Domingo, 09 Febrero 2020 21:00

Conflictos interminables - Por Carlos Berro Madero

Escrito por

 

Bernard Williams sostiene que un anhelo exagerado de veracidad suele poner en marcha un proceso de crítica que debilita enormemente la convicción de que alguna verdad pueda expresarse en su totalidad.

Este sentimiento potencia gran parte de los conflictos que jaquean a nuestra sociedad, ya que todos ellos disfrazan, detrás de ciertos discursos “fundacionales”, el viejo sueño de los políticos: acumular poder y hegemonía social.

Argumentar que detrás de ellos se esconden problemas ideológicos solamente, es caer en la ignorancia de lo que significa su vocación inocultable de “dominio”, con el que imprudentemente petardean cualquier posibilidad de obtener políticas sociales y económicas razonables -y “matemáticamente” posibles-, que logren elevar el nivel de vida de los ciudadanos.

Mientras esto ocurre, seguimos haciendo planes “para el día después”, un eufemismo para aludir a una supuesta “recuperación” de nuestras crisis recurrentes.

Porque ese día, en tanto y cuanto se mantenga el escenario descripto, no existe.

Y a medida que éste se consolida, aumenta la posibilidad del hundimiento final e irreversible en la irrelevancia como nación (ya estamos muy cerca).

Por otro lado, cuando una mitad de la sociedad política acusa a la otra mitad de haber destruido las herramientas necesarias para progresar y desarrollarse, y esto se repite de ambos lados de una moneda que rueda en el aire desde hace décadas, EVIDENTEMENTE ALGO ANDA MAL EN LA CABEZA DE QUIENES CREEN ESTAR INTERPRETANDO LA REALIDAD MEDIANTE EL FRUTO DE IDEOLOGÍAS ATRABILIARIAS.

Dichas ideologías son casi siempre un marco de referencia para disimular las perplejidades y contradicciones de dirigentes de uno y otro color político, que expresan públicamente el tenor de ciertas creencias inverificables, leyendas históricas moldeadas con “plastilina”, tabúes inentendibles y profecías que solo debieran ser leídas como parte del delirio en el que nos hemos acostumbrado a vivir los argentinos, adjudicando al mundo y sus circunstancias la culpa y responsabilidad de nuestros fracasos.

En ese escenario, se ha estrenado (por decirlo de alguna manera) el nuevo intento del peronismo por manejar el poder, manejándose en consonancia con las aseveraciones de Paul Gouteux cuando aseguraba que “sólo se reproducen los sistemas que desarrollan medios eficaces de reproducción: el proselitismo, el totalitarismo intelectual, la intolerancia y el absolutismo de las convicciones propias”.

¿La deuda externa? Es la consecuencia diabólica de años de acusaciones cruzadas entre “facciones” de poder, que se acusan entre sí de no haber encontrado nada “disponible” para “administrar” (¿eufemismo de robar quizá?) cuando asumen el gobierno y recomienzan con todo desparpajo un nuevo ciclo de rapacidad.

De vez en cuando, además, aparece algún émulo de los “compadritos” de barrio, inmortalizados en alguna letra de nuestros tangos “canyengues”, - como Kicillof-, que en aras de defender lo indefendible son capaces de acercarnos a una hoguera ardiente que les permita sostener su vocación irrefrenable por ocupar el centro del escenario, apareciendo como adalides de nuestra supuesta “soberanía” (¿).

El Frente para Todos de hoy está plagado de fanáticos sin fronteras. Porque cierran los debates públicos tratando solamente de que haya “consensos” con adversarios a quienes solo les conceden chances de “asimilarse” a sus ideas.

Punto.

El kirchnerismo y la izquierda revolucionaria solo esperan el momento de “desbancar” al peronismo “albertista”, confirmando, como siempre, que convivir con su fanatismo ideológico es una tarea imposible.

En el reciente viaje de Alberto Fernández por Alemania, dicen algunos reporteros que Angela Merkel le preguntó a éste con una sonrisa enigmática: “¿qué es el peronismo en realidad?”.

No sabemos su respuesta, pero desde aquí, la invitamos para que viaje a la Argentina: en no más de veinticuatro horas sabrá a qué atenerse.

A buen entendedor, pocas palabras.

Carlos Berro Madero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 548 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…