Viernes, 18 Febrero 2022 08:43

Preparados para votar con el trasero - Por Fernando Laborda

Escrito por

Ni el FMI genera en la opinión pública el espanto que algunos pretenden mostrar, ni el Congreso sería un obstáculo invulnerable para el acuerdo con el organismo internacional 

Los más optimistas, dentro y fuera del Gobierno, creen que el acuerdo con el FMI se concretará más temprano que tarde y que el Congreso no será un obstáculo invulnerable. Incluso cerca del presidente Alberto Fernández, se piensa que la resistencia del kirchnerismo al entendimiento con el organismo financiero internacional, si bien se hará sentir, no se materializará en una obstrucción a la iniciativa. 

Desde un principio, la lógica que ha imperado en el cristinismo, con Máximo Kirchner como más representativo vocero, es que, si el gobierno nacional accede a bajar el déficit fiscal de la manera que lo pide el Fondo Monetario, la coalición oficialismo estará condenada a perder las elecciones presidenciales de 2023.

En los sueños de sus noches de verano, los más extremistas dirigentes cristinistas vinculados al Instituto Patria imaginaron que un apoyo financiero de China y Rusia podría suplir al FMI. Se trata de meras fantasías que recuerdan la disparatada apuesta de la dictadura de Leopoldo Fortunato Galtieri al apoyo de soviéticos y chinos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas durante la Guerra de las Malvinas.

La geopolítica siempre puede impactar, de una forma u otra, en una renegociación de deuda como la que mantiene el gobierno argentino con el FMI. Pero el problema de la Argentina es otro: de lo que se trata es de presentar un programa económico creíble y coherente, que proporcione al mundo y a los inversores la necesaria confianza acerca de la voluntad del país de honrar sus compromisos y sobre su real capacidad de pago. De allí que hoy el mayor problema probablemente no sea llegar al acuerdo para renegociar la deuda, sino lo que ocurra a partir del día después.

Es probable que la oposición al acuerdo desde el cristinismo tenga mucho más de simbólico y de testimonial que de material. No significa que sus representantes en el Congreso vayan necesariamente a apoyar con su voto el entendimiento, pero sí que podrían ingeniárselas para restarle respaldos sin poner en peligro su aprobación final.

Durante enero, una encuesta de Analogías, una de las consultoras preferidas de los dirigentes del kirchnerismo, no trajo buenas noticias para los adláteres de Cristina Kirchner. Sus datos demostraron que una porción no menor de la población apoyaba la necesidad de un acuerdo con el FMI y que el discurso oficialista responsabilizando por el crecimiento de la deuda pública a Mauricio Macri no había prendido como esperaban en la opinión pública.

Según ese sondeo, el 45% de los encuestados dijo creer que la deuda aumentó más durante el gobierno de Alberto Fernández que a lo largo de la gestión de Macri (38%). Otro 38% coincidió en que el eventual acuerdo con el FMI sería beneficioso para el país, en tanto el 45,6% sostuvo que sería poco o nada beneficioso. Se trata de cifras que demuestran que el organismo financiero internacional dista de generar el nivel de espanto en la ciudadanía que algunos dirigentes pretenden mostrar.

Otro estudio de opinión pública, realizado del 3 al 6 de febrero por la consultora Synopsis, entre 1430 personas, fue incluso menos favorable para las expectativas de los más radicalizados en la coalición oficialista. Esta encuesta reveló que casi el 60% de quienes se declaran votantes del Frente de Todos se manifiesta a favor del acuerdo con el FMI esbozado por el gobierno nacional. Este porcentaje supera con claridad al promedio de los consultados, que califica como bueno o muy bueno al acuerdo en un 36,9%, mientras que el 25,9% lo tilda como “ni bueno ni malo” y el 31,2% lo considera “malo o muy malo”. La conclusión es que ni siquiera en el electorado que apoyó a la coalición oficialista hay tanta oposición a pactar con el FMI como pretendieron hacer creer las primeras espadas del cristinismo.

No solo entre los especialistas en economía impera la creencia de que un default con el organismo financiero implicaría un salto al vacío, con gravísimas consecuencias para el futuro inmediato del país. También ese criterio parece prevalecer en buena parte de la ciudadanía. ¿Obrará esto para ablandar al kirchnerismo en el Congreso a la hora de tratar el entendimiento con el FMI? No es improbable. Ya en la principal fuerza opositora, Juntos por el Cambio, hay un consenso básico en que sus legisladores no deberían trabar la aprobación. Un recordado operador del radicalismo como César Jaroslavsky, protagonista de innumerables negociaciones y debates parlamentarios cuando presidió el bloque de diputados durante todo el gobierno de Raúl Alfonsín, solía decir que en el Congreso “muchas veces se vota con el trasero”, en referencia a la importancia de garantizar el quórum para el tratamiento de las leyes. Tal vez sea lo que termine pasando.

Fernando Laborda

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…