Viernes, 10 Septiembre 2021 09:28

Aprender a votar: La calidad bien entendida comienza por casa – Por Guillermo Ruano

Escrito por Guillermo Ruano

Desde hace 75 años, nuestra querida patria, la República Argentina, está sumida en un declive, que partió de un futuro promisorio para proyectarse en una caída vertiginosa y permanente hacia la decadencia total y absoluta, con leves mesetas de prosperidad en la década del 60. 

Durante mucho tiempo he culpado a la clase dirigente, de que con sus métodos corruptos, violentos, demagógicos y adoctrinantes, han sido los causantes de esta triste y vergonzosa situación.

Pero, debo reconocer que me equivoqué al hacerlos responsables a ellos, me equivoqué al no identificar la raíz del problema, confundí a los usuarios, con los proveedores.

Y los proveedores, responsables y causantes SOMOS TODOS LOS QUE VOTAMOS, ya sea a favor o en contra, Porque los que votan a los usuarios del poder, que luego se apropian, por acción o por omisión o sea por corruptos o por ineptos, de la riqueza, la soberanía, la cultura, la paz, la educación, la tradición, los principios éticos, los valores morales y la dignidad nacional lo han hecho por tres causas básicas:

Por IGNORANTES si lo hicieron sin conocer la historia, Por NECIOS si conociéndola la negaron, y Por COMPLICES si conociendo la historia, la usaron para beneficiarse en lo personal.

Y los que no votamos a favor de los políticos corruptos o ineptos somos responsables por no haber hecho nada, por COBARDIA y/o COMODIDAD, cuando hemos visto el devenir de los hechos que nos llevaron a la debacle del país y a la promiscuidad política actual y que por no hacer nada, los hemos dejado ocupar esos espacios de poder.

Por eso creo que, tanto unos como otros, necesitamos reflexionar sobre qué cosas debemos tener en cuenta, a los efectos de tratar de orientar mejor nuestras decisiones como sufragantes.

Aprender a descubrir a los candidatos:

Cuando los políticos se presentan en campaña, tratan por todas las maneras posibles, de seducirnos con discursos vacíos de contenido que pocos analizamos. He aquí algunas sugerencias para descubrir las cualidades intrínsecas de un futuro gobernante:

1- PONER EN PRIMER LUGAR A LA NACION

La mayoría de nosotros votamos por cómo nos fue económicamente, con la gestión de un determinado partido político, acortando de esa manera la posibilidad de desarrollo de un objetivo, más importante y beneficioso.

Todos creemos que, si a uno le fue bien, al país le va ir bien, y no dejamos de mirarnos el ombligo. Somos muy individualistas y egocéntricos en nuestra valoración.

Si en vez de poner nuestro interés personal a la hora de votar, pensamos en una política que haga crecer al país, tal vez tome más tiempo en concretar los beneficios, pero a la larga como estamos inmersos en él, todos recogeremos los frutos de ese crecimiento.

Lo hicieron Alemania y Japón que perdieron la segunda contienda bélica mundial y lo hicieron los aliados que ganaron, que también debieron reconstruirse.

Una idea debe guiarnos:

“Si caminas solo, llegarás más rápido, pero si lo haces acompañado, llegarás más lejos”.

Nunca saldremos adelante si no comenzamos a pensar que nadie puede ser feliz entre infelices, por lo que no votemos pensando en que nos conviene en lo personal, sino en que conviene para que la patria crezca.

2- APRENDER A LEER ENTRE LINEAS LO QUE DICE UN POLITICO

Cada uno de los candidatos quiere presentarse como quien tiene la solución para todo y para todos, en sus discursos, previamente elaborados por asesores en comunicación, que saben que palabras utilizar, para crear en nuestras mentes las imágenes que nos hagan sentir más cómodos si los votamos.

Y así, caemos presas del engaño y la seducción, como costureritas que damos el mal paso, por ingenuos e inocentes.

La VERDAD DEL DISCURSO ESTA EN LO QUE NO SE DICE, está en aquello que se evita mencionar, o en lo que se esconde detrás de frases para la tribuna, como suele decirse, frases que son aquellas armadas con palabras que en lugar de apelar a nuestra razón, discernimiento e inteligencia para que analicemos y evaluemos, apelan a las emociones y pasiones del ser humano, porque son las que anulan la razón y promueven la pasión.

Nosotros somos proclives a manejarnos emocionalmente para definir conductas y así los políticos apelan a ellas para manejarnos como lo hizo Galtieri para conseguir la adhesión popular en la guerra de Malvinas-

Palabras como pobreza, pueblo, hambre, solidaridad, desprotección, bandera, patria, igualdad, que en sí mismas son muy válidas, usadas como herramientas permanentes, para influenciarnos, a través de discursos vacíos de contenido son una herramienta útil para la demagogia política.

Aprendamos a escuchar un discurso como una sucesión de palabras orientadas a manipularnos y luego tratemos de descubrir lo que no se dijo, PORQUE EN ESO ESTA LA VERDAD.

3- IDENTIFICAR LO QUE EL CANDIDATO y/o SU PARTIDO HA HECHO ANTES

Los que tienen historia política anterior cuando se presentan como candidatos, tratan de ocultar sus fracasos y exaltar sus logros, pero hasta ahora, la historia de las últimas 7 décadas ha demostrado que los fracasos abundan y los logros escasean.

Es importante, al escuchar a un candidato y su partido que nos llena de promesas, analizar si lo que se hizo, coincide con lo que dice que va a hacer.

Esto está muy en línea con el punto anterior, porque seguramente, el discurso, tratará de ocultar el contraste y está en nosotros, tener la memoria necesaria como, para no volver a ser tomados por tontos, objetivo básico de la mayoría de los candidatos políticos.

Para ello es necesario no perder la memoria, ya que la amnesia permanente parece ser la enfermedad endémica de los argentinos que han vivido la historia que se quiere ocultar o deformar y a los que no la vivieron hay que incentivarlos para que alimenten su conocimiento con los verdaderos sucesos ocurridos, hoy facilitado por los audios y videos, que pueblan los archivos de las redes.

Los más jóvenes, son la carne de cañón que siempre han usado como ignorantes útiles los políticos, para venderles una historia inexistente y armarse así una fuerza de choque, promoviendo la división entre jóvenes y adultos, haciéndoles creer a aquellos que su juventud es en sí misma la condición válida y suficiente para tener la razón, aún sin la experiencia y el conocimiento, que los años les dan a los adultos, alimentando la brecha generacional y la pérdida de respeto hacia los mayores, manipulando la rebeldía propia de quienes empiezan a descubrir el mundo y tienen el deseo de encontrar protagonismo en él.

Es en éste sentido que, los padres, no debemos abandonar a nuestros hijos a su suerte, aún a riesgo de confrontar con ellos y las ideas con que en los ámbitos educativos los quieren adoctrinar, tenemos el derecho y la obligación de hacerlos participes de la historia que ocultan los políticos, porque eso es también cuidarlos y amarlos, ya que, al decir de Martín Fierro, “un padre que da consejos, más que un padre es un amigo” y hoy la educación está tan contaminada, que debemos protegerlos y preservar nuestra patria potestad.

4- DIFERENCIAR ENTRE DIAGNOSTICOS Y TRATAMIENTOS

En Argentina, todos los gobiernos que hemos tenido en las últimas décadas, han sido ocupados por corruptos y/o por ineptos, que tienen una conducta en común durante las campañas electorales.

Todos dan diagnósticos y nos dicen lo que ya sabemos, que hay inflación que hay que disminuir, que hay violencia, que hay que controlar, que hay narcotráfico que hay que exterminar, que la educación está en crisis, etc, etc, etc.

Ninguno de ellos, en sus discursos, menciona cuales son los pasos claros y concretos que va a seguir, para llegar a concretar esos objetivos y quedan en vanas expresiones de deseos que cualquiera de nosotros podría enunciar, “pobreza cero”, “voy a dar un 20 % de aumento a los jubilados” son algunas de las frases escuchadas pero ninguno cuenta que tratamiento va a aplicar en detalle para concretar cada slogan de campaña.

Algunos porque llegan sin un plan y luego lo reconocen, otros porque si lo ponen en evidencia luego confiesan que “si lo hubiera dicho no me votaba nadie”, otros porque en su incapacidad creen que el equipo que lo acompaña “es el mejor de los últimos 50 años” y con ellos encontrará la forma de hacerlo en el camino.

Nosotros, no vamos al médico para que nos diga que nos duele la garganta y que tenemos fiebre y tos, vamos para que nos diga que debe hacer él y que debemos hacer nosotros para curarnos.

De igual manera debemos votar candidatos que no nos cuenten cómo estamos, no somos tan tontos como para no saberlo, debemos votar a los que nos dicen clara y detalladamente COMO VAN A HACER para solucionar los problemas que ellos mismos y sus partidos políticos generaron por décadas.

5- ANALIZAR LA IDONEIDAD DE LOS CANDIDATOS QUE INTEGRAN LA LISTA QUE VOTARIAMOS

Hoy en día, las listas sábanas incluyen a mucha gente total y absolutamente inepta para desempeñar el cargo al que se postulan, sin estudios, sin experiencia en gestión, que se los pone porque miden bien, por su notoriedad, por haber protagonizado alguna situación donde tuvo trascendencia, por empatía con los votantes o porque son amigos, familiares o militantes a los que se les deben favores.

El objetivo de los partidos políticos no ha sido nunca el tener a los más capaces sentados en alguno de los poderes de gobierno, EL OBJETIVO ES CONSEGUIR VOTOS PORQUE ESA ES LA LLAVE QUE LOS LLEVA AL PODER Y SUS PREBENDAS Y A LA IMPUNIDAD DE SUS ACCIONES.

Después, como son incapaces, el Estado o sea nosotros con nuestros impuestos, tenemos que pagarles una inmensa cantidad de asesores, para que les digan que tienen que hacer.

O sea, pagamos, como tontos, sus sueldos varias veces porque los contratamos para ocupar un cargo para el que no están preparados.

¿Podemos ser tan estúpidos?

¿Dónde está escrito que un estudiante, que apenas alcanzó la adolescencia, es una persona idónea para tomar decisiones por el pueblo, o que un obrero metalúrgico lo es sólo por ser obrero, o un artista famoso, o un terrorista subversivo, o un deportista? ¿Qué preparación tienen para el puesto, más allá de compartir ideas o intereses de una agrupación política?

Por ser así, debemos darnos cuenta que los partidos políticos, están vacíos de personas con capacidad para gestionar la tarea de representarnos de manera eficiente y que los que integren en sus listas a ese nivel de personas sin preparación, nunca harán una tarea idónea y por ende el país no crecerá jamás y seguiremos estancados en el mismo lodo.

TENER IDEALES NO IMPLICA TENER CAPACIDADES.

¿Cuántos de nosotros pondríamos nuestra salud o la de nuestros hijos en manos de médicos sin título habilitante y/o que practican medicina e manera ilegal?, entonces ¿Por qué ponemos al país que nos incluye en manos de gente sin condiciones?, lo que a la larga, se ha demostrado, lleva a poner la vida de todos en riesgo también.

¿No deberíamos aspirar a que, así como nosotros, para conseguir un trabajo, se nos exige reunir muchos requisitos de idoneidad, basados en conocimientos, experiencia y trayectoria, elijamos a nuestros empleados con la imperiosa exigencia de cumplir esas mismas condiciones?

Hoy es el aquí y el momento es el momento de comenzar a pensar.

¿Elegimos médicos o curanderos manochantas para que nos curen?

EN SINTESIS

Para elegir mejores gobernantes, al votar un político y/o un partido, debemos:

1- Pensar en hacer grande la nación, antes de pensar en nuestro beneficio personal.

2- No escuchar lo que se dice en los discursos, sino tratar de descubrir lo que no se dice, aprendiendo a leer entre líneas.

3- Analizar lo que el candidato y/o su partido hayan hecho antes, para descubrir si está en línea con lo que nos propone.

4- Elegir a quien presente un plan de gobierno, detallando que acciones concretas va a llevar a cabo, para lograr cada meta que propone. Menos diagnósticos y más tratamientos.

5- Votar sólo a los candidatos tengan la idoneidad necesaria para desempeñar el cargo al que se postulan y evaluar a los partidos políticos por el nivel de experiencia y conocimientos para la gestión que tienen quienes integren sus listas.

Sin dudas a muchos otros de ustedes se les ocurrirán más ideas válidas, para mejorar nuestra eficiencia en la gestión que, como ciudadanos, nos reserva la democracia al momento de decidir qué candidato interpreta las reales necesidades que tenemos como país, proponiendo el camino a recorrer para soslayar los problemas que tres cuartos de siglo de gobernantes corruptos y/o ineptos nos han heredado y al que nuestra propia desidia también nos ha llevado.

# Dr, Guillermo Ruano

C.P.N.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…