Miércoles, 03 Junio 2020 21:00

El reproche del titular de la Magistratura al tribunal que juzga a Cristina: mantener en secreto su reclamo para poder seguir el juicio - Por Lucía Salinas

Escrito por

Alberto Lugones escribió al TOF 2 que “hubiera sido deseable” que el pedido de una plataforma online para las audiencias por el direccionamiento de la obra pública se “hubiesen mantenido en reserva”.

 

En medio de los pedidos formulados por el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) al Consejo de la Magistratura para poder reanudar de forma remota las audiencias del juicio contra Cristina Kirchner por el presunto direccionamiento de la obra pública, el presidente de dicho órgano, Alberto Lugones, hizo un peculiar planteo a los jueces que el 21 de mayo de 2019 comenzaron a juzgar a la vicepresidenta. "Hubiera sido deseable que todo el intercambio se hubiera mantenido en un ámbito de reserva". La respuesta no se hizo esperar.

Fueron varios los intercambios entre el TOF 2 -integrado por los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu-, y Lugones, respecto a qué plataforma informática puede proporcionar el órgano que administra el presupuesto del Poder Judicial para reanudar la tarea esencial del Tribunal: los juicios orales.

Con la declaración de la feria judicial extraordinaria por el coronavirus, las audiencias de carácter oral y público quedaron suspendidas. Después de un pedido del fiscal ante el Tribunal, Diego Luciani, comenzó el debate sobre qué posibilidad hay de retomar el juicio que cumplió un año desde su comienzo. La primera sugerencia fue retomarlo de manera online.

Esta posibilidad derivó en un pedido del TOF 2 al Consejo de la Magistratura para que informe si existen los medios tecnológicos para realizar un juicio de tal envergadura de forma online. El caso cuenta con 16 imputados, una gran prueba documental utilizada para el análisis de 51 contratos viales, estados contables, pericias sobre algunas adjudicaciones otorgadas al Grupo Austral (de Báez), entre otros.

El pedido puntual de los jueces era que se informe si existe una plataforma que garantice seguridad, estabilidad en la conectividad ya que demandará más de 50 personas conectadas, y que el sistema dé fluidez al debate oral. Sobre todo entendiendo que se está en etapa de declaraciones testimoniales, y que según quién suba al estrado los abogados defensores también quieren realizar sus consultas.

La Dirección de Tecnología del Consejo informó que por el momento no estaban dadas las condiciones para llevar adelante audiencias de forma virtual, pero que se trabajaba en una plataforma para responder a los requerimientos del Tribunal. Esto abrió una polémica dentro del organismo que preside Lugones, quien dijo que esa respuesta se formuló a sus espaldas y que no fue representativo del Consejo.

El debate quedó instalado. El juicio contra la vicepresidenta seguía -y sigue- detenido, mientras el Gobierno retomó el planteo de la reforma judicial y las causas por corrupción en Comodoro Py que la tienen como principal acusada a Cristina Kirchner quedaban suspendidas.

Entonces se produjo otro intercambio de notas: el TOF 2 propuso dos vías para realizar el juicio contra la actual vicepresidenta, una licencia especial vía Zoom o hacer audiencias presenciales en espacios que sean parte de los inmuebles del Poder Judicial y cuenten con mayor superficie para poder respetar el distanciamiento social.

Después de explicar que se debía dar prioridad a los casos donde había personas privadas de la libertad o juicios que no debían prolongarse más en el tiempo por riesgo a su prescripción, el Consejo informó que recién cuando las audiencias de todos esos juicios concluyan se hará lugar al pedido de un sistema virtual para el proceso que tiene a cargo el TOF 2.

En el tramo final de la nota, Lugones agregó algo más: "Hubiera sido deseable, que todo este intercambio tendiente a la implementación de la videoconferencia en la causa de marras y mientras la cuestión en discusión fuera sobre aspectos técnicos y operativos, se hubiera mantenido en un ámbito de reserva, habida cuenta que tanto ustedes como nosotros trabajamos en pos de darle respuesta a los ciudadanos que comparecen ante los estrados judiciales en el menor tiempo posible".

Los integrantes del TOF 2 le respondieron que "ninguno de los que integran el Tribunal hemos hecho declaraciones públicas vinculadas a la implementación de videoconferencias para la reanudación del juicio". En segundo lugar, sostiene la acordada, "la trascendencia e interés público que suscitan procesos como el que nos toca juzgar tornan impracticable mantener en ese citado 'ámbito de reserva' cualquier dato significativo que surja en referencia a esas causas y juicios".

El TO 2 le recordó al presidente del Consejo de la Magistratura que todas las comunicaciones efectuadas se hicieron a través de los canales institucionales (el Centro de Información Judicial), como las notificaciones a las partes de las gestiones iniciadas, resaltando la importancia del "acceso a la información pública" y la necesidad de "transparencia" al respecto. Concluyeron su planteo señalando que los actos del Tribunal, "incluso los que son de carácter administrativo que tienden a poder materializar nuestras funciones constitucionales, se encuentran sometidos a un amplio control de la sociedad en su conjunto" y que para ello se usa el CIJ, creado por la Corte Suprema de Justicia.

Lucía Salinas

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…