Lunes, 05 Octubre 2020 01:59

Se bifurcan los caminos entre A. Fernández y López Obrador- Por Emilio Cárdenas

Escrito por Emilio Cárdenas

Antes de asumir su actual gestión presidencial en la Argentina, Alberto Fernández no ocultaba su admiración por el político mexicano Andrés Manuel López Obrador. Pero hoy los caminos de ambos mandatarios parecen haberse bifurcado.

El presidente argentino luce empeñado esencialmente en asegurar a su vice-presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, una impunidad absolutamente total respecto de las numerosas causas judiciales en las que, en su propio país, se la investiga activamente por presuntos actos de corrupción.

En cambio, Andrés Manuel López Obrador, modificando una actitud que había sido la tradicional en su país, a poco de iniciar su mandato de seis años está promoviendo -sin disimulo alguno- la investigación de los posibles actos de corrupción de sus cinco antecesores en la presidencia de México. Los que gobernaron entre 1988 y el 2018 y quienes los acompañaron en sus gestiones, a todos los niveles.

Hablamos de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, y Enrique Peña Nieto y de sus respectivos equipos de gobierno.

Para lo cual está proponiendo, como indispensable primer paso, la realización de una consulta mediante un referendo popular, que seguramente será convalidado judicialmente.

¨No es una persecución”, aclara, “pero no puedo permanecer en silencio”, agrega.

Mientras Alberto Fernández busca de todas maneras ocultar la corrupción pasada, Andrés Manuel López Obrador cree que exponerla a la plena luz del día es el mejor antídoto contra ella y quiere, por ello, ponerla sobre la mesa. La iniciativa es, como era de suponer, enormemente popular entre la juventud mexicana. Ya se han recolectado más de 2,8 millones de firmas en apoyo directo de la misma.

El referendo se hará probablemente en el mes de junio del año próximo, al tiempo de las elecciones intermedias para elegir a los gobernadores y a los parlamentarios. Simultáneamente con ellas, para así bajar costos y no generar incomodidades innecesarias a su pueblo. El paso del tiempo puede evidente haber ya hecho prescribir a buena parte de los delitos que eventualmente se investiguen.

Para el hábil López Obrador, es también necesario eliminar la inmunidad que, sobre las investigaciones del tipo antes referido, protege a los gobernantes mexicanos durante el ejercicio de sus respectivos mandatos. La Suprema Corte de México decidirá sobre el tema en las próximas semanas. El tema ya goza, aparentemente, de un importante apoyo popular.

Investigación caliente

Mientras esto avanza, una investigación está también sacudiendo el ambiente político mexicano: la que se refiere a Emilio Lozoya, funcionario de la administración de Peña Nieto, a quien se acusa de haber percibido coimas cuando estuvo al frente de la enorme empresa petrolera estatal.

Luego de ser extraditado desde España, Lozoya ha declarado ya que Peña Nieto y algunos legisladores recibieron, en su momento, distintos pagos ilegales millonarios por parte de diversas empresas mexicanas, a la menara de contraprestación -presumiblemente- de “favores” por él realizados a particulares, entre los que podría sorpresivamente encontrarse al mismo Cartel de Sinaloa.

Felipe Calderón ha calificado a las medidas propuestas por López Obrador como pertenecientes a un “circo político” abierto hacia el pasado para beneficio de López Obrador cuya gestión económica está siendo tenida como bastante deficitaria.

Siembra de resentimientos

Muchos alertan acerca de la posibilidad de que el inesperado accionar del presidente López Obrador contra la corrupción pasada comprometa la independencia del Poder Judicial y alimente el populismo. Lo que no es ciertamente imposible. Otros sostienen, en cambio, que se trata de un accionar vengativo mal disimulado, cuyo objetivo real es el de despejar el escenario político de la influencia de los presidentes pasados, obligándolos a permanecer en silencio, en un costado y sin interferir negativamente en las gestiones presidenciales posteriores a las suyas.

López Obrador es considerado como un especialista en atizar las tensiones sociales y encender las emociones públicas, lo que siempre esconde sus peligros, según nos enseña una y otra vez la historia, en todas partes del mundo. Cuidado con esto, no es un tema menor. La siembra de resentimientos daña profundamente a las sociedades, las divide, enfrenta y debilita. La Argentina lo sabe bien, por lo menos desde 1945.

Mientras tanto, López Obrador tiene en su favor al 60% de los encuestados recientemente a los que se les preguntara acerca del apoyo a su actual gestión de gobierno. Nada mal. Pese a que no ha resuelto ninguno de los principales problemas de México a los que directamente apuntara durante la última campaña electoral.

Pero ha bajado ostensiblemente el gasto público; se ha desprendido del demasiado lujoso avión presidencial; no está utilizando la residencia oficial, a la que considera demasiado cara; y ha bajado los sueldos de los funcionarios públicos, incluyendo naturalmente al suyo.

El partido político que lo llevara a la presidencia de México en la que fuera una verdadera avalancha política, Morena, domina el escenario político actual. A la manera propia del PRI, luego de sus largas décadas de claro predominio político. Por ello se ha negado a aumentar la presión impositiva, pese al daño generado por la dura pandemia.

La notoria cada vez más fuerte concentración del poder en manos de Morena es muy preocupante, porque ella alimenta las preocupaciones por la necesidad de evitar lo que comienza a aparecer como un relato o discurso, por ahora al menos, que se ha transformado en “casi único”, lo que está obviamente muy lejos de ser lo ideal.

Porque no hay que olvidar, nunca, que la democracia es siempre un muy delicado mecanismo de pesos y contrapesos, en el que la libertad de opinión y el derecho al disenso son respetados por todos, a raja tablas. Como debe ser.

Ex embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…