Miércoles, 08 Abril 2020 21:00

Las convicciones del señor Fernández - Por Vicente Massot

Escrito por

 

Hasta finales del pasado mes de marzo para la gran mayoría de los analistas políticos -radiales, televisivos y de la prensa escrita- Alberto Fernández parecía reunir en su persona todas las características de un estadista, o poco menos.

 

Con esa opinión coincidían, al margen de algunos matices sin demasiada importancia, buena parte de los grandes empresarios del país, la mitad de los referentes del arco opositor y -a estar según una encuesta conocida a comienzos de abril- una cantidad sorprendente de ese 40 % de votantes que, en octubre, dentro del cuarto oscuro, se había inclinado por el macrismo. Era visible, sobre todo entre los periodistas, la forma en que se lo ponía al presidente por las nubes y se le reconocían méritos de todo tipo.

Se decía que había asumido su mayoría de edad política y sido capaz de demostrar, frente a Cristina Kirchner, su razón independiente de ser. Que había sabido remar contra la corriente del coronavirus y ponerse el país al hombro. Que era -además- un visionario que se había adelantado con buen criterio a muchos de sus pares de otros países y decretado el aislamiento obligatorio más allá de las críticas. Sin que faltase, en medio de tanto ditirambo, la obligada mención a la manera en que había convocado a Horacio Rodríguez Larreta y al gobernador Gerardo Morales para que lo acompañasen el día que anunció la cuarentena.

Pero -¡oh, sorpresa!- todo cambio de buenas a primeras, a raíz de las desafortunadas declaraciones del ministro de Salud que apuntaban a una suerte de control estatal del sistema de medicina privada; del homenaje inusitado que el primer magistrado le tributó a Hugo Moyano -nada menos-, poniéndolo como ejemplo cívico; del desastroso manejo del viernes 4 cuando se habilitaron los bancos para que cobrasen sus haberes cientos de miles de jubilados; de la facultad, extendida por decreto a los intendentes, para clausurar comercios por aumentos no justificados de precios; del proyecto de ley fogoneado por Máximo Kirchner para gravar con un impuesto extraordinario a quienes se hubiesen acogido al último blanqueo; de las poco creíbles justificaciones del ministro de Desarrollo Social respecto de las compras por decreto a precios superiores a los del mercado; y, por último, de las reiteradas críticas enderezadas contra los empresarios “miserables” y los bancos desalmados por parte del propio Alberto Fernández.

¿Cómo explicar que Gardel se derrumbase en apenas diez días y se transformase, sin escalas intermedias, en un cantor chillón y descolorido del montón?

La respuesta no es fácil de contestar si se parte de la base de que el presidente es un político hábil, inteligente, con facha y condiciones de estadista. Si, en cambio, se lo baja de ese pedestal ostentoso y se lo sitúa en el nivel que merece, la respuesta es bastante más sencilla. Basta analizar su desempeño en lo que lleva la crisis desatada por la pandemia para darse cuenta de cuáles son los puntos que calza en realidad. Por supuesto que tuvo méritos que solo un necio le negaría. Pero los errores que ha cometido son de tal magnitud que los aplazos de su boletín de notas superan con creces a las materias aprobadas. Vayamos a cuentas.

Ginés González García es un gordo bueno que no se cansa nunca de hablar más de la cuenta. Comenzó soslayando la importancia del brote chino hasta límites indecibles y luego se lanzó, por su cuenta y riesgo, a decir que el gobierno declararía de interés público todos los recursos sanitarios del país. Sigue en su puesto como si nada hubiera ocurrido. Lo mismo que Alejandro Vanoli, un completo ignorante en materias previsional, cosa que demostró el viernes 4. Demás está decir que nadie le pidió la renuncia. Los dos ejemplos -de los muchos que cabría señalar- no son gratuitos. Si se repara un segundo en el sesgo personalista que a su gestión -especialmente en estos momentos- le ha dado Alberto Fernández, el que sus ministros y secretarios de estado se corten solos y no se les haga pagar su falta de responsabilidad, habla a las claras de un desmanejo.

Es de imaginar que una administración que por boca de su jefe no se ha cansado de repetir que entre la salud y la economía elige la primera, un operativo como el del viernes pasado se habría planeado a nivel de detalle y repasado, una y otra vez, antes de ser puesto en marcha. Un estudiante de sexto grado sabía que, en un país africano, como el nuestro, en plena pandemia y con los jubilados de por medio, lo único que no podía hacerse es lo que precisamente hizo el gobierno. El tema no representaba una cuestión menor. Si salía mal, se corría el riesgo de que estallara una bomba viral.

¿No se percató el presidente de algo tan sencillo de ver? ¿Revisó el plan antes de ejecutarlo? ¿Habló con Vanoli y con Pesce para calibrar pros y contras? Da la impresión de que no hizo nada de eso. Con lo cual faltó a su deber. Y si lo hizo, su incompetencia carecería de disculpa. Para colmo de males lo único que se le ocurrió reconocer es “que no esperaban tamaña cantidad de personas”. En épocas escolares ya pasadas, por tamaña respuesta nos ponían un bonete de burro y nos mandaban al rincón

En lugar de perder el tiempo en la inauguración por tercera vez en 10 años de un hospital que es un monumento a la corrupción, un estadista se hubiera dedicado a tratar las cuestiones trascendentes del país.

Pero Alberto Fernández es uno de esos hombres públicos -bastante pagado de sí mismo, dicho sea de paso- que cree que sabe lo que no sabe, y se ha rodeado, salvo honrosísimas excepciones, de un conjunto de incapaces a los que -por supuesto- respalda a capa y espada.

Si no fuese por la desesperación de muchos de hallar en él la contracara de Cristina Kirchner, y de pensar que es menester cuidarlo para que en la interna con su vice no pierda terreno, pocos se habrían hecho tantas ilusiones respecto de su competencia, conocimiento de los problemas de fondo que aquejan al país y moderación.

En punto a sus convicciones ideológicas, al presidente y a la vicepresidente de la Nación no los separa un abismo. En general, coinciden en la mayoría de los casos. Tampoco parece tener mayor asidero esa interna que los tendría como baluartes de dos facciones antagónicas dentro de un mismo gobierno. En realidad, es un invento periodístico que no resiste análisis. Al líder de los camioneros no lo puso como ejemplo para el país la viuda de Kirchner; que se sepa, el primero que salió a defender la iniciativa de Máximo Kirchner fue el propio Alberto Fernández; salvo evidencias en contrario, quien ha desechado como injusta la idea de que los funcionarios den el ejemplo y reduzcan sus sueldos, en medio de semejante emergencia sanitaria, ha sido el primer magistrado; el que llamó “miserables” a los empresarios -aunque luego tratase de enmendar el error- y puso por los cielos a uno de los mayores corruptos de

la Argentina contemporánea, no fue la Señora.

Lo que demuestra lo dicho más arriba no es la maldad intrínseca de Fernández, ni mucho menos. Si, en cambio, su grado de improvisación y de falta de competencia en muchos aspectos -en eso Mauricio Macri se le parecía bastante- y sus ideas. Lo cual no significa -al menos, no necesariamente- que su gestión se halle condenada al fracaso. Hay que entender que es un hombre que actúa sobre la marcha y un convencido populista.

Si no estuviese sentado en el sillón de Rivadavia, su forma de decidir las políticas públicas y sus observancias doctrinarias no le interesarían a persona ninguna. Claro que, como es el presidente de la República, lo importante -en atención al cargo que ostenta- es tomar nota de que, a esta altura de su vida, difícilmente vaya a aprender lo que no sabe ni vaya a desembarazarse de sus convicciones.

Sorprenderse, pues, de la aparente voltereta que -en apenas unos días- dio Alberto Fernández, echando por la borda lo construido con anterioridad, es fruto de haberse fabricado un personaje a imagen y semejanza de los bienpensantes. Imaginaron, en sus ganas de creer, un presidente que se debe estar riendo a carcajadas de tanta ingenuidad.

El candidato que a dedo eligió Cristina Kirchner para encabezar la fórmula de su frente electoral, no se ha sacado de pronto una máscara para develar, ante el estupor de muchos, que los había engañado como a un ingenuo conjunto de colegiales. Ha sido sincero cuando cargó contra los empresarios, llenó de alabanzas a Hugo Moyano, respaldó el proyecto confiscatorio de Máximo Kirchner, se negó en redondo a bajarse su sueldo y el de la burocracia estatal, justificó las compras del Ministerio de Acción Social y respaldó el régimen chavista.

En términos del análisis político interesa poco adelantar un juicio de valor sobre la manera de hacer y de pensar del presidente. Lo único verdaderamente relevante es imaginar si -con base en el ideario y el criterio que le conocemos- podrá enfrentar la catástrofe que se avecina. Ya no se trata de saber cómo se desempeñará un populismo sin cajas mágicas ni precios de la soja por las nubes -a semejanza del primer kirchnerismo- sino de pensar cómo hará para gobernar, cuando haya terminado la pandemia, un país arrasado por la crisis más grave que recordemos.


Vicente Massot

Visto 2847 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…