Lunes, 26 Abril 2021 11:49

En silencio, Guzmán redujo 6% el gasto en jubilaciones

Escrito por LPO

El mercado respaldó la ortodoxia del ministro financiando la mitad del déficit fiscal del primer trimestre, el más bajo de los últimos seis años.

 

Los datos del déficit fiscal del primer trimestre le permitieron al ministro Guzmán ganar aire en el mercado local luego del tropiezo con dos colocaciones de deuda. El ministro mostró que, además de la reducción del gasto por servicio de deuda, también redujo gastos corrientes históricamente rígidos.

 

En particular el gasto por jubilaciones se redujo en el primer trimestre en 42.600 millones de pesos respecto del de igual período dos años atrás, lo que equivale a una caída del 6,2% en términos reales, es decir descontando el efecto de la inflación. Así se desprende del análisis de la consultora Invecq, titulado "Que esta golondrina haga verano". La suspensión de la fórmula de actualización de haberes de Macri primero y la nueva fórmula después fueron parte del ajuste que dejó el consolidado del gasto en jubilaciones por detrás de la inflación.

El reporte muestra que la recaudación ya logró equiparar el nivel de enero-marzo de 2019, y que el gasto total se redujo 3%, siempre comparando con el primer trimestre de dos años atrás. De esta forma, se llegó al déficit financiero del 0,5% del PBI, el más bajo de los últimos seis años.

Esta reducción del gasto se compone de dos partes: por empezar, la fuerte contracción del servicio de deuda gracias a la reestructuración de la deuda privada, del orden del 56,4%; y, en segundo lugar, un reordenamiento del gasto público que contuvo el alza del gasto primario al 5,4% bianual, gracias a la reducción del 10,9% del gasto en salarios, del 6,2% en jubilaciones y pensiones contributivas, y del 17,3% en pensiones no contributivas.

"Consecuentemente, como resultado se evidencia una reducción del déficit público total desde unos 240.000 millones de pesos en 2019 (en pesos constantes actuales) a poco más de 180.000 millones de pesos, equivalente a una corrección del 24% real. Si centráramos el análisis en el resultado primario, la realidad cambia un poco, pero sigue siendo promisorio. El gasto primario (excluye intereses) creció en dos años un 5,4%, lo que resulta en un déficit primario de casi 70.000 millones de pesos, partiendo de un superávit primario de casi 22.000 millones de pesos en el primer trimestre de 2019", señala el informe. 

En cambio, lo que subieron fueron muchas partidas de las prestaciones sociales, de modo tal que duplicaron el gasto en pensiones no contributivas. Y también los subsidios económicos, que crecieron 65,2% por el congelamiento de las tarifas de gas, luz y el atraso en la actualización de las tarifas de transporte. En esencia, el gasto subió en los dos rubros en los que Guzmán se muestra menos flexible a que sigan creciendo.

En menor medida, el gasto avanzó también en infraestructura. Los gastos de capital del primer trimestre fueron 0,6% mayores a los de hace dos años.


Comparación del resultado fiscal de los primeros trimestres de 2019 y 2021 a precios constantes de 2021 disponible en Invecq.

"De esta manera, podríamos decir que el gobierno está llevando a cabo un ajuste fiscal tanto en relación al 2020 como al 2019, al menos durante el primer trimestre. Un 'ajuste malo' quizás, porque se concentra más en retrotraer rebajas de impuestos y volver a subir otros en lugar de seguir reduciendo el gasto primario, pero ajuste al fin", celebraron en Invecq.

No son los únicos que celebran que el ajuste silencioso de Guzmán. Incluso si tienen dudas de que sea sostenido en el tiempo -en particular por la amenaza de un nuevo parate generalizado de la economía por la segunda ola de coronavirus-, los economistas reconocen que el ministro muestra consistencia respecto de la necesidad de recuperar el equilibrio fiscal en su postura sobre las tarifas -que no es la que se impuso- y ya generó una corrección real en aquellas partidas más difíciles de bajar: jubilaciones y salarios.

Así y todo, saben que en 2022 es factible que estas señales de austeridad se reviertan, pero centran sus advertencias en el corto plazo. Si la disciplina fiscal de Guzmán se revierte, la contención que está haciendo el Banco Central para evitar que toda le emisión de 2020 se derrame en inflación y en una disparada del dólar podría verse desbordada.

Desde la consultora 1816, también destacan el comportamiento del financiamiento del déficit. Y si bienes es frecuente que, por cuestiones estacionales, el Tesoro no necesite pedirle asistencia financiera al Banco Central en los dos primeros meses del año, la novedad podría ser que en abril Guzmán no le pida a Pesce que emita pesos. De esta forma, 2021 empezaría sin asistencia monetaria en tres de cuatro meses gracias al impuesto extraordinario a las grandes fortunas y, sobre todo, al financiamiento del mercado local, que entre enero y marzo cubrió al menos la mitad del déficit fiscal.

Es que, si bien el gobierno tambaleó con un par de licitaciones este mes, la respuesta flexible del equipo de Finanzas con más tasa y vencimientos algo más cortos, le permitió recuperarse de la salida de fondos como Templeton y Pimco. Y si esta semana logra renovar vencimientos por 118.000 millones de pesos, podrá cerrar el mes sin necesitar emitir.

Por el contrario, con las ventas de dólares en el mercado bursátil, el Banco Central podría cerrar el mes esterilizando unos 125.000 millones de pesos.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…