Jueves, 25 Marzo 2021 12:39

Coherencia izquierdista: en el “Día de la Memoria” el Gobierno argentino se rinde ante Maduro - Por Marcelo Duclos

Escrito por Marcelo Duclos

Casi como una provocación, el kirchnerismo decidió blanquear el 24 de marzo la salida de Argentina del Grupo de Lima, decisión que se festejó en Caracas. 

En los últimos meses, todos los cambios que ocurrieron en el Gobierno argentino tuvieron la misma característica: un retroceso del peronismo tradicional y un avance del kirchnerismo duro.

Claro que para el kirchnerismo hay dictaduras buenas y malas. Militares buenos y malos. Autoritarismos lindos y feos. Es por esto que no les tembló el pulso para blanquear la alineación total y definitiva con el régimen de Nicolás Maduro, un 24 de marzo. El “Día de la Memoria”, donde justamente se propone reflexionar y repudiar las acciones generadas por el terrorismo de Estado. Pero para la izquierda, depende qué terrorismo de Estado. Si lo hacen los amigos, no pasa nada.

“Argentina formalizó su retiro del denominado Grupo de Lima, al considerar que las acciones que ha venido impulsando el Grupo en el plano internacional, buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, no han conducido a nada”. señaló hoy en un comunicado el canciller Felipe Solá. Puede ser que tenga razón. Ahora, yendo a otro párrafo de la declaración, uno comprueba al instante la hipocresía y el doble standard del Gobierno argentino:

“La mejor manera de ayudar a los venezolanos es facilitando que haya un diálogo inclusivo que no favorezca a ningún sector en particular, pero si a lograr elecciones aceptadas por la mayoría con control internacional”. Puede que las acciones del Grupo de Lima hayan sido hasta el momento infructuosas. Pero… ¿el diálogo con la dictadura de Maduro ha ofrecido mejores resultados? Claramente no. Todo lo contrario. Si las presiones del Grupo de Lima han sido inútiles, los reiterados intentos de diálogo con el chavismo han sido directamente contraproducentes.

Aunque en Caracas se festeja, la salida de Argentina del Grupo de Lima no cambia absolutamente nada con respecto a Venezuela. A lo sumo, Maduro puede celebrar el triunfo del kirchnerismo duro sobre el albertismo moderado, del que no quedó ya absolutamente nada. En los últimos meses, todos los cambios que ocurrieron en el Gobierno argentino tuvieron la misma característica: un retroceso del peronismo tradicional y un avance del kirchnerismo duro. Primero en el Ministerio de Salud, luego en el de Justicia y ahora en el plano internacional.

Aunque la salida del Grupo de Lima no signifique nada en lo concreto, al menos tendría que leerse en Argentina como un nuevo llamado de atención: Alberto Fernández está entregado, Cristina Kirchner ya está al frente y su espacio político va por todo. Algo para tener en cuenta sobre todo en las elecciones legislativas de este año.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…