Martes, 03 Mayo 2022 16:51

Vetos y listas negras: La Cámpora arrincona al albertismo para marginarlo de la Ciudad en 2023 - Por Ezequiel M. Chabay

Escrito por Ezequiel M. Chabay

La división del oficialismo se reproduce en el distrito cuna del Presidente. Los K forzaron una reconfiguración del bloque parlamentario y buscan desgastar a sus competidores para llegar libres al 2023. 

La lisa y llana agresión que pervive en el Frente de Todos y no da señales de menguar se reproduce en cada espacio de poder. En la ciudad de Buenos Aires, donde el oficialismo nacional es oposición, el kirchnerismo y sus aliados también tensan las cuerdas y buscan ampliar su margen de maniobra, a costa del peronismo porteño que responde al presidente Alberto Fernández y sus "leales".

La separación -todavía no plasmada en divorcio- quedó expuesta la semana pasada durante una reunión de labor en la Legislatura porteña. En los preparativos para la habitual sesión de los jueves, un grupo de legisladores integrantes o allegados a La Cámpora vetó una serie de proyectos menores, descontentos con la estrategia de la secretaria parlamentaria, Verónica Guerrero, nombrada por el jefe del bloque, Claudio Ferreño, quien es además amigo personal del Presidente y uno de los promotores de una corriente "albertista".

El asunto pasó a mayores y provocó la queja de los legisladores camporistas con su jefe de bloque. Según pudo saber El Cronista, el diputado K Javier Andrade reclamó un mayor nivel de confrontación política con el oficialismo de Horacio Rodríguez Larreta y avisó que no acompañaría un solo proyecto más si se mantenía a la misma coordinadora de bloque. Arrinconado, Ferreño "entregó" a su funcionaria para evitar más roces, y convocó el lunes a una reunión de todo el bloque que consumió cerca de cuatro horas para zanjar las diferencias. 

Aunque el episodio no llegó a oficializar la partición del bloque, en el pamperonismo porteño no ocultan que un sector referenciado con la vicepresidenta Cristina Kirchner ya actúa "con su propia lógica de funcionamiento", marcando una agenda distinta a la que propicia la Casa Rosada y el resto de los integrantes del bloque. En cierto modo, dentro del bloque notan la vuelta al ruedo de la marca "Unidad Ciudadana".

En el parlamento de la calle Perú, que funge como caja de resonancia de la política distrital, La Cámpora precipitó un conflicto interno que tendrá como corolario la definición de candidaturas hacia 2023. Es que los porteños deberán discutir el próximo año la necesaria sucesión de Rodríguez Larreta, ya sin chance de reelegir, y por ello ven una oportunidad de instalarse mejor e incluso forzar un ballottage, como el que casi lleva a Martín Lousteau a romper la hegemonía PRO.

El Frente de Todos tiene 19 bancas en la Legislatura porteña, el 31% de la representatividad.

CAMPAÑA SUCIA, "LISTAS NEGRAS" Y CONFRONTACIÓN

Los aspirantes a la candidatura oficialista a la jefatura de gobierno conviven forzadamente con operaciones cruzadas destinadas a desgastarlos, según denuncian. El primero en evidenciar esa tensión, sin pelos en la lengua, fue el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, que acusó al dirigente del PJ de la Ciudad, secretario general del gremio de encargados de edificios y, ahora, empresario de medios, Víctor Santa María, de "extorsión".

Cuando el diario Página 12 -propiedad de Santa María- difundió una investigación sobre la presunta "oficina millonaria" alquilada por el dirigente de San Lorenzo, ungido candidato en 2019 con su "salto" a la política, Lammens respondió sin pruritos, apuntando contra el sindicalista: "No me banco una más, ni que me extorsionen a mí ni a nadie, ni que haya listas negras".

Si de "listas negras" se trata, otros dirigentes enfrentados con el dirigente pejotista lo acusan de "cancelarlos" en su plataforma de medios, o ser -como Lammens- víctimas de "operaciones". Entre los vetados figuran la vocera presidencial, Gabriela Cerruti; el canciller Santiago Cafiero, y parte de los legisladores del bloque porteño.

También Leandro Santoro, el primer candidato a diputado nacional en 2021, amigo personal del Presidente y con aspiración de liderar el espacio en la Ciudad, protagonizó encontronazos con La Cámpora a partir de la actitud que la agrupación, partiendo desde Máximo Kirchner hacia abajo, tuvo a la hora de discutir el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desde el entorno del dirigente de origen radical niegan tensiones y dicen que el vínculo está "diez puntos". Otros, que apuestan a potenciar esa separación para su provecho, reponen que hay un gélido distanciamiento.

En este escenario, Santa María y un sector de la rama sindical del PJ porteño tejen alianzas con el kirchnerismo, que en la Ciudad lo representa el senador Mariano Recalde. Por ahora, agitan el nombre de la diputada Gisela Marziotta para 2023. En pareja con Santa María, la periodista fue compañera de boleta de Lammens en 2019, y de Santoro en 2021. Ninguno de los dos logró congeniar con ella ni con su padrino político durante la campaña.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…