Viernes, 26 Marzo 2021 10:53

Cristina Fernández es incapaz de precaverse de su imaginación afiebrada - Por Carlos Berro Madero

Escrito por

 

 

Como nuestro futuro inmediato dependerá de las actitudes que adopte nuestra Vicepresidente de aquí en más respecto de una crisis que ya tiene color, olor y forma bien definida, creemos necesario analizar nuevamente el espíritu que anima a quien evidencia tener una imaginación puesta al servicio de sus pasiones:

1º Dichas pasiones le están haciendo ver las cosas que suceden a su alrededor de manera diferente a lo que son en sí mismas;

2º Aparece como poseída por una violencia interior que la domina frente a la desesperación de ver el naufragio de sus planes de impunidad y “gloria in excelsis deo” personales que siempre la dominaron;

3º No se ha ilustrado –ni se ilustra-, suficientemente sobre las materias que aborda, despreciando nuevos datos de una realidad cambiante e impredecible, sin poder vincularla con sus propios intereses políticos;

4º Carece de la mesura necesaria para no pecar de “excesiva” en sus constantes alusiones a un mundo que existe solo en su imaginación y roza la cultura de un alumno no muy aventajado del colegio secundario;

5º Su exaltación es de tal magnitud, que la está privando del uso de la razón, pretendiendo sorprender a propios y extraños con “chispazos” de supuesto ingenio que ya no engañan a nadie;

6º Quienes la siguen, la temen -por el momento-, y la usan al mismo tiempo para proteger los privilegios que obtienen de su “benevolencia napoleónica”;

7º “Ni su talento es tan claro, ni su voluntad tan recta, ni su índole tan suave, ni su corazón tan bueno, ni su trato tan dulce, ni su presencia tan afable”, diría Jaime Balmes de ella, descorriendo poco a poco un velo que la mantuvo protegida “en las buenas”.

¿Cuánto faltará aún para que muchos de quienes la siguen rectifiquen su juicio sobre ella, y al mirarla detenidamente (quizá por primera vez), expresen algo similar a “como negocio ya no nos interesa” (siempre Balmes)?

Hasta su pérfida hipocresía acaba de caer al piso con estruendo llevándola a admitir: “no podemos pagar nuestras deudas porque no tenemos plata”.

¿La pregunta es objetiva o subjetiva? ¿Quiénes “no podemos”?

¿Nosotros? ¿O ella y sus conmilitones corruptos que vaciaron las arcas del Estado durante quince o más años?

Se entrevé en ella la volubilidad de algunas personas a las que se les asigna con ligereza un “genio” superior, que solo explotan sus aptitudes para la oratoria actoral sin “sustancia” y en algún momento comienzan a maldecir el final inesperado de ciertos dogmas inconcusos.

Hay gente humilde con la que hemos hablado últimamente que nos ha confesado sin vueltas que jamás sospecharon que la realidad que les vendieron sería tan diversa a la actual: sus heladeras vacías han podido más que su ingenuidad irreflexiva y comienzan a verla de otro modo. Ya no es más para ellos/as una émula de Juana Azurduy.

En síntesis: Cristina es un mito que comienza a esfumarse, porque ya no tiene respuestas convincentes para necesidades elementales: la ideología no sirve para untar pan con manteca y dulce, o ser asada a la parrilla como si fuera un bife apetitoso.

Esto puede terminar por conmover lealtades que hasta hoy le han sido fieles, al comprender que “hasta los sentimientos buenos, si se exaltan en demasía, son capaces de conducirnos a errores deplorables” (Balmes nuevamente).

La pertinaz “abogada exitosa” nos recuerda a Sylvia Lewelyn Davies, quien junto a su hijo Peter son los protagonistas de una obra imaginaria del autor teatral estadounidense James Matthew Barrie, quien la escribió luego de haberlos conocido en la vida real.

Sylvia, se ve aquejada un día por una fuerte tos, fiebre e intensos dolores pulmonares, pero se niega a tomar los medicamentos adecuados y fallece luego de una prolongada estadía en un “mundo de nunca jamás” al que se abraza tenazmente, pintado magistralmente por Barrie.

A buen entendedor, pocas palabras. 

Carlos Berro Madero

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…