Viernes, 05 Junio 2020 21:00

Prevén que Argentina y México tendrán las peores caídas económicas de la región - Por Marcia Dell'Oca

Escrito por Marcia Dell'Oca

 

El REM de mayo estimó que en 2020 la economía argentina se contraerá 9,5%. Para México, las expectativas recesivas treparon a 7,8%. Después de Venezuela y antes de Ecuador, reúnen las proyecciones más pesimistas.



Argentina y México enfrentan las peores expectativas de recesión de la región, sacando a Venezuela.


El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central recabó que las consultoras y centros académicos a fines de mayo proyectaban que el PBI argentino termine 2020 con una caída del 9,5% anual. Estas cifras superan con amplitud las proyecciones más pesimistas para la mayoría de los países vecinos y dan cuenta de que Argentina era un país que cuando chocó contra la pandemia ya traía los paragolpes rotos.

Los nuevos "pobres-covid", la peor herencia de la cuarentena

Detrás de la hiperinflacionaria Venezuela, Argentina es el país en el que los precios avanzan a mayor velocidad de todo el continente desde 2009 -solo en 2012 luego de la aceleración inflacionaria tras el terremoto, Haití le disputó momentáneamente este segundo puesto-. Y desde 2017, la inflación volvió a envalentonarse con mecanismos cada vez más aceitados de indexación. Paradójicamente la crisis del coronavirus hizo crujir esos mecanismos por primera vez en más de dos años, desindexando de facto salarios, tarifas y jubilaciones, al menos de forma transitoria.

Argentina, después de Venezuela, es el país con la inflación más alta de la región y el único que llega a la crisis del Coronavirus con dos años consecutivos de recesión acumulada. Suma además la falta de acceso al crédito internacional y la falta de ahorro doméstico.

Es también el único país (además de Venezuela) que llegó a la crisis del Covid-19 con dos años consecutivos en recesión. México con una caída del 0,15% en 2019 era el otro en fase recesiva, mientras que Ecuador con 0,05% también estaba estancado. El agravante para Argentina fue también la falta de ahorro doméstico (un rezago estructural frente al resto de la región) y la imposibilidad de tomar prestado ahorro externo por la crisis de deuda, restricción que -en menor medida- también complica a Ecuador.


No en vano también en los análisis de organismos multilaterales Argentina aparece a la cabeza de las peores recesiones esperadas para este 2020. Si se toman las últimas proyecciones de la Cepal de mediados de abril -y se dejan de lado las islas del Mar Caribe y Venezuela (-18%)-, se observa que para el conjunto de la región se esperaba 5,2% de desplome de la actividad. Y solo tres países de América Latina continental iban hacia una caída de su PBI del 6,5%: Argentina, México y Ecuador. Nicaragua (-5,9%) y Brasil (5,2%) completaban el top five de los peores desempeños económicos. En cambio, para Colombia se esperaba una caída del 2,6%; y Perú, Uruguay y Chile, una del 4%.

Las explicaciones de la Cepal se sintetizan en que Ecuador y Argentina, con fuertes problemas de deuda no iban a contar con crédito para amortiguar la caída. México se veía afectado por su dependencia del petróleo y la volátil relación con los Estados Unidos. Para Chile, el golpe venía más que nada porque es el país cuyas exportaciones dependen de China en más de un 30%, aunque desde luego que la desaceleración china golpea a toda la región.

En cambio, si se toman los números del FMI elaborados también en abril, las proyecciones para la región eran algo mejores, pero Kristalina Georgieva ya adelantó que están en revisión. Para el organismo internacional el peor pronóstico era Venezuela (-15%), seguido a la distancia por México (-6,63%). El tercer puesto era de Ecuador (-6,27%) por su crisis de deuda y detrás venía Argentina (-5,72%) con una carrera estanflacionaria de dos años además de estar en crisis de deuda.

Para Brasil era el quinto puesto (-5,3%), pero a sabiendas de que el mercado laboral iba a ser una masacre y el desempleo se dispararía al 14,7% porque ya venía de cifras de dos dígitos desde 2016.

En los pronósticos de abril del Fondo Monetario, solo otros tres países de la región superarían las dos cifras de desempleo: Colombia que las alcanzó el año pasado y este 2020 llegaría al 12,2% de desocupados de la mano de una caída del 2,4% del PBI; Uruguay (10,55%) con una recesión de 3% del PBI y Argentina, que llegaría al 10,9% de desempleo para bajarlo a 10,08% en 2021.

En esta misma línea, para la red de analistas de Focus Economics, hasta hace un mes atrás, el ranking de las peores caídas en la región lo conformaba la tríada Venezuela, México y Argentina con caídas del 19,6%, 7,1% y 5,9%, respectivamente. Junto con Ecuador (-5,2%) formaban el grupo de los cuatro países que este año terminarían con un desempeño peor al del promedio de la región.

Un mes atrás la caída en Argentina que proyectaba el REM era del 7% y ahora es del 9,5%. En Brasil, el Banco Central esta semana estimó una caída del 6,25%, cuando un mes atrás promediaba el 3,76%. Lo que muestra que a medida que avanza la pandemia el horizonte se oscurece.

Cabe aclarar que un mes atrás la caída proyectada por el REM era del 7%, lo que muestra que a medida que avanza la pandemia el horizonte se oscurece. Como también viene sucediéndoles a casi todos los países de la región. Por ejemplo, el relevamiento que hace el Banco do Brasil esta semana proyectó una caída de su PBI del 6,25%, cuando un mes atrás esa estimación promediaba el 3,76%.

Similar es el avance del pesimismo sobre las proyecciones de otros países. Por ejemplo, las estimaciones de Fitch Ratings para Colombia estaban en 2% de contracción del PBI y hace dos semanas la calificadora de deuda las incrementó a 4,5%. Casi en simultáneo y una vez confirmada una baja del 16,3% del nivel de actividad en marzo, el Scotiabank llevó sus proyecciones recesivas de la economía de Perú al 9%, cuando hasta ese entonces el consenso se ubicaba en torno a 4,5% estimado por el FMI.

En México, en tanto, las proyecciones no saltan a pasos tan agigantados como las de Argentina, Perú o Brasil, pero siguen enturbiándose. Este viernes el consenso de expectativas que releva quincenalmente el Banco Central de México pasó del 7,6% de caída del PIB al 7,8%.

"La incertidumbre en torno a estas estimaciones se mantiene elevada, como lo refleja el rango correspondiente que va desde -10.0% hasta -6.0%. Para 2021, las proyecciones del crecimiento del PIB según el consenso siguen en 2,5%", aclaró la autoridad monetaria mexicana.


Marcia Dell'Oca

Visto 349 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…