Miércoles, 18 Noviembre 2020 12:47

Formación docente. ¿Los institutos están tomados por "la izquierda", como dijo Acuña? - Por Alejandro Horvat

Escrito por Alejandro Horvat

Cómo funcionan los institutos de formación docente, que, Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad, señala como lugares de "adoctrinamiento". 

La ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, señaló que hay docentes que prefieren militar en línea con la ideología política de cada uno, en vez de hacer docencia. Agregó que hay actos de "adoctrinamiento" por parte de los profesores hacia los alumnos, y como raíz del problema señaló a los institutos de formación docente que, en su opinión, están tomados por la izquierda. Pero ¿cómo funcionan estos institutos?

"Hay que ver cómo enseñamos, qué es un docente, el perfil que define a un docente. La gran discusión está en cómo enseñamos a enseñar. Porque un docente que aprende bien sabe que tiene que enseñar a pensar, no decir qué pensar", dijo Acuña en una charla por Zoom con el diputado nacional, Fernando Iglesias.

Alejandro Landoni tiene 28 años y se formó como docente de educación primaria en el Instituto de Enseñanza Superior N°2 Mariano Acosta. Actualmente da clases a alumnos de segundo grado. También es docente en un profesorado donde dicta la materia de enseñanza de las ciencias sociales.

Dice que los profesores suelen tener un perfil progresista, algunos más ligados al peronismo y otros más a la izquierda, pero niega haber notado una bajada de línea en los institutos. "En ningún momento noté que tengan la intención de adoctrinar, ni de fijar un posicionamiento de ideas. Siempre hubo debate. Los institutos tienen centros de estudiantes y los debates políticos se dan ahí, pero están al margen de las aulas", argumenta Landoni.

Adoctrinamiento

Él sostiene que, en todo caso, el adoctrinamiento no sería ni por asomo uno de los principales problemas de la educación. "Seguro haya algún docente que baje línea, y eso está mal, pero no es algo frecuente y considerar que uno de los grandes problemas es el adoctrinamiento, antes que los problemas de infraestructura, de currícula o de atracción de determinados perfiles profesionales hacia la docencia, me pareció llamativo".

La ministra, en la misma charla, también sostuvo que los docentes "empiezan a estudiar la carrera como tercera o cuarta opción luego de fracasar en otras carreras", y agregó que los estudiantes para la carrera docente "son cada vez más de los sectores más vulnerables", y que eso va en detrimento del capital cultural que luego podrán transmitir a sus alumnos.

Este año se hizo la primera encuesta a ingresantes de carreras de formación docente en la Ciudad, en donde participaron el 80% de los inscriptos. Esta encuesta demostró que el 48% de los inscriptos es la primera generación en su núcleo familiar que cursa estudios de nivel superior, el 47% trabaja y otro 40% busca trabajo (87% sería entonces población económicamente activa). El 23% tiene menores a cargo y el 52% ha cursado previamente otra carrera de nivel superior de manera completa o incompleta, según fuentes del ministerio de Educación de la Ciudad.

Sobre esa declaración de Acuña, Landoni dice que, si bien está en desacuerdo con el modo en el que se expresó la funcionaria, ese es un punto a tener en consideración, aunque, asegura que, si la carrera para ser docente es poco atractiva, eso también es responsabilidad de las autoridades educativas.

Profesión poco atractiva

"En la caracterización que ella hace, creo que hay en un punto a tener en cuenta. Hay que preguntarse por qué la docencia es una profesión poco atractiva para muchos jóvenes. Según mi experiencia, veo dos grandes perfiles. En primer lugar, vi jóvenes que terminaron el secundario y por vocación siguieron la docencia. Luego, había otro perfil con otro recorrido, que estudian a contraturno y tienen otras responsabilidades, pero eso no les quita mérito, todo lo contrario.

Si quisieran atraer más a los jóvenes, deben convertir a la carrera en una más atractiva y tener en cuenta que el salario docente hace años viene cayendo. Si la realidad educativa es poco atractiva, ellos deben asumir algún grado de responsabilidad ya que gobiernan hace 13 años, no son simples panelistas que opinan sobre la realidad de la educación", argumenta Landoni.

Las instituciones y los docentes no deben tomar partido

Miguel Eibuszyc es docente en el Instituto Superior de Profesorado de Educación Inicial Sara C. de Eccleston y en el Normal 4. Él señala que los institutos, como parte de una tradición del nivel superior, cuentan con distintos actores que conforman a las instituciones.

"Hay una participación democrática, por ejemplo, hay un consejo directivo donde se realizan elecciones y votan los representantes de los alumnos. los docentes, etcétera. Ahí se votan los consejos directivos. En cuanto a los docentes, son elegidos por concurso y luego hay libertad de cátedra, no se impone una línea. De hecho, hay materias que las dictan distintos profesores con distintos enfoques", dice Eibuszyc.

El docente agrega que bajo el argumento de que se está haciendo política, se busca, a su vez, imponer una política. "Pero dentro de los institutos hay pluralidad de ideas y de enfoques. En cuanto a la participación sindical, cada docente puede afiliarse al sindicato que crea mejor, pero los sindicatos luego no influyen en cómo se eligen los representantes, creo que hay una intención de poner todo en la misma bolsa. Es más, en los institutos los directivos se eligen por votación, en la UniCABA al rector lo eligió el Gobierno".

Mariano Palamidessi, es rector de la Universidad de la Ciudad, la primera universidad porteña para la formación docente. La creación de esta universidad generó un quiebre entre los institutos de formación docente y el gobierno porteño. En un principio, el Gobierno de la Ciudad quiso disolver a los institutos y centralizar la oferta en la Universidad de la Ciudad. Esto se modificó para que la creación de la universidad se aprobara en la Legislatura porteña en 2018.

Esta universidad, que comenzará a funcionar en marzo del año que viene, pretende ofrecer carreras que sean más atractivas para un perfil de estudiante joven que quiera ser docente. "Los institutos por lo general brindan una o dos carreras, no es una crítica, pero creo que la diversidad de disciplinas en una institución es lo más deseable. Los institutos tienen la ventaja de que forman una identidad profesional muy marcada y clara, pero se forman en un ámbito separado de otros profesionales de otras áreas, y mucho menos entran en contacto con los debates de nivel internacional", indica Palamidessi.

El rector sostiene que, de todos modos, no hay que generalizar, porque también hay institutos, como el Joaquín V González, que tiene 17 carreras. "Pero hay que ver si las carreras se feudalizan, o si están abiertas al debate. Pasa mucho en las instituciones que las carreras tienden a cerrarse sobre si mismas".

Palamidessi argumenta que el sistema educativo no debe ser el ámbito donde se resuelvan disputas de carácter partidario. "Las instituciones y los docentes no deben tomar partido, hay quienes piensan que sí se debe tomar partido sobre algunos debates. Si hay un tema en la agenda, hay que hacer de ese tema un debate educativo, en donde nos disponemos a informarnos, a debatir en un clima de tolerancia, y no a imponer una conclusión. Las universidades no pueden convertirse en instituciones de doctrina".

"Cada docente toma decisiones sobre qué enseñar más allá del plan de estudios, y ahí empiezan a predominar posturas de izquierda o más cercanas al kirchnerismo. No está bien especificado cuáles son los límites de la libertad de cátedra".

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…