Martes, 20 Octubre 2020 10:54

Guzmán toma el control, con críticas al supercepo de Pesce - Por Mariano Spezzapria

Escrito por

Las nuevas medidas que apuntan a bajar la presión sobre el dólar no fueron anunciadas por el Banco Central. El ministro de Economía, Martín Guzmán, tomó finalmente el control de la política cambiaria, tras haber sido designado para capitanear la salida de la crisis por el presidente Alberto Fernández, en detrimento del titular de la autoridad monetaria, Miguel Pesce.

De movida, Guzmán impuso su estilo personal en el anuncio de las medidas: las comunicó por escrito, a diferencia de lo que había hecho Pesce cuando se estableció el “supercepo”, al que anticipó en un “off the record” a periodistas especializados. El ministro de Economía dijo desde el inicio de su gestión que las decisiones importantes se informarían en comunicados.

“Las regulaciones implementadas el 15 de septiembre han tendido a reducir la liquidez, ocasionando una volatilidad que resulta dañina para la formación de expectativas”, sostuvo el Palacio de Hacienda en el comunicado con el detalle de las medidas que dio a conocer ayer por la tarde. Traducción: Guzmán sostuvo que las políticas de Pesce fueron contraproducentes.

En términos políticos, el jefe del Palacio de Hacienda le ganó la interna al titular del BCRA, que quedó “herido” en el sube y baja de la coalición gobernante, pese a que es un amigo personal del Presidente. Guzmán, por el contrario, cuenta con el apoyo de la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien por otra parte no tendría una buena consideración sobre Pesce.

Las medidas que anunció el Ministerio de Economía llegaron al cabo de una jornada en la que el dólar blue llegó a cotizar 181 pesos, por encima del denominado “número de pánico” ($180) por los analistas del mercado. Por eso mismo, en la City porteña se preguntaron durante toda la rueda qué esperaba el Gobierno para poner en marcha correcciones al “supercepo”.

Los especialistas pusieron en relevancia que las medidas podrían considerarse como el inicio del “Plan Guzmán” –con aspectos controversiales incluidos-, de modo tal que el ministro de Economía cosechará los laureles en caso de tener éxito o tendrá que afrontar las consecuencias de un fracaso. Un empoderamiento político que, en rigor, parece un arma de doble filo.

Mariano Spezzapria
Twitter: @mnspezzapria

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…