Jueves, 01 Abril 2021 14:29

Internas en Buenos aires: Gray tuvo Suerte y Posse debe esperar - Por Alejandro Cancelare

Escrito por Alejandro Cancelare

Fernando Gray, presidente del PJ bonaerense, tuvo una buena noticia en favor de su reclamo contra la llegada de Máximo Kirchner y el recorte de su mandato. En tanto, el juez electoral Ramos Padilla rechazó la impugnación realizada por Gustavo Posse sobre la interna radical. 

Las internas del Partido Justicialista y de la Unión Cívica Radical de la Provincia de Buenos Aires tuvieron dos novedades sustanciales. Fue aceptada como válida la queja presentada por Fernando Gray en contra de la convocatoria a elecciones internas para el próximo 2 de mayo; mientras que el juez Alejo Ramos Padilla no aceptó la denuncia por fraude presentada por los apoderados de la lista 14 de Gustavo Posse.

El fiscal federal Guillermo Ferrara le pidió a Ramos Padilla que acepte el pedido de Gray y suspenda las elecciones internas al sostener que no hay “motivos fundados para anticipar los comicios” e interrumpir, por ende, el mandato de los actuales consejeros, que finaliza en diciembre de 2021.

Si bien acepta que se haya convocado a un plenario a través del whatsApp, Ferrara va directo sobre el adelantamiento del cronograma electoral interno. “El argumento que se adelantaron las elecciones porque no resulta lo más conveniente para los afiliados resulta irrazonable y arbitrario al contraponerse al derecho que tienen las autoridades de la vigencia de su mandato y a ser evaluados por los afiliados por el periodo completo de su mandato", dice en su presentación.

La semana pasada, la Cámara Electoral había rechazado la presentación de Grey. Pero esta nueva instancia pone en revisión todo lo actuado. “Las autoridades designadas por un período determinado tienen derecho de ejercer el cargo en ese lapso, pero también el derecho que los afiliados valoren su labor partidaria durante ese mismo período. Al adelantarse siete meses las elecciones, las autoridades con mandato vigente tendrán menos tiempo en el cargo y menos tiempo para los afiliados valoren su trabajo”.

Seguramente esta decisión no habrá tomado por sorpresa a los especialistas electorales que siguen de cerca la vida interna de los partidos. Todos manifestaron que “lo que se está haciendo es un cachivache” pero también sostienen que “lamentablemente siempre todo eso se puede convalidar”. La semana pasada fue Eduardo Duhalde quien pidió la nulidad de las internas del peronismo bonaerense por considerar que Máximo Kirchner no tiene la antigüedad partidaria requerida por la Carta Orgánica.

La UCR

En el caso de los radicales, que en el recuento provisorio le dio un claro triunfo a la lista 23 de Maximiliano Abad contra Posse, el intendente de San Isidro está reclamando el recuento de todos los votos para aceptar el resultado al tiempo que había presentado en la Justicia Electoral una impugnación sobre toda la elección.

El jefe de todos los tiempos del juzgado federal 1 de la Provincia de Buenos Aires, que era el encargado de todo lo que tenía que ver con la política electoral, el radical Manuel Blanco, cargo que hoy ocupa Ramos Padilla, siempre decía que “acá vienen los que pierden, nunca los que ganan”.

El magistrado entendió que el reclamo actual es “improcedente” y ratificó lo obvio. Que los resultados provisorios no tienen validez definitiva”. Igualmente, sostienen que “de la presentación y documentación aportada no surgen elementos que acrediten la presentación ante la Junta Electoral de una impugnación o requerimiento, como tampoco una constancia de recepción de algún escrito dirigido a la Junta Electoral que habilite esta vía judicial excepcional”.

Justamente es eso lo que reclamó el diputado provincial possista Walter Carusso. Que no le permitieron el recuento en la Junta.

Hasta el momento no hubo acercamientos concretos entre ninguno de los dos contendientes internos. Con el resultado, de sólo 4% de diferencia entre Abad y Posse, éste reclama una paridad en la futura lista de candidatos legislativos, con preminencia en la primera y tercera sección electoral, territorios en los que ganó.

Desde el sector triunfante argumentan que “la interna se hizo para dejar en claro quien conduce al radicalismo. Ganamos nosotros. No podemos pensar en darle candidatos a ellos para que luego se vayan como hicieron en 2020, cuando rompieron nuestro bloque”. Como suele suceder en política, los dos tienen razón.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…