Miércoles, 14 Septiembre 2022 07:37

Lo que dejó Marcos Juárez - Por Sergio Crivelli

Escrito por

La elección del domingo en Marcos Juárez enseñó, en primer lugar, que la grieta entre peronismo y oposición se amplía; que un acuerdo entre dirigentes para continuar con el modelo que llevó a la presente crisis es inviable y que los responsables del desastre económico difícilmente puedan revertirlo. Un pacto con el peronismo sólo beneficiaría al peronismo que se ve fuera del poder el año próximo. 

Prueba de que la grieta es cada vez más honda fue la polarización. Las dos fuerzas principales sumaron más del 90% de los votos y la tercera no alcanzó el 3%. No hay camino del medio. Ese mensaje deberían atenderlo no sólo Massa, sino también Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau, Gerardo Morales, etcétera. 

También deberían atender el mensaje del electorado los que dicen que los votantes están enojados con toda la clase política, no sólo con el gobierno. Son los mismos que cuando hay en la Casa Rosada un presidente no peronista dicen que el enojo es exclusivamente con el gobierno. Son los que hacen misas "militantes" en Luján o marchas a Plaza de Mayo mientras la inflación destruye el salario de sus afiliados. Son voceros -voluntarios o no- del peronismo.

En tercer lugar, quedó a la vista que la gravedad de la situación no admite conductas oportunistas. El intendente de Juntos por el Cambio, Pedro Dellarossa, se peleó con su ministra de gobierno, Verónica Crescente, que se alejó de la coalición opositora. El gobernador peronista de la provincia, Juan Schiaretti, aprovechó la ruptura para apoyar a Crescente contra Sara Majorel, la elegida por Dellarossa para sucederlo.

Schiaretti pensó que con esa maniobra podía disputarle el poder a JxC y proyectarse como líder nacional del PJ. También imponer a un candidato propio (Llaryora) para sucederlo en la provincia. Nada de eso sucedió.

A mediados de agosto, Schiaretti se había reunido con Martín Lousteau, el mismo al que Rodríguez Larreta quiere dejarle el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Schiaretti se reunió también con Facundo Manes (la esperanza blanca de los radicales) esparciendo versiones sobre una fórmula conjunta para 2023. Si por algún lado se va a romper Juntos por el Cambio va a ser por el de la UCR.

Otro dato que dejó el domingo fue que las encuestas daban ganadora a Crescente, que perdió por 16 puntos. De ese sospechoso pronóstico se hicieron eco los medios oficialistas, es decir casi todos, por una u otra razón.

En 2011 Schiaretti había cedido la lista de diputados nacionales al kirchnerismo. Ese año Cristina Kirchner ganó de manera arrolladora las presidenciales ante la chirle oposición socialdemócrata de Binner, Ricardito Alfonsín y Carrió (1,8%). El escenario actual no podía ser más diferente. Hoy la oposición es representada por los más duros antipopulistas: Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

Macri felicitó a Majorel con un mensaje más o menos críptico: si no está roto, no lo arregles. El mensaje fue para los radicales que amagan con romper Juntos por el Cambio para pactar con el peronismo, tarea que desde el domingo se volvió más problemática. 

Sergio Crivelli
Twitter: @CrivelliSergio

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…