Miércoles, 01 Diciembre 2021 08:42

Nuevo escenario - Por Sergio Crivelli

Escrito por

En los últimos días tocó a dos mujeres, Cristina Kirchner y Elisa Carrió, anticipar la reconfiguración del escenario político para 2023. En una carta abierta la primera anunció que va rumbo a desentenderse de su invención electoral de hace dos años, Alberto Fernández, mientras que en un festejo partidario la segunda repartió méritos y reproches en la alianza opositora, alejándose de Horacio Rodríguez Larreta ante el beneplácito de Mauricio Macri. 

Más allá de sus veleidades de "prima donna" Carrió tiene el olfato entrenado para detectar cambios de humor social y la hora de los políticos "rosqueros", antigrieta, etcétera, etcétera, pasó hace rato. La que suena es la de los "anticasta" y antipopulistas, en particular en el distrito en el que ella tiene todo su capital electoral: la ciudad de Buenos Aires. Allí donde Rodríguez Larreta acaba de fallar. 

En tanto Cristina Kirchner se indignó por escrito porque los factores de poder y los medios le reclamaban una definición sobre el ajuste fiscal que se viene. No le gusta que la empujen, pero tuvo que fijar posición y lo hizo: toda la responsabilidad será del presidente que tiene la "lapicera". Del recorte del gasto público tendrán que hacerse cargo él y Juntos por el Cambio que para eso tiene las bancas que ganó; ella se reserva el papel de opositora bis.

La sucesión de impactos sobre el frente oficialista fue demoledora: doble derrota electoral, el presidente se alejó de la vice para terminar con su tutela política y la vice se aleja del presidente para no seguir perdiendo votos por la mala gestión. Con los votos de la vice se ganó el poder hace dos años y con el gobierno de Alberto Fernández se evaporaron millones de votos después. ¿Quién puede acusarla de falta de solidaridad al abandonar a su suerte a un invento que le salió mal? Los mismos que ayudó a ocupar cargos ahora pretenden independizarse aliados con los gordos de la CGT, caciques municipales y gobernadores que suman menos votos que los que ella cosecha en una sola intendencia del conurbano. Quedó a la vista que Unidad Ciudadana era mejor negocio político que el Frente de Todos. Para qué seguir pagando costos por el "ocupa" de Olivos como diría Fernanda Vallejos.

SITUACION INVERSA

En la vereda de enfrente la situación es la inversa: el triunfo une, porque nadie renuncia al éxito. Pero Carrió quiere una unidad selectiva. En eso coincide con Mauricio Macri que elogia sus ideas, como la del "contrato moral", que ata la política a la decencia, combinación exótica para estas latitudes.

Pero eso la aleja de Horacio Rodríguez Larreta de quien dice que la "espanta" su amistad con Sergio Massa y ni qué decir de Enrique "Coti" Nosiglia, inventor de Facundo Manes y aliado del peronismo desde los tiempos del Pacto de Olivos.

Carrió, azote de radicales y hasta no hace mucho de Macri, tiene genes antiperonistas, franquicia que hoy cotiza a la baja. Son los que activó en esta etapa de toma de posiciones para 2023. Y como CFK va un paso adelante del resto.

Sergio Crivelli 
Twitter: @CrivelliSergio

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…