Miércoles, 18 Agosto 2021 12:09

Alberto Fernández: el “señorito satisfecho” de Ortega - Por Carlos Berro Madero

Escrito por

 

El filósofo español Ortega y Gasset, definía en su tiempo al que llamaba “señorito satisfecho” como “el hombre vulgar, antes dirigido, que ha resuelto gobernar el mundo. Este contentamiento consigo”, señalaba, “le lleva a cerrarse para toda instancia exterior, a no escuchar, a no poner en tela de juicio sus opiniones y a no contar con los demás.”

 

Así está ocurriendo con el actual presidente-delegado, que descerraja casi diariamente -sin pudor ni medida-, sus insólitas opiniones, dando muestras de que siente la función que desempeña como la potestad de decir lo que se le ocurra sin reserva alguna, llevándolo a falsear algunos hechos, u ocultarlos según sea la ocasión, con una insólita desenvoltura que hace dudar muchas veces que esté en su sano juicio. 

O que es un producto “selecto” más de ciertos bárbaros emergentes de una casta política decadente, que personifican la deformación de un tipo de democracia que la mayoría de la gente ve hoy como normal, en la que hay quienes tienen más derechos que otros y pueden obligarnos a los demás a cumplir normas arbitrarias impuestas “manu militari”.

Su período constitucional, de tipo “hereditario”, comenzó además con un hecho singular, porque ¿a quién se le puede ocurrir que sea “normal” que en la conformación de la fórmula del Poder Ejecutivo de un gobierno sea el vicepresidente quien designe, mediante un ucase, al que debe ocupar la presidencia?

Debido a este hecho, Alberto se comporta hoy como si fuese un aristócrata que heredó el poder.

“¿Qué vive el aristócrata de herencia: la suya o la del prócer inicial?”, se preguntaba Ortega; respondiéndose a sí mismo: “ni la una, ni la otra. Está condenado a representar al otro, por tanto, a NO SER NI EL OTRO, NI ÉL MISMO. La sobra de medios que está obligado a manejar no le deja vivir su propio y personal destino Y ATROFIA SU VIDA”.

Y en este caso, agregamos, la de nosotros, los ciudadanos de a pie, que sufrimos las consecuencias del accionar de un personaje que se ha “instalado” en un sitio desde donde actúa confundiendo a todos…y a sí mismo.

Pensar que podemos encontrar un camino que nos saque de nuestra decadencia mediante el concurso de alguien que vocifera que dos más dos son cinco (por decirlo de algún modo), nos pone frente a una situación muy difícil de digerir, al evidenciar que no reconoce cuáles son los límites que impone la democracia republicana a sus funciones, mientras se rodea de algunos fieles, tan minúsculos como él, que intentan vanamente interpretar sus desatinos, convencidos que pueden enfrentar a sus rivales dentro del mismo “Frente Para Todes” ponderando la valentía seudo “revolucionaria” de su jefe.

La tan mentada “grieta” está hoy dentro del poder, y la oposición debería tomar nota de esta circunstancia para explotar inteligentemente los resquicios que abren ciertas conductas esquizofrénicas de un gobierno bicéfalo, que amenaza terminar en un rotundo fracaso.

Septiembre y noviembre serán dos pruebas ácidas de la tolerancia popular ante el accionar de una “kakistocracia” –el gobierno de los peores, como hubiera señalado Jorge García Venturini-, que ha perforado los límites de cualquier imaginación.

Sería deseable, por el bien general, que pasado el escrutinio los kirchneristas-peronistas-camporistas no puedan volver a recitar, como la empleada de una marquesa alejada de su casa temporalmente, que enumera una serie de desgracias irreparables ocurridas en su ausencia (incendios y muertes), a pesar de lo cual asegura a su ama: “mais, tous va très bien madame la marquise” (ficción que dio lugar a una popular canción francesa cargada de ironía).

Es decir, a pesar de esto y aquello, todo va muy bien. Un típico antecedente del manual peronista de siempre. El movimiento político que ha reproducido, quizá, más “señoritos satisfechos” de los que se tenga memoria, a pesar de las tropelías causadas por sus gobiernos.

A buen entendedor, pocas palabras.

Carlos Berro Madero

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…