Miércoles, 13 Julio 2022 08:10

Caso Mayra Mendoza: investigan maniobras de lavado con bingos y casinos - Por Lucía Salinas

Escrito por

Uno de los imputados ganó sospechosamente premios millonarios. La Justicia cree que era una forma de blanquear dinero. 

Un documento de la Unidad de Información Financiera (UIF) expuso diversas maniobras de personas que están vinculadas al municipio de Mayra Mendoza y que son parte del entramado de sociedades y cooperativas que recibieron 535 millones de pesos de Quilmes. El caso que significó la primera imputación por presuntos hechos de corrupción contra la intendenta K no se circunscribe solo a los contratos de las organizaciones relacionadas a ex funcionarios, sino que se amplió ahora a extrañas maniobras con bingos y casinos. 

Es que Alejandro Scozzari, proveedor de la Municipalidad y beneficiario de contratos millonarios, ganó sospechosamente millones en apuestas que podrían ser una maniobra para lavar dinero.

La causa, en manos de la fiscal Silvia Cavallo, busca desentrañar una estructura a través de la cual se habrían desviado 535 millones de pesos utilizando cooperativas que estarían vinculadas a exfuncionarios del municipio. Entre los imputados, además de Scozzari, aparecen Sebastián Raspa (ex funcionario) y Martín Bordalejo (ex empleado de la municipalidad). Todos ellos a su vez, son socios en diversos emprendimientos.

Las nuevas revelaciones del caso, a las que accedió Clarín, muestran otro camino del movimiento de dinero y apuntan a una serie de premios que se cobraron en el Bingo Golden SA de Quilmes y el Casino de Buenos Aires. El beneficiario de los fondos ahora bajo investigación fue Scozzari: cobró $ 1.500.000 y U$S 40.000 respectivamente.

La cifra es inicial. Los investigadores no descartan que sea sólo una parte de otras sumas superiores que se podrían haber movido bajo esta modalidad que creen “podría responder a operaciones de blanqueo y lavado”, explicaron fuentes del caso a Clarín.

Por ese motivo, el juez federal Luis Armella pidió información al casino como al bingo, a través de los cuales se emitieron los Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) que la UIF envió al juzgado. Buscan determinar cómo fue el movimiento de dinero y las operaciones que derivaron en el cambio de los premios.

No es la primera vez que el nombre de Scozzari aparece en los documentos bajo análisis. Figura como socio en JD Vitruvio junto a Raspa. También el empresario comparte sociedades offshore en Miami con Bordalejo.

Un dato: ambas fueron desactivadas cuando el escándalo tomó estado público a través del sitio web El Disenso. Ahora, el juez Armella libró exhortos a Estados Unidos requiriendo información sobre las compañías abiertas en Florida.

Alejandro Scozzari también es socio de The Wolf Building S.A, firma constructora a la que la municipalidad de Quilmes le adjudicó distintas obras por más $ 88,3 millones. Como si esos antecedentes fueran pocos, a raíz de un informe de la AFIP la Justicia detectó que hubo más movimientos de fondos a través de Bordalejo que funcionaría como nexo con las cooperativas Barrio Unido, Unión Azul y Progreso: las tres organizaciones que recibieron del municipio de Quilmes un total de 535.265.793,58 pesos para realizar tareas de recolección de basura y mantenimiento de espacios públicos.

Al momento de analizar las declaraciones juradas ante la AFIP, la Justicia detectó que Bordalejo declaró haber recibido préstamos por $ 58.250.000 en 2020.

En el detalle de las personas físicas como jurídicas que le prestaron dinero, figura The Wolf Building, la constructora de Scozzari y proveedora del municipio de Quilmes. Le prestó a Bordalejo $ 21.400.000.

Un dato: como contó Clarín, se sospecha que Martín Bordalejo realizó una inversión de 60 millones de pesos para la adquisición de una clínica en Quilmes, algo que se desprende de un informe de la UIF y está bajo investigación.

Junto con esa información financiera, otro dato llamó la atención a los investigadores: Bordalejo declaró ante la AFIP que recibió dinero de la Cooperativa de Trabajo Barrio Unido Limitada por $ 3.600.00. Es en la que figura la madre de Sebastián Raspa como tesorera. También se determinó que Raspa le prestó $ 7.350.000.

Todo este entramado está bajo investigación, bajo la sospecha de que se trata de una red que busca burlar cualquier posible trazabilidad y así “mover dinero de origen espurio”. Por ese motivo, el juez Armella, impulsó una serie de medidas tendientes a descifrar los movimientos de dinero entre la Municipalidad, las cooperativas, los exfuncionarios, empresarios, y la conexión con Mayra Mendoza.

Lucía Salinas

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…