Lunes, 27 Julio 2020 21:00

La alta informalidad laboral y el desempleo ponen en riesgo la jubilación de los que hoy tienen más de 45 años - Por Ismael Bermúdez

Escrito por

Lo dice un Informe del Congreso. Es porque crece el trabajo en negro y se interrumpen los aportes previsionales. Las personas de menores ingresos podrán acceder a la PUAM a los 65 años.

 

La Oficina de Presupuesto del Congreso presentó un más que preocupante informe sobre la situación previsional. Una de las conclusiones más importantes del documento “Caracterización del Universo poblacional del Sistema de Previsión Social Nacional” es que el grueso de las personas mayores de más de 45 años, por la insuficiencia de aportes previsionales, no podrá jubilarse cuando alcancen la edad para acceder a la jubilación (hoy, 60 años las mujeres y 65 años los varones para el régimen general).

“A partir de los 40 años de edad el número de aportantes empieza a decaer, particularmente en el sector privado, lo que indica que hay una “expulsión del mercado de trabajo” a partir de esa edad. Ese fenómeno, sumado a la alta informalidad, hace imposible el acceso (futuro) a los beneficios previsionales”.

En esos casos, tanto mujeres como varones a los 65 años podrían obtener la PUAM (Pensión Universal al Adulto Mayor) que equivale al 80% del haber mínimo (hoy $ 13.492), al margen de los años de aportes realizado y si son personas de bajos recursos, de acuerdo a los requisitos socioeconómicos del sistema. Actualmente cobran la PUAM unas 115.000 personas.

Según los datos oficiales las mujeres de entre 45 y 60 años y varones entre 45 y 65 años, sobre una población de 8 millones de personas, apenas 3,1 millones figuran realizando aportes previsionales.

El Informe – de 86 páginas – analiza los regímenes previsionales nacionales bajo la órbita de la ANSES, excluyendo a los regímenes nacionales con administración propia (Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad y Parques Nacionales) y otros regímenes provinciales, municipales o profesionales.

A marzo de 2020, los regímenes administrados por ANSeS contaban con 9.797.011 activos-aportantes y 5.726.827 pasivos-beneficiarios (que poseen 6.864.705 beneficios). De los aportantes, el, 40,6% son mujeres y 59,4% son varones, “con una gran parte de las mujeres fuera del mercado laboral formal”.

Por el lado de los beneficios, el 67,6% los perciben mujeres (62,2% de las jubilaciones y 85,1% de las pensiones) y 32,4% varones (37,8% de las jubilaciones y 14,9% de las pensiones).

De los aportantes, el 78,9% trabaja en el sector privado y 21,1% en el sector público. “A partir de los 40 años, la cantidad de trabajadores comienza a decaer, siendo este descenso abrupto en el sector privado y más tenue en el sector público, evidenciando una expulsión del mercado laboral a partir de esa edad”.

Dentro del universo de aportantes, considerando exclusivamente la modalidad de trabajo, hay 7.395.607 (75,5%) bajo relación de dependencia y 2.401.404 (24,5%) trabajadores independientes.

El Informe precisa que “la mayor cantidad de aportantes se encuentra en el rango etario comprendido entre los 26 y los 45 años, tanto para mujeres como para varones”. Y explica: “la menor participación en edades inferiores a los 26 años se debió, en mayor medida, a la tardía incorporación al mercado laboral de los jóvenes que realizan estudios en niveles universitarios o terciarios sin trabajar en simultáneo, o bien por la informalidad laboral que afecta principalmente a trabajadores con bajos niveles de estudios y/o poca experiencia”.

A su vez, “la menor presencia de aportantes en edades superiores a los 45 años puede explicarse por diversos motivos: la forma natural que presenta actualmente la pirámide poblacional general en Argentina; los retiros anticipados por jubilación o invalidez que comienzan a tener mayor incidencia a partir de dicha edad; la lógica del mercado laboral que, cuando expulsa a una persona en ese rango de edad, resulta dificultosa su reinserción”.

Otros datos del sistema son:

  • Más del 50% de los trabajadores activos del régimen general perciben remuneraciones por debajo de 2,5 veces el Salario Mínimo, Vital y Móvil, y 15,4% de los varones y 19,7% de las mujeres perciben salarios iguales o inferiores al salario mínimo. (hoy menos de $ 16.875)
  • El 54,9% de los beneficios del régimen general requirió de una moratoria. Y el 67,6% de los haberes están otorgados a mujeres, incorporadas en gran medida a través de una moratoria.
  • En los beneficios se destaca “la preponderancia de mujeres” y “surge como resultado de la aplicación de moratorias previsionales, lo que permitió que esa parte de la población que mayoritariamente en edades activas se encontraba en informalidad laboral, acceda al beneficio jubilatorio”.
  • En tanto, “la proporción de varones que accedieron a beneficios jubilatorios resulta prácticamente igual entre quienes accedieron mediante moratorias respecto a quienes lo hicieron sin moratoria, por lo que también se destaca una alta informalidad laboral en el sexo masculino”.
  • Excluyendo los regímenes especiales, el 86,1% de los beneficios son iguales o menores a dos jubilaciones mínimas (hoy menos de $ 33.728).


Ismael Bermúdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…