Jueves, 22 Octubre 2020 12:06

El triángulo de las Bermudas - Por Carlos Pagni

Escrito por

"Los mercados deben entender que el que maneja la economía es el Gobierno". Cuando Máximo Kirchner formuló esa advertencia, el dólar paralelo cotizaba a 178 pesos. Ayer llegó a 183. Entre ambos precios pasaron solo tres días hábiles. La brecha con el oficial llegó a 130%.

El mercado todavía no entendió que la economía la maneja el Gobierno. O lo entendió demasiado bien. Ayer las casas de cambio del microcentro porteño fueron visitadas por la Gendarmería para controlar las transacciones informales. Estrategias que no se enseñan en Columbia.

Las medidas adoptadas por Martín Guzmán para detener la escalada del dólar en las operaciones de contado con liquidación provocaron un efecto inverso al esperado. La diferencia con el oficial era ayer de 120%. Los gerentes financieros de los bancos se asombran de que ese mecanismo ha dejado de ser un recurso de especialistas y es utilizado por clientes inexpertos. Por el pueblo, para honrar la sociología de Santiago Cafiero. El repudio al peso se generaliza. Los bonos reestructurados perdieron 30% de su valor desde que fueron emitidos. Las relaciones entre los miembros del equipo económico, en especial entre Guzmán y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, están hechas pedazos.         

La crisis corroe al oficialismo en su intimidad. Cristina Kirchner y Alberto Fernández pasan semanas sin hablarse. La indiferencia de la vicepresidenta por la celebración del 17 de octubre fue interpretada en la Casa Rosada como un desaire personal. Muchos dirigentes, atemorizados por esta tensión, esperan una reaparición de la pareja para la conmemoración de la muerte de Néstor Kirchner, de la que el 27 se cumplirá una década. Los preparativos para ese relanzamiento son tan minuciosos que desnudan la dificultad de la conciliación.

El indicador financiero del desbarajuste económico es el precio del dólar libre. Su indicador político es la sistemática diferenciación de Sergio Massa. No solo de la errática marcha del Poder Ejecutivo. También de la acelerada radicalización de su amigo Máximo Kirchner y La Cámpora.

El presidente de la Cámara de Diputados es un socio clave de la coalición gobernante. Sobre todo, por un caudal de votos propios que se propone conservar. Un recaudo que no debe tomar el Presidente. Por eso, el propio Massa hace notar sus disidencias. Puso presión para acelerar el acuerdo por la deuda; denostó los ataques a los silobolsas; prometió el juicio político para los magistrados que liberaran presos por la cuarentena. Su último esfuerzo para distinguirse fue casi gracioso. Dijo: "Yo defiendo la propiedad privada, pero algunos de mis socios, no". En otras palabras: dijo que él es capaz de asociarse con cualquiera, siempre que le permitan explicitar su desacuerdo.

La manifestación más relevante de esa pretendida autonomía ocurrirá a mediados de noviembre, cuando se realice una asamblea del Frente Renovador. Massa dudaba de celebrar esa reunión. Pero se decidió cuando Alberto Fernández aceptó convertirse en titular del PJ. El diputado quiere que se advierta que él no está bajo esa jefatura.

La vocación por distinguirse es parte de un plan menos definido, del que Massa habla solo con su círculo más cercano. Es la posibilidad de convertirse en quien salga al rescate del Gobierno. Esa aspiración anida en la fantasía de algunos de sus amigos empresarios. A ellos les gustaría volver a verlo al frente de la Jefatura de Gabinete, liderando un giro de la administración hacia el mercado.

Ese desembarco, sobre el que se especula en varios rincones del establishment, debería cumplir con dos condiciones indispensables. La primera, una aceptación de Alberto Fernández. En este contexto se entiende que, cuando le preguntan si podría ser jefe de Gabinete, Massa contesta: es un cargo del Presidente. La capacidad de Fernández para asimilar esa cohabitación entraña un par de enigmas. Uno muy inquietante: ¿qué conciencia tienen en el corazón de Olivos sobre la gravedad de la situación económica? Otro: si allí se impulsara un cambio general del gabinete, ¿sería para incorporar a Massa? ¿O se consolidaría una alianza con los gobernadores y los sindicalistas del PJ? Para muchos dirigentes oficialistas la celebración del 17 de octubre fue la liturgia preparatoria de ese giro, organizado por el tucumano Juan Manzur y el gremialista Héctor Daer. Manzur se sueña jefe de Gabinete desde que Fernández ganó las primarias. Pero no pudo levantar el veto de Cristina Kirchner, distanciada de él y de su principal padrino, Hugo Sigman.

La segunda incógnita de la hipótesis Massa, acaso más relevante que la primera, es si la vicepresidenta la impulsaría. Unas tres semanas atrás, ella habría deslizado esa posibilidad en una charla con el diputado. Estaban hablando de los riesgos electorales que plantea la dificultad para ordenar la economía. "Así perdemos 2023", se alarmó la señora de Kirchner. Massa no la tranquilizó: "No, así perdemos 2021".

El plan de un desembarco del presidente de la Cámara en el Poder Ejecutivo debe superar otros obstáculos. Massa pondría condiciones que, hasta ahora, son difíciles de aceptar por la vicepresidenta. Una de ellas es que Martín Redrado se haga cargo de Economía. Redrado todavía no consiguió que en el Instituto Patria olviden que, en el procesamiento de Cristina Kirchner, Axel Kicillof y, sobre todo, Miguel Pesce, en la causa del dólar futuro, Claudio Bonadio utilizó los argumentos que él ofreció como testigo. El economista ofreció sus explicaciones a Máximo Kirchner. ¿Hasta qué nivel deben caer las reservas para que esos pretextos sean aceptados?

La hoja de ruta del diputado y su entorno prevé una aceleración de la crisis. Dicho de otro modo: que el torbellino del mercado opere como una especie de "Jorge-Remes-Lenicov", para después tomar el timón a lo Roberto Lavagna. ¿Sabrá que los mercados, librados a su histeria, son mucho más depredadores que cualquier ministro ajustador? A propósito de esta dinámica, Massa aspira a la bendición de Lavagna. Ya que no puede pedir la del papa Francisco, se conforma con la de ese obispo laico. Primero debería reconciliarse con Lavagna.

En el siguiente círculo concéntrico, Massa imagina un acuerdo con un ala de la oposición. Su principal activo es una vieja amistad con Horacio Rodríguez Larreta. Y un vínculo muy cercano con Emilio Monzó y Nicolás Massot. Tan cercano que hasta podría incluir una martingala electoral para Tigre. Estos canales de comunicación facilitarían un mínimo acuerdo parlamentario. No hace falta aclarar el impacto que este diseño tendría sobre las disputas internas de Juntos por el Cambio. En especial para la carrera de Mauricio Macri, quien aspira a un "segundo tiempo". Massa sería para él un enemigo mucho más operativo que Cristina Kirchner.

Si el presidente de la Cámara de Diputados aspira al aval de la vicepresidenta, deberá demostrar que es más eficaz que el Presidente para resolver los problemas judiciales de los Kirchner. Pronto se conocerá una señal relevante para esa peripecia. La Corte se prepara para fallar sobre el traslado de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. Los detalles de ese pronunciamiento no trascendieron. Ni siquiera se sabe a ciencia cierta si se producirá hoy. Está más claro que habrá una mayoría, de la que está excluido Carlos Rosenkrantz, que ratificará la presencia de esos magistrados en sus posiciones actuales. Pero con un plazo determinado. Para simplificar: Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti podrán alegar que no son incoherentes con lo que afirmaron en la acordada 7, cuando manifestaron que esos traslados estaban bien hechos. Sin embargo, aclararán que en aquel momento estaban resolviendo una consulta administrativa, no un conflicto judicial. En cambio, ahora deben aclarar el marco constitucional de los traslados y, sobre todo, si implican una designación definitiva, en los términos del artículo 99, inciso 4 de la Carta Magna. Es como argüir: "Cuando emitimos la acordada, nadie nos había preguntado por estos aspectos. Recién con este pleito aparece, por primera vez, el problema".

Hay interrogantes que solo se podrán despejar cuando se conozca el fallo. Por ejemplo, qué efectos tendrá la doctrina de los traslados sobre todos los magistrados que están en esta situación. Son 56. También habrá que ver la proyección de la sentencia sobre la política. Los jueces de la mayoría aspiran a que se consideren sus razonamientos técnicos. Pero el caso supone un nivel de politización que simplifica las lecturas. Si los tres magistrados permanecen en sus puestos, la Corte será aplaudida por quienes denuncian una venganza del kirchnerismo contra la Justicia que sancionó a la vicepresidenta. Si, en cambio, sus posiciones se vuelven provisorias, la Corte habrá cedido a las manipulaciones del Gobierno. Es muy probable que Bruglia y Bertuzzi colaboren con esa interpretación. Ambos camaristas evalúan renunciar al tribunal si no se los ratifica sin matices.

De ser este el desenlace, un sector de la opinión pública, el que se moviliza en torno a este caso porque ve en él la primera frontera de un avance kirchnerista sobre la Justicia para garantizar la impunidad en delitos de escandalosa corrupción, entenderá que Cristina Kirchner domina a su antojo los tres poderes del Estado. Frente a esa tribuna saldrá más enaltecido el minoritario Rosenkrantz. Mucho más si alguno de los cargos vacantes es ocupado por el juez Alejo Ramos Padilla, a quien la oposición identifica como un militante oficialista. Ramos Padilla ganó el concurso para camarista federal.

Alberto Fernández hace todo para corroborar la presunción de impunidad. Cuando el fallo es inminente, elimina la oficina de querellas de la Oficina Anticorrupción por falta de personal. ¿De dónde sacará los empleados para montar Nodio?

Es difícil, aun así, que la vicepresidenta se sienta en deuda con la Corte. Ella está convencida de que el máximo tribunal fue cómplice de una persecución política que se llevó a cabo durante la gestión de Mauricio Macri. Entenderá, además, que los jueces que firmaron la ya famosa acordada 7, que convalidaba a Bruglia y Bertuzzi, lo hicieron para complacer a Macri. Y que ahora relativizan esa posición para, en vano, complacerla a ella.

Cristina Kirchner, en su inflexibilidad, suele tener expectativas insaciables. Algunos ministros de la Corte ya lo saben. Es difícil detectar si lo sabe también Massa. O si cree que, con el argumento de que una derrota electoral significa perder toda inmunidad, convencerá a la vicepresidenta de dotarlo de atribuciones que no pudo conquistar el Presidente. Si no fuera así, el país estaría ante una pesadilla. Porque pasaría de las ambivalencias de la diarquía a las turbulencias del triángulo de las Bermudas: Cristina-Alberto-Massa.

Carlos Pagni

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…