Miércoles, 03 Junio 2020 21:00

Causa vértigo - Por Vicente Massot

Escrito por

 

En el curso de unas pocas semanas pasaron de creerse los mejores del mundo, o poco menos, a entrar en pánico y perder los estribos en punto a sus declaraciones.

 

El que primero abrió el fuego fue -en respuesta a la carta abierta firmada, días antes, por varios intelectuales de fuste- el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán. Con una liviandad notable pronosticó que, si acaso se levantaba en el AMBA el aislamiento obligatorio, en quince días tendríamos cadáveres apilándose como en San Pablo o Nueva York.

Está claro que la mesura no es su fuerte, pero, cualquiera que sea el grado de irresponsabilidad del funcionario en cuestión, no debería perderse de vista el rango que ostenta. En teoría, es quién maneja la crisis sanitaria en la zona más poblada y pobre del país. ¡Pequeño detalle!

Sin embargo, los vaticinios catastrofistas no terminaron ahí. Cuando aún no habíamos terminado de procesar aquel exabrupto, el vice–ministro de la misma cartera, Nicolás Kreplak, también consideró necesario sincerarse y, sin anestesia de ninguna naturaleza, dijo: “Creo que estamos en una etapa de ascenso de la curva y que hay que producir las medidas de contención que reduzcan la cantidad de casos. De lo contrario, en semanas va a colapsar el sistema de salud”.

Conviene, al respecto, separar la paja del trigo y tratar de determinar, con un mínimo de precisión, lo ridículo de lo probable. Gollán es un irresponsable que no mide sus palabras con la mesura que le corresponde a un ministro en semejante situación. De tan disparatado, lo que expresó escapa al análisis serio. Aunque en su jurisdicción se cometiesen todas las torpezas imaginables y la cuarentena cesase de un día para otro -algo que nadie piensa-, de todas maneras, la Argentina se halla a años luz de los Estados Unidos y de Brasil en lo que hace al número de infectados y de muertos.

Su mano derecha, en cambio, no exageró la nota, no faltó a la verdad, ni echó a rodar hipótesis descabelladas. Como las medidas que tomó el gobierno nacional, junto al de la Capital Federal y el de la provincia de Buenos Aires, a la par que postergaron el pico de contagio no lograron -al cabo de setenta días- aplanar la curva, la probabilidad de que colapse el sistema de salud no está a la vuelta de la esquina, pero no puede descartarse. En el conurbano bonaerense el panorama comienza a ser dramático. La idea de retroceder de fase es producto de que los casos de coronavirus se multiplicaron por cuatro en los últimos catorce días. Las 865 personas infectadas en las villas en dos semanas encendieron todas las alarmas en La Plata.

El próximo sábado el presidente anunciará la prolongación del encierro en el AMBA y -casi con seguridad- pondrá énfasis en la novedosa partitura que el equipo de contenidos y propaganda que lo asiste ha imaginado para hacer frente a las voces levantadas, en distintos lugares, pidiendo volver al trabajo.

El discurso oficialista consiste en proclamar que el 90 % del país está normalizado -o en vías de- y que, por lo tanto, hay una campaña orquestada en su contra con el propósito de abandonar la cuarentena y dar un salto al vacío de características suicidas. El argumento puede resultar verosímil -que es cuanto importa en una sociedad mediática de masas- a condición de entender que, útil para ganar tiempo y huir hacia adelante, a la larga está condenado a perder fuerza y desinflarse como un globo de cumpleaños.

Si el parámetro utilizado para determinar la extensión de la normalidad es el geográfico, las provincias en donde el aislamiento casi ha desaparecido son mayoría. Sólo que existen otras formas de abordar la cuestión. Si en lugar de adoptar el criterio antedicho la medición se centrase en el PBI, el 90 % arriba mencionado se reduciría dramáticamente. Con la Capital Federal cerrada y el Gran Buenos Aires en igual situación, la parte de lejos más importante del aparato industrial y de servicios de la Argentina se halla inactiva. Unido al hecho de que una cosa es autorizar la reapertura de fábricas, negocios, shoppings y kioscos de distinta índole y otra, bien diferente, es que puedan hacerlo en este contexto. La noción sostenida por el gobierno de que en mayo se tocó fondo -en términos de la caída de la actividad económica- es falsa y temeraria si, con base en semejante premisa, Martín Guzmán y los demás ministros del área planean una salida realista de la pandemia.

Prolongar el encierro obligatorio de la manera como está vigente por espacio de seis u ocho semanas más -que es el proyecto de Alberto Fernández, secundado por el jefe de gobierno de CABA, Horacio Rodríguez Larreta, y Axel Kicillof- tiene dos riesgos y un beneficio, según el análisis coincidente de ellos tres. La ventaja está dada por los efectos virtuosos de la cuarentena cuando se espera el pico de contagios en consonancia con la llegada de la estación invernal. Las contras son, básicamente, dos: por un lado, las consecuencias económico sociales visibles hasta para un ciego y, por el otro, un dato que no había dado el presente hasta el momento: la desobediencia civil. Las inclemencias económicas pueden maquillarse hasta que pase la cuarentena y el oficialismo deba sincerarse con la realidad. Todavía es posible barrer la basura debajo de la alfombra. En cambio, si prendiese en las gentes del AMBA la tentación de la desobediencia, la prioridad excluyente del kirchnerismo -apostar todas sus fichas al aislamiento- entraría en crisis.

Que desde el 19 de marzo y hasta la última semana del mes de mayo habría sectores de la población que no tolerarían la dureza de la cuarentena, era una especulación analítica. Ahora se ha transformado en una realidad. Por de pronto, las opiniones contrarias al parecer de Fernández, Larreta y Kicillof se vocean en público, colman las redes sociales y se expresan en movilizaciones automovilísticas como las ocurridas diez días atrás -poco más o menos- en Córdoba y en Tigre. Sin la espectacularidad de estas últimas, basta caminar a diario por los barrios de cualquier lugar del AMBA para darse por enterado de que son muchas las personas que han optado por salir a la calle.

A medida que ha transcurrido el tiempo y las proyecciones de los infectólogos y funcionarios respecto de cuándo se produciría el pico de contagios se fueron corriendo en el calendario, la ciudadanía comenzó a perder el miedo. Si en los días y semanas por venir finalmente hubiese un crecimiento manifiesto de contagios y de muertes, posiblemente el fantasma de la desobediencia civil se esfumaría. En caso contrario, … ¿quién podría impedir rebeliones varias contra el aislamiento? En las contadas oportunidades en las cuales pelotones de la policía trataron de impedir -en el ámbito bonaerense- asados o partidos de fútbol no autorizados, fueron corridos a piedrazos. Las fuerzas de seguridad son las primeras en darse cuenta de que, en una administración kirchnerista, la represión -por legítima que ella sea- resulta el peor de los pecados.

Las ocho semanas que han sido señaladas -desde las oficinas más encumbradas del gobierno de la Capital Federal y del de La Plata- como el punto límite de la cuarentena pura y dura en el AMBA, suponen que gran parte de sus habitantes estarán, en distinta medida, encerrados un lapso igual que el transcurrido entre el día en que el presidente de la Nación anunció la cuarentena y el de hoy. Nada más y nada menos. A muchos, de sólo pensarlo, les causa vértigo.


Vicente Massot

Visto 463 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…