Miércoles, 24 Noviembre 2021 10:25

Internas abiertas y voto anticasta - Por Sergio Crivelli

Escrito por

Las elecciones legislativas permitieron comprobar que el sistema de primarias abiertas ayudó a cohesionar a la oposición, mientras que su ausencia terminó siendo negativa para oficialismo. La participación directa de los votantes en el armado de las listas estimuló más la participación que el dedo de CFK. En las generales hubo que ir a buscar en remise a los votantes del PJ y ni siquiera así consiguieron dar vuelta el resultado. 

Como cualquier sistema electoral las PASO son sólo un instrumento y el problema del peronismo no fue instrumental, sino de mala gestión. Pero también tuvo impacto negativo el liderazgo de Cristina Kirchner, cuestionado por las distintas capillas peronistas que, sin embargo, lo acataron y marcharon resignadas a una derrota segura. 

En sentido contrario las PASO constituyeron la clave del triunfo opositor. Juntos por el Cambio obtuvo el 42% en las legislativas, en tanto Mauricio Macri en soledad había conseguido el 41% dos años antes. La falta de candidatos nítidamente antikirchnerista fue compensada en esta ocasión por la unidad. Ahí residió la utilidad del sistema.

Sin embargo, no todos resultaron ganadores en el frente opositor. Quien era presentado por los medios como su líder durante la pandemia, Horacio Rodríguez Larreta, retrocedió varios casilleros. También María Eugenia Vidal, a quien `repatrió' a la ciudad de Buenos Aires cuando armó las listas sin consultar a Macri al que quiere jubilar.

Ahora Patricia Bullrich y Ricardo López Murphy reconocen que el desempeño opositor fue decepcionante en capital y la causa, aunque no lo digan, tiene nombre y apellido: Javier Milei. Pero el problema para Rodríguez Larreta no son ni Bullrich, ni López Murphy, ni Milei, sino el electorado macrista que se está radicalizando.

Tras años de fracasos, miseria y corrupción crece el rechazo a la `casta' política, a los que siguen cobrando sueldazos mientras ajustan a los jubilados, que arman fiestas en cuarentena y se adelantan en la cola cuando escasean las vacunas. No es una impugnación a la política, ni a la democracia, sino a los corruptos e inoperantes que usan el poder en beneficio propio.

En ese marco ser funcional a un gobierno peronista no es recomendable. Hoy en el frente opositor ni Margarita Stolbizer quiere acordarse de que fue socia del presidente de la Cámara de Diputados.

Las PASO primero y las generales después fueron una fotografía perfecta del estado de ánimo de la sociedad. A medida que pase el tiempo se impondrá la inercia del sistema y la dirigencia volverá a olvidarse de los votantes, pero tendrán mayor chance de éxito los que capitalicen esa experiencia. Hay un 34% de voto estructurado que es el piso del populismo, pero el que resta todavía es decisivo y cada vez más crítico de una dirigencia que se ha vuelto una corporación con intereses propios cada vez más alejada de los padecimientos de los ciudadanos de a pie.

Sergio Crivelli 
Twitter: @CrivelliSergio

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…