Miércoles, 30 Noviembre 2022 10:23

Mariano Caucino: "Hoy la Argentina necesita liberalismo y desarrollismo".

Escrito por

Nuevo libro: "Frondizi, el estadista incomprendido" - Entrevista con el autor 

A sesenta años del golpe de estado que terminó con la presidencia de Arturo Frondizi en 1962, Mariano Caucino nos ofrece un nuevo ensayo tendiente a revisar aquella experiencia del gobierno desarrollista. Nacido en Buenos Aires en 1976, abogado por la UBA, docente, historiador y diplomático, el ex embajador en Israel y Costa Rica Mariano Caucino aceptó hablar con NOTIAR sobre su libro "Frondizi el estadista incomprendido" (Editorial Areté). 

- Frondizi hoy es visto como un estadista, pero en su momento fue muy cuestionado por haber abandonado el radicalismo, por haber pactado con Perón y por haber supuestamente rotó una promesa de campaña con respecto a la política energética... ¿cuánto de eso es real y cuánto de ello es un mito?

-Frondizi hizo lo que tenía que hacer. Cuando llegó al poder encontró un país en graves condiciones. Porque la Revolución Libertadora fue un gobierno muy negativo en casi todos los aspectos. Recuerde que en 1956 fusilaron a dirigentes peronistas. Hacía cien años que no había fusilamientos en Argentina. Eso abrió una herida aun peor que la que había en tiempos de Perón en momentos de los enfrentamientos entre peronistas y antiperonistas. Frondizi debía terminar con las antinomias, los odios y los enfrentamientos. Por otro lado, económicamente el gobierno que siguió a la llamada revolución Libertadora había continuado errores del gobierno anterior e incluso había aumentado los problemas porque anuló las medidas de intento de saneamiento que había intentado Perón entre 1952 y 1955.

-Frondizi se había opuesto a los contratos petroleros con la Standard Oil de tiempos de Perón. Había sido muy anti-norteamericano. Había escrito "Petróleo y Política"... ¿después se dio vuelta para hacer una política pro-EEUU?

-Yo le pregunto, ¿Qué debe hacer un gobernante? ¿Aferrarse a sus ideas como si fueran verdades incólumnes o reconocer que pudo estar equivocado? Frondizi reconoció que sus ideas económicas durante los años 40 y parte de los 50 estaban desactualizadas y tenían graves equivocaciones. Se dio cuenta de ello y cambió. Eso es muy positivo porque un gobierno debe buscar el bien común y no satisfacer el ego intelectual de sus integrantes.

-Dígame cuáles fueron los mayores aciertos de Frondizi...

-Frondizi comprendió que el peronismo era un hecho irreversible. En eso fue un adelantado, porque Frondizi se dio cuenta de algo que Balbín advertiría casi veinte años después. Eso es algo que yo aprendí de un gran maestro que es Carlos Corach, un hombre que conoce bien tanto al radicalismo como al peronismo y que en su día fue frondicista. Básicamente la idea de que había que clausurar los odios y las antinomias del peronismo y el antiperonismo. Por eso, como dice el historiador Emilio Perina, cuando Frondizi fundó el Movimiento de Integración y Desarrollo, optó por una sigla de la que probablemente la palabra integración sea la más importante, porque revela la idea de la necesidad de integrarnos adentro buscando la unidad nacional y de integrarnos al mundo. Por otra parte, tuvo ministros de gran nivel, colaboradores de primera clase a los que no seleccionó por amiguismo o por razones partidistas sino por su capacidad.

-Y logró el auto-abastecimiento energético.

-Efectivamente. En menos de cuatro años en el poder, Frondizi y Frigerio hicieron una transformación extraordinaria. Así lo demuestran las cifras concretas de la acción de gobierno modernizadora que tuvo lugar entre 1958 y 1962, cuando la Argentina logró la ansiada meta del autoabastecimiento energético y la generación de la inmensa infraestructura que permitiría el desarrollo del país durante la década siguiente.

-Los años sesenta fueron años muy positivos para la Argentina...

-No solamente para la Argentina sino para muchos países de la región. Pero en Argentina los indicadores sociales eran muy buenos. Fundamentalmente porque se combinaron varias herencias positivas: la de la educación pública generada por los conservadores, la inclusión de la clase media a la vida política del radicalismo, la revolución de la justicia social del primer peronismo y la obra transformadora del desarrollismo. Aunque, por supuesto, a mi entender anular los contratos petroleros fue un error catastrófico del gobierno iniciado en 1963. No quiero hablar mal de Illia porque en algunos aspectos es un ejemplo de honestidad y decencia y porque probablemente haya anulado las concesiones petroleras con buena intención, procurando cumplir una promesa de campaña. Pero fue un error gigantesco. Porque años más tarde se perdió el autoabastecimiento y cuando diez años más tarde se produjo la crisis del petróleo que siguió a la Guerra de Yom Kipur, la Argentina tuvo un golpe letal que terminó desembocando en el desastre de 1975, con el estallido del Plan Gelbard y el Rodrigazo.

-Digame cuáles fueron los mayores errores de Frondizi

-El error fundamental tuvo lugar en septiembre de 1959 cuando cedió ante los militares golpistas y no respaldó a los leales. Eso marcó para siempre su complicadísima relación con las fuerzas armadas, que le tenían recelo y sospechaban que era comunista, algo que visto hoy parece absurdo. Por otro lado, recibir al Che Guevara fue un error. Retrospectivamente fue un error. Porque fue una decisión que implicó pagar un costo político enorme a cambio de nada. Básicamente porque la Argentina no podía modificar el curso de los acontecimientos. Y el tercer error grave fue creer que ganarían las elecciones de la provincia de Buenos Aires en marzo de 1962. El propio Perón se dio cuenta de ello y buscó ayudar a Frondizi cuando se anotó para ser candidato a vicegobernador con el evidente objeto de que el gobierno los proscribiera y evitar un golpe. Pero Frondizi y su ministro del Interior Alfredo Vitolo se confiaron en un triunfo que nunca se produjo. Ese fue el final porque la locura antiperonista acérrima de las FFAA terminó de darle el golpe de gracia. Aquello fue una desgracia. Y la Argentina perdió otra oportunidad.

- ¿Frondizi creyó que Kennedy le pidió una gestión por Cuba en la entrevista de Palm Beach?

-Creo que Frondizi de alguna forma sobreestimó el rol que Kennedy pudo darle. Creo que ahí Frondizi incurrió en un error que muchas veces fue cometido por algunos de nuestros gobiernos que es no calibrar ajustadamente cuál es el verdadero rol y el verdadero interés del país. A veces tenemos una tendencia a creer que somos más de lo que somos, o de pensar que somos menos de lo que realmente somos. Eso lo aprendí de otro colaborador de Frondizi como fue Oscar Camilión que era un hombre inmensamente talentoso y que en el final de su vida me regaló varias lecciones por las que estaré siempre agradecido.

- ¿Por qué invitó al ex presidente Mauricio Macri a escribir el prólogo de su libro?

-Fundamentalmente porque Macri es el primer presidente que llegó al poder habiendo dicho que admiraba profundamente a Frondizi. Además, porque Macri tomó varias lecciones de Frondizi. Fijese que cuando creó su partido político, buscó personas sin mirar sus procedencias políticas sino teniendo en cuenta sus capacidades y su mirada hacia el futuro. Nunca jamás le preguntó a alguien si era peronista, liberal, radical o independiente. No es sectario, como tampoco lo era Frondizi. A mi Macri me nombró dos veces su embajador y jamás me preguntó en donde había militado sino si estaba en condiciones de ejercer la responsabilidad que me confiaba. Macri de alguna forma es representante de una generación que vio la reivindicación de la figura de Frondizi. Porque no hay que olvidar un dato fundamental: desde su derrocamiento en 1962 hasta aproximadamente los años 90, Frondizi no tenía ningún prestigio y su figura había quedado casi en el olvido. Pero a partir de su fallecimiento, en 1995, Frondizi se convirtió en sinónimo de estadista y en la encarnación de las virtudes de un gobernante. Acaso una especie de contracara de la decadencia de hoy.

- ¿En algunos aspectos Frondizi sirvió como ejemplo para su gobierno?

-Por ejemplo, en materia de política internacional. Frondizi fue el primer presidente en ejercer una activa "diplomacia presidencial". Frondizi fue el primer presidente argentino en viajar a los Estados Unidos y el primero en realizar una ambiciosa gira por Asia. Frondizi viajó a la India, a Tailandia, a Japón. ¡En 1961! ¡En ese momento era como ir a la Luna! Era de vanguardia. Además, sentó en la cumbre de Uruguayana las bases de los acuerdos con Brasil que décadas más tarde se consolidarían en el Mercosur. Creo que en ese plano otros presidentes siguieron su ejemplo en materia de "diplomacia presidencial". Macri lo hizo sin dudas. Su política exterior fue muy positiva.

- ¿Frondizi fue el presidente más pro-americano de la historia?

-No sé si el más pro-americano. Le diría que fue uno de los que primero advirtió que estaba en el interés nacional de la Argentina tener una relación correcta con los EEUU, a pesar de la historia larga de desencuentros con Washington. La tragedia de Frondizi fue que le tocó gobernar en un tiempo casi imposible, atrapado por las rigideces, las suspicacias de la Guerra Fría. Usted no puede olvidar que la presidencia de Frondizi fue atravesada por la revolución cubana, un hecho que envenenó toda la política hemisférica. Pero volviendo a su pregunta, Frondizi tuvo excelentes relaciones con los dos presidentes con los que convivió: con Eisenhower y con Kennedy. Pero no fue el único. Perón intentó acordar con los EEUU en su segunda presidencia, aunque quizás fue un esfuerzo tardío. Y por supuesto Carlos Menem hizo una política exterior sumamente adecuada en su momento, durante el surgimiento del llamado "momento unipolar" que siguió al fin de la Guerra Fría. Una política que era apropiada entonces, y que tuvo grandes cancilleres como Cavallo y Di Tella y que, en lo esencial fue correctamente continuada por la diplomacia de Fernando de la Rúa y Adalberto Rodríguez Giavarini, un gobierno que tuvo muchos errores pero que en materia de política exterior algún día será reconocido.

- ¿Su libro sobre Frondizi apunta a la nueva dirigencia del PRO y de Juntos por el Cambio?

-Puede ser. Ojalá sirva para eso. Los libros sirven si ayudan a pensar y a abrir debates sobre ideas. Además, yo había escrito mi ensayo sobre "El Perón que no miramos" pensando que podía ser un aporte a las nuevas generaciones de dirigentes peronistas que tal vez desconocen -porque les ha sido ocultado- a un Perón realista, que intentó mejorar las relaciones con los EEUU y que procuró incorporar las ideas de racionalidad económica en su Segundo Plan Quinquenal. Básicamente quise demostrar que el peronismo no es solamente el partido de la caricatura del derroche, del populismo y del despilfarro del que hablan horrorizados los gorilas y del que los kirchneristas se enorgullecen irracionalmente. Por eso este libro sobre la experiencia desarrollista busca algo parecido, tal vez en otro sector político.

-Por último, ¿qué tipo de gobierno necesita la Argentina a partir del año que viene? ¿La experiencia de Frondizi es válida como ejemplo hoy?

-Creo que necesitamos una política de ordenamiento, organización y desregulación de la economía. Hoy están distorsionadas todas las variables económicas, en medio de una inflación escandalosa que es una fábrica de pobreza. Probablemente el momento actual se parezca más a 1989 que a 1958 en materia económica. Le voy a decir algo que puede parecer polémico. Creo que el liderazgo que hay que revitalizar en ese sentido es el de los años 90, cuando la dupla Menem-Cavallo impulsó la mayor modernización de la segunda mitad del siglo XX. En el fondo la Argentina necesita liberalismo y desarrollismo, tal vez en ese orden, porque el modelo estado-céntrico del kirchnerismo está totalmente agotado.

-En definitiva, ¿Frondizi fue un estadista?

-Un estadista es un gobernante que actúa pensando en las consecuencias de sus actos más allá de la inmediata popularidad. Es decir, es alguien que no está todo el tiempo pensando en las encuestas sino en lo que hay que hacer. Piense en Anwar Sadat, ¿Usted piensa que si hubiera hecho una encuesta en la población egipcia podría haber hecho la paz con Israel? ¿Usted piensa que Churchill hizo una encuesta en 1940 para saber si tenía que enfrentar a Hitler? Creo que Frondizi sin dudas fue un gran estadista que no dudó en modificar su pensamiento cuando advirtió que las circunstancias habían cambiado y por eso pudo hacer la enorme transformación en infraestructura a pesar del escaso poder político con el que contaba.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…