Martes, 18 Mayo 2021 13:34

Venezuela, derechos humanos y el doble estándar del gobierno argentino - Por Mariano Caucino

Escrito por

 


El presidente Alberto Fernández aseguró que el “problema” con los DDHH en el país vecino “están desapareciendo” y desconoce los informes de organismos internacionales que reflejan las atrocidades en la materia por parte del régimen de Nicolás Maduro

En lo que constituye un nuevo aval del Gobierno argentino al régimen venezolano, el presidente de la Argentina, Alberto Fernández, sostuvo en declaraciones radiales que el “problema” en relación con los derechos humanos en Venezuela está “desapareciendo”.

La realidad, sin embargo, parece un hecho ajeno a las palabras del mandatario argentino. Como es sabido, Venezuela vive una crisis interminable de la mano de Nicolás Maduro, quien encabeza la dictadura chavista que desde hace dos décadas tiene sometido a un país que en su día fuera un ejemplo de democracia en la región.

Con sus expresiones inaceptables, Fernández desconoce las detenciones arbitrarias, las desapariciones forzadas, las ejecuciones extrajudiciales y las torturas, tratos crueles e inhumanos que fueron denunciados por intachables informes de Derechos Humanos. Así lo consignan los últimos informes de las Naciones Unidas, redactados por la oficina encargada de Derechos Humanos a cargo de la ex presidente chilena Michelle Bachelet.

Sus conclusiones son contundentes. La Alta Comisionada se refirió a la violación de derechos humanos en Venezuela y sostuvo que se registraron “al menos 66 casos de intimidación, acoso, inhabilitación y criminalización de periodistas, medios de comunicación, defensores de los derechos humanos, trabajadores humanitarios, líderes sindicales y miembros o partidarios de la oposición, incluidos los miembros electos de la Asamblea Nacional de 2015 y sus familiares”.

Resulta útil recordar algunos hechos. El pasado viernes 14, el gobierno venezolano terminó de confiscar al diario El Nacional, uno de los principales del país y una de las pocas voces críticas del régimen. La medida se ejecutó a través de un embargo decretado por un Poder Judicial totalmente controlado por las autoridades de la dictadura.

El caso de El Nacional, sin embargo, no resulta un hecho aislado. Por el contrario, la toma del medio representa el último golpe del régimen a los medios de prensa independientes de Venezuela. Se estima que cientos de medios de comunicación han sido suprimidos en las últimas dos décadas, desde la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999.

A su vez, de acuerdo a Foro Penal, una ONG que monitorea la situación de los derechos humanos permanentemente bajo la dictadura militar chavista, hasta el día de hoy existen 306 presos políticos en Venezuela. Además, según esa institución, “más de 9.000 personas siguen sujetas, arbitrariamente, a medidas restrictivas de su libertad”.

Las pruebas sobre las gravísimas violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela son un dato objetivo de la realidad. Su desconocimiento implica un negacionismo inadmisible en un gobierno democrático. Es por ello que los dichos del jefe del PEN representan una cachetada a las víctimas de la dictadura venezolana.

Lo que ha ido desapareciendo en Venezuela es la libertad, la vigencia de los derechos humanos y el respeto por el estado de derecho.

Mariano Caucino
Especialista en relaciones internacionales. Ex embajador en Israel y Costa Rica

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…