplir el mismo periodo. A ellos les siguen los denominados 'poceros', habitantes de estas regiones que no tienen otra opción que aceptar las migajas: por dos horas pueden recoger las sobras del oro de los pozos donde antes pasó la maquinaria china.

Bajo esa organización, las empresas chinas se enriquecen con el oro boliviano, no pagan impuestos, contaminan los ríos con mercurio y otros desechos tóxicos que inevitablemente terminarán afectando a otras comunidades cercanas, como la reserva natural del Madidi.

El 'alimento' de baterías viene de África

China ha adquirido activos en África, sobre todo en Zimbabue (zona de Arcadia), República Democrática del Congo (Manono, provincia de Tanganica), Tanzania, Liberia, Zambia y Sudáfrica, para ampliar su suministro de litio.

Tercer mayor productor mundial de cobre

La explotación de cobre ha convertido a China en el tercer productor mundial (con un 9,1%) después de Chile y Perú. Sus empresas están presentes en esos países, además de en Argentina y Brasil. De América también extraen oro y hierro.

Níquel asiático y todo tipo de mineral australiano

China es el mayor consumidor mundial de níquel, pero no produce lo suficiente para satisfacer su propia demanda y depende de Indonesia y Filipinas. Sus negocios mineros también llegan a Australia: hierro, litio, níquel, zinc y cobre.

Leyes ignoradas

Son miles los bolivianos que acceden a trabajar bajo esas condiciones. Son contratados por las cooperativas mineras del país, pero en realidad su supervisor es un ciudadano chino. Hay quienes trabajan allí durante más de una década y afirman que lo hacen por el salario, que es de aproximadamente 3.500 bolivianos (489 euros); el que sabe operar la maquinaria puede cobrar 8.000 bolivianos (1.118 euros).

Los mineros de esa región prefieren ignorar que las leyes bolivianas prohíben que se contraten obreros para la explotación de los recursos.

El saqueo del oro boliviano por empresas chinas, hasta ahora impune, coincide con el hecho de que la República Popular de China se ha convertido en el principal acreedor de ese país. De acuerdo al Banco Central de Bolivia, hasta fines de 2021 el monto ascendía al 10,3% de la deuda externa pública, lo que equivale a 1.312 millones de dólares.

Esta forma de explotación ilegal del oro boliviano es advertida desde 2018. Los investigadores han visitado estas regiones durante años y han visto cómo la invasión de empresas chinas va creciendo. El acuerdo al que han llegado con los mineros bolivianos, al margen de la ley nacional, es que ellos entregan sus espacios a capitales extranjeros «a cambio del 20 o 30% de las ganancias», alertó Jimena Mercado, periodista de investigación especializada en medio ambiente y economía que destapó las sociedades ilegales entre cooperativas mineras y capitales chinos para la explotación del oro en la Amazonia boliviana.

Es decir, que estos sectores de la Amazonia boliviana están a nombre de mineros bolivianos, pero quienes en realidad trabajan, ponen la tecnología, extraen el oro sin interrupciones y contaminan el río Kaka son las empresas chinas. Ellas se llevan hasta el 80% del valor del oro sin pagar impuestos y a cambio dejan migajas, junto a la contaminación dentro de las entrañas de la reserva natural.

Las empresas chinas, al estar camufladas como cooperativas mineras bolivianas, se libran de pagar cuatro impuestos que, sumados, representan el 60% de la producción. Actualmente, su fachada les permite dejar sólo el 2,5% de regalías, mientras que el estado boliviano recibirá el 4,8% de impuestos. En ese contexto, Bolivia está siendo despojada de sus riquezas naturales, como ya sucedió antes con la explotación de la plata durante la época del dominio español.

Secreto a voces

Se trata de un secreto a voces, y el Gobierno boliviano es consciente de lo que sucede. Uno de los dirigentes de los mineros, Ramiro Balmaceda, reconoce que «hay evasión de impuestos» en los acuerdos con empresas chinas «al margen de la ley». La falta de inversores nacionales provoca que «se aprovechen los chinos», añade Balmaceda.

De acuerdo a datos del Ministerio de Minería boliviano, el 70% de la producción de oro en Bolivia proviene del departamento de La Paz; durante el primer trimestre de 2022 el 99% de ese metal se registró como si hubiese sido producido por las cooperativas y sólo el 1% por empresas privadas. Sin embargo, desde el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Alfredo Zaconeta explica que el oro en realidad está siendo extraído por empresas privadas que están ocultas tras los mineros bolivianos.

Sergio Mendoza es otro de los investigadores que evidenció este saqueo indiscriminado del oro. En una reciente publicación explicó que estas empresas chinas, al no estar registradas en Bolivia, no dejan huella en el sistema financiero el país y «su oro se vende en el mercado negro».

En la misma investigación de Mendoza se señala que entre Mayaya y otras regiones del norte de La Paz hay alrededor de 146 áreas mineras; no obstante, el 67% de las operaciones son ilegales. Extracciones de oro descarnadas que están provocando que la Amazonia boliviana pierda su esplendor.

El veneno que quiebra la salud

La demanda de mercurio en el departamento de La Paz es de más de doscientas toneladas al año de acuerdo a las autoridades regionales. El elemento químico es usado en la extracción ilegal del oro por las empresas chinas, que a medida que avanzan por las regiones amazónicas dejan una huella de contaminación y enfermedades. Una factura que sus habitantes pagarán de por vida.

Una mujer de 26 años que trabaja como cocinera en una balsa aurífera de la Amazonia fue diagnosticada con 100 partes por millón de mercurio en su organismo. La Organización Mundial de la Salud considera como «aceptable» una parte por millón como máximo en los organismos vivos. Es «como un récord», advirtió el científico colombiano Jesús Olivero, responsable de un reciente estudio sobre el problema.

El mismo informe reveló que los más contaminados por mercurio son los niños y jóvenes menores de 20 años, debido que se les detectó 6,9 partes por millón de mercurio en su organismo. Un grupo que tiene menos posibilidades de estudiar por el impacto que tiene sobre su desarrollo neurológico.

El relator especial de Sustancias Tóxicas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Marcos Orellana, expresó que «hay una gran preocupación» por el incremento del uso del mercurio.

Pese a que Bolivia ha sido conminada por la ONU a presentar un plan de reducción de uso de este elemento químico, puede ser encontrado en almacenes especializados e internet a precios asequibles. La venta es libre y la demanda es alta. Se estima que para explotar una tonelada de oro se utiliza de dos a tres toneladas de mercurio.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…